SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

13 AGO 2020 Fundado en 1956
Visto: 914

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
George Washington, primer presidente de los Estados Unidos y su amigo de Juan de Miralles. El retrato de Miralles es de Charles Wilson Peale, aunque no se sabe con certeza si corresponde al petrerense.

La figura de Juan de Miralles y Trayllon nacido en Petrer en 1713 es poco conocida por muchos de nosotros, a pesar de que es un personaje histórico de gran calibre y que tuvo una importancia fundamental en el proceso de independencia de los Estados Unidos. Tal día como hoy, el 4 de julio de 1776, se reunieron en Filadelfia 56 congresistas estadounidenses para aprobar la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América en la cual el país proclamó su separación formal del Imperio británico. La redactó Thomas Jefferson con la ayuda de otros ciudadanos de Virginia y en todo este proceso hasta llegar a la firma de la independencia jugó un papel fundamental este petrerense.

La Corona española prestó una gran ayuda a los llamados “patriotas” estadounidenses en su lucha por la independencia de Gran Bretaña de distintas formas: víveres, munición, infraestructura… No son pocas las hazañas de la Guerra de la Independencia americana en las que participaron españoles, cuyas acciones resultaron en muchos casos decisivas para el devenir de la causa de George Washington y las Trece Colonias. Uno de estos españoles olvidado es Juan de Miralles Trayllón que viajó a Cuba en 1740, estableciéndose en La Habana. Desde allí comerciaban con las colonias norteamericanas y, con el paso del tiempo, congenió con los ingleses asentados en lo que hoy es la costa este de Estados Unidos, hasta el punto de que, durante la Guerra de Independencia, formó un servicio secreto que obtenía inteligencia para los “patriotas” mediante espías. Fue el capitán general de Cuba, Diego José Navarro, quien nombró al petrerense embajador para negociar con las Trece Colonias.

Lugar donde estuvo la residencia de Juan de Miralles en La Habana. En la placa se puede leer: “En estos terrenos estuvo la casa solariega del habanero Juan de Miralles Trayllon, iniciador de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos, defensor de la independencia norteamericana 1778-1780 y gran amigo de George Washington. Murió el 28 de abril de 1780 en Morristown en la residencia de Washington quien escribió sobre él: “… en este país se le quería universalmente y de mismo modo será lamentada su muerte…”. Homenaje de la Sociedad Colombista Panamericana en la conmemoración del natalicio de Jorge Washington, 22 de febrero de 1947.

Miralles se ganó la confianza y la amistad del que sería primer presidente de EEUU, George Washington. Tal fue la relación que cuando el General se quedó sin fondos para pagar la soldada de su ejército de patriotas voluntarios, Miralles, junto con otros comerciantes, reunió oro por valor de 300 millones de dólares actuales y lo enviaron en barco hasta los territorios controlados por las tropas de Washington.

Juan de Miralles murió, según unos historiadores el 28 de abril de 1780 y según otros el día 30, de pulmonía en la casa de George Washington, donde recibía los cuidados médicos de su esposa, Martha, mientras aún se libraba la guerra de independencia. A su entierro asistió el Congreso de Estados Unidos al completo, como muestra de agradecimiento por la ayuda que prestó el petrerense durante el conflicto armado, que continuó después de su muerte hasta 1783 finalizando con la errota británica en la batalla de Yorktown y la firma del Tratado de París.

Placa que se conserva en lo que fue la casa del petrerense Juan de Miralles Trayllon, en La Habana.

Acerca de la autora

Autora: M.ª Carmen Rico Navarro

M.ª Carmen Rico Navarro cursó estudios de Geografía e Historia en la Universidad de Alicante, licenciándose con Grado con la presentación del estudio sobre la tradición alfarera de Petrer, obtuvo la calificación de sobresaliente por unanimidad (1996).

Desde 1983 es Técnico de Archivos y Bibliotecas del Excelentísimo Ayuntamiento de Petrer. Estudiosa de la historia y los temas de Petrer, su localidad natal, de la que es cronista oficial desde 1994.

Es autora de varios libros y trabajos de investigación entre los que destacan: Del barro al cacharro: La artesanía alfarera de Petrer (1996), Azorín y Petrer (1998), Catálogo del pintor Vicente Poveda y Juan (1998), Apuntes para la historia de Petrer: Vida y obra del presbítero Conrado Poveda (2000), Las calles de Petrer (2002), La lectura en Petrer (2005), Historia de la sanidad en Petrer (en colaboración) (2006), Un siglo de música, publicación que obtuvo el Premio Euterpe (2006), Petrer 1935: Un pueblo en blanco y negro (2007) y El marquesado de Noguera: Un señorío nobiliario en Petrer (en colaboración) (2014). Además ha escrito numerosos artículos en periódicos y revistas especializadas.

Ha dirigido la revista cultural Festa en distintos periodos (1988-1994, 1997-1998 y 2001) y las colecciones de monografías “Vila de Petrer” y “L’Almorxó”.

Además fue la primera pregonera de las fiestas de la Virgen del Remedio en 2015 y es buena conocedora y una apasionada de las fiestas de San Bonifacio colaborando siempre con todas las directivas.

M.ª Carmen se ha dedicado durante muchos años a investigar y divulgar el patrimonio local. Por todo lo expuesto y porque siempre ha sido una amiga y estrecha colaboradoras de Valle de Elda le damos la bienvenida y os invitamos, a partir de hoy, a leer y a disfrutar de sus Crónicas de Petrer.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir