SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2824
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Fue en 1903 cuando don Renato Bardín Delille construyó en las afueras de la entonces villa de Elda, a la vera de la carretera nacional, una promoción inmobiliaria para dar solución al tremendo problema de escasez de  viviendas de la Elda que empezaba a ser receptora de gentes venidas de localidades vecinas, en busca del trabajo propiciado por la incipiente industria del calzado. Viviendas dispuestas una en planta baja y la otra en la primera planta que fueron construidas a ambos lados de una calle, también abierta por este acaudalado hombre de negocios de Alicante.

Construidas a lo largo de todo el año 1903, el problema vino cuando hubo que darle denominación oficial. El Sr. Bardín, de motu propio,  bautizó a dicha calle con el nombre de “Calle París”, en recuerdo de su origen francés. Aquella atribución de una competencia municipal motivó la intervención del concejal Manuel Vera Pérez en el pleno municipal del 29 de diciembre de 1903, en la que manifestó su disconformidad con la intitulación referida sin la correspondiente autorización del consistorio eldense; proponiendo que al nuevo vial que se incorporaba al callejero eldense se le dieron el nombre de “Conde Coloma”.

Propuesta aceptada por unanimidad que, sin embargo, nunca se llevó a efecto, siendo conocido como calle París durante décadas, hasta el año 1939. Nombre que se ha mantenido en el imaginario popular, en especial entre los más mayores que todavía siguen denominando así a esta calle, a pesar de que tras la Guerra Civil, su nombre fue cambiado por “Calle Roma”. Ciudad afín ideológicamente al régimen político ganador de la guerra, frente a la capital del Sena, lugar de librepensadores, capital de una Francia que había acogido a miles de refugiados republicanos españoles y ciudad capitulada ante la “bota alemana”.

De aquellas viviendas construidas hace 114 todavía se conservan algunas en muy buen estado,  pues han sido habitadas y mantenidas por sus propietarios durante mas de un siglo.

 

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir