SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1874
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Corría el año 1927, la dictadura del general Primo de Rivera (1923-1930) ya había dado el paso hacia la institucionalización del régimen con la constitución del Directorio Civil. Elda inició el año con el inesperado fallecimiento del alcalde Francisco López Pérez, quién moría el 29 de enero de 1927 ostentando la alcaldía eldense.

Tras el fallecimiento de Francisco López, teniente coronel retirado, que fue el primer alcalde del nuevo por el régimen primoriverista tras la suspensión de la Constitución de 1876, fue sustituido, de forma accidental por Pablo Maestre Sirvent, desde el 29 de enero hasta el 19 de junio de 1927, cuando fue elegido como alcalde de Elda de pleno derecho. Junto a él, también fueron designados Constantino Bañón para la primera tenencia de alcaldía; Juan Guarinos, para la segunda; y, Miguel Navarro, para la tercera.

Empresario del calzado, Pablo Maestre estaba casado con Asunción Pérez Samper. Su conocida fábrica se situaba en la calle Pablo Iglesias (act. Avda. Padre Manjón). Durante su mandato, de apenas medio año, cabe destacar sobre todo la conclusión de las obras de construcción del puente de la Estación, que fue inaugurado el 10 de septiembre de 1927.

Tras cinco meses al frente de la alcaldía eldense, el 3 de diciembre de 1927, Pablo Maestre dimitía como alcalde de Elda para dedicarse de lleno a su negocio de fabricación de calzado. Fue sustituido por Francisco Alonso Rico, quién accedía por cuarta vez a la alcaldía eldense y quién curiosamente había sido el último alcalde constitucional depuesto tras el golpe de estado del general Primo de Rivera y la implantación del Directorio Militar.

Pablo Maestre Sirvent.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir