SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 684
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En reconocimiento a los servicios prestados al frente del gobierno político del distrito de Alcoy entre 1847 y 1849, el 2 de junio de 1849, y por Real Orden de Isabel II, le fue concedido al eldense Juan Rico y Amat el honor de ser nombrado Comendador de la Real Orden de Isabel la Católica.

La Real Orden de Isabel la Católica es una distinción honorífica de España, instituida por el rey Fernando VII el 14 de marzo de 1815, con el nombre de Real y Americana Orden de Isabel la Católica, con el fin de "premiar la lealtad acrisolada y los méritos contraídos en favor de la prosperidad de aquellos territorios". Tras la renuncia a la reconquista de los virreinatos americanos y el paulatino reconocimiento de las repúblicas independizadas, la orden fue reorganizada en julio de 1847, tomando el nombre de Real Orden de Isabel la Católica. En la actualidad, y tras su reforma de 1998, su función es premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación Española con el resto de la comunidad internacional.

Vista del palacio señorial de Elda en enero de 1858 | J. Laurent.

Juan Rico y Amat (1821-1870), eldense de cuna, abogado, escritor, poeta y periodista destacó en las décadas centrales del siglo XIX por su pensamiento monárquico conservador al servicio de moderantismo isabelino.

Al decir de Lamberto Amat en su loa biográfica de tan insigne personaje “(en Alcoy)… promovió toda clase de mejoras, organizó la administración, aseguró el orden y captó las mas nobles simpatías de sus administrados.”. Muestra de ese espíritu es necesario recordar que en un intento por evitar la ruina y derribo del castillo de Elda, fue Juan Rico y Amat quién en noviembre de 1848 adquirió, en subasta pública, el palacio señorial de Elda por la suma de 121.000 reales de vellón. Posesión que fue confirmada el 12 de abril de 1849 por parte de Francisco Sempere y Maciá, teniente de alcalde del ayuntamiento de Elda, quién le dio las llaves de la fortaleza eldense.

En recuerdo a tan ilustre personaje, Elda intituló con su nombre uno de los colegios públicos construidos en el segundo lustro de la década de los años setenta del siglo XX: el actual CEIP “Juan Rico y Amat”, situado en la partida del Doctor Rico.

Colegio Juan Rico y Amat.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir