SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2397
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista aérea del barrio de San Francisco de Sales, en construcción.

Un viernes 21 de agosto de 54 años nacían nuevas calles en Elda. Un total de 31 calles eldenses festejan hoy su bautizo como tales. 

Tras el fuerte crecimiento demográfico de la década de los años cincuenta del siglo XX que permitió pasar a Elda de una población de 20.669 personas en 1950 a los 28.751 habitantes en 1960; la década de los años sesenta supuso una aceleración en la llegada de personas y familias a Elda atraídas por el desarrollo de la industria del calzado. Así, en una sola década (1960-1970) nuestra ciudad experimentó un crecimiento poblacional próximo al 50 %, pasando de los 28.751 habitantes censados al inicio de la década a los 41.511 eldenses censados en 1970.

Crecimiento demográfico que fue acompañado de un desarrollo urbanístico con la apertura de nuevas calles y avenidas hacia todos los puntos cardinales. Conforme se iban proyectando y alineando viales, el ayuntamiento eldense las intitulaba para su correcta identificación fiscal y tributaria. Así, el ayuntamiento de Elda en el pleno municipal celebrado el viernes 21 de agosto de 1964 daba nombre a un numeroso grupo de nuevas calles de la ciudad en los barrios de San Francisco de Sales, Numancia, Trescientas, Virgen de la Cabeza y Estación.

Los nuevos viales que recibieron nombre fueron las calles Ecuador, Méjico, Brasil, Uruguay, Panamá, Haití, Cuba, Costa Rica, Guatemala, Panamá, Perú, Paraguay, El Salvador, Venezuela, Galicia, Andalucía, Asturias, Vizcaya, Cataluña, Neptuno, Saturno, Júpiter, La Luna, Doctor Guillén Tato, Doctor Periánez, Doctor Castroviejo, Doctor Rodríguez Fornos, Doctor Arruga, Doctor Severo Ochoa, Doctor Mas Magro, Doctor Gregorio Marañón y Doctor Jiménez Díaz.

Pero, si el avispado lector lee con detenimiento el listado podrá observar que hay tres de ellas que no figuran en el actual nomenclátor del callejero eldense. A saber: calles Brasil, Doctor Severo Ochoa y Doctor Jiménez Díaz. Comparando calles intituladas en 1964 y callejero actual es fácil suponer que la calle Brasil acabó siendo Avenida de las Filipinas, al igual que las calles Dr. Severo Ochoa y Dr. Jiménez Díaz, debieron corresponder, por ubicación, a las actuales calle Padre Rodes y Miguel Servet.

Con este listado, y a una distancia considerable de la guerra civil, los munícipes eldenses del momento optaron por ya no seguir honrando a los valores, víctimas y caídos del “bando nacional”, si no apostar por nuevas líneas políticas más acordes con las directrices gubernamentales tanto en el ámbito nacional como en el internacional. Sirva como ejemplo que las nuevas calles del barrio de San Francisco de Sales vinieron a ensalzar el espíritu de la Hispanidad y el papel de España como “Madre Patria” de las nuevas repúblicas americanas; o el homenaje a los grandes hombres de ciencia españoles del siglo XX, con un prestigio científico innegable y cierta proyección internacional. ¡España se abría al mundo, poniendo en valor su aportación a la cultura y la ciencia mundial!.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir