SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2064
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Mucho se ha escrito sobre las desventajas para la salud en el uso del tacón alto en la mujer. Efectivamente el uso prolongado del tacón excesivamente alto puede producir determinadas dolencias en la columna vertebral, tobillo e incluso en la planta del pie. Por eso siempre es aconsejable que cuando el tacón sobrepasa los 5 o 6 centímetros de altura, el uso quede limitado a periodos cortos de tiempo, alternados con el uso de zapatos con tacones de hasta 3 centímetros o sin tacones.

    Como casi todo, el uso indiscriminado y abusivo de cualquier prenda que comprima o altere las características normales del cuerpo humano, debe emplearse con moderación, lo que nunca quiere decir que no se usen. Para poder caminar con tacones altos, tacones de aguja, es fundamental mantener una posición correcta al caminar, para no dañar la columna vertebral o las rodillas. El peso de la mujer al caminar, debe redistribuirse y quedar firmemente fijado a sus zapatos. Una incorrecta colocación sobre los tacones, un caminar desequilibrado o una sujeción del zapato al empeine o al pie, pueden generar problemas.  Para compensar el abuso, La Sociedad Americana de Ortopedia del pie y el tobillo recomienda realizar ejercicios diarios para ayudar a flexionar los pies. Esto puede reducir potencialmente el daño a los dedos de los pies, los talones, los tobillos y la espalda. 

   Sin embargo, frente a los detractores del tacón alto, son muchas las ventajas que la mujer sobre sus zapatos, aporta a sí misma y a los demás: La hace sentir más sexy y sabedora de la atracción que ejerce hacia el sexo contrario; le da seguridad en sí misma reforzando su confianza; acentúa su figura, resaltando el contorno de sus caderas y busto; la hace y se siente más delgada; en determinadas mujeres, les confiere un punto de personalidad y las hace más atractivas. Por último, como diría mi amigo Luis García Berlanga, cualquier mujer calzando unos bellos zapatos de tacón de aguja, es siempre bella. 

   Elda, por tanto, tiene una industria de fabricación de calzados que "calza la belleza". En esto también somos exclusivos.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir