SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2703
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Imagen actual del espacio en el que estaba ubicada la Caja de Ahorros del Sureste de España | Jesús Cruces.

La Elda cultural inicia la década de los años sesenta del siglo XX con un prometedor acontecimiento. El jueves 5 de marzo de 1960 la Caja de Ahorros del Sureste de España  ―que posteriormente sería la Caja de Ahorros del Mediterráneo― inauguró en Elda su Aula de Cultura. Por su propia idiosincrasia como caja de ahorros parte de su beneficio tenía que revertir en obra social. En este sentido, la ciudad de Elda fue una apuesta de la entidad financiera debido al elevado crecimiento demográfico experimentada por la ciudad (28.380 habitantes en ese momento) del que se derivaba un evidentemente mercado potencial de clientes, así como la escasa infraestructura cultural existente, mas allá del Casino Eldense y la Biblioteca Pública Municipal, inaugurada ocho años antes.

El Aula de Cultura fue instalada en el piso principal de las oficinas que la Caja de Ahorros del Sureste de España había adquirido recientemente en la antigua calle General Mola (actual Ortega y Gasset) esquina con la calle San Roque. Fue inaugurada con un concierto de la violinista Josefina Salvador, inaugurándose al mismo tiempo la sucursal de esta caja de ahorros en Elda, en la planta baja del edificio citado.

Desde entonces hasta su cierre, el Aula de Cultura de lo que luego sería la Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, jugó un papel muy importante. Desde su inauguración en mayo de 1960 hasta su cierre definitivo en 1988, proporcionó a Elda una intensa actividad cultural acogiendo y promoviendo exposiciones de pintura, escultura, charlas y conferencias de variada temática, etc. Hoy en día, tanto la oficina bancaria como las instalaciones culturales con entrada por la calle San Roque permanecen cerradas, sin uso y a la venta.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir