SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Educación

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 Comenzaba la semana con un anuncio denunciado, entre otras opiniones, en el blog Xarxatic sobre un casting dirigido a docentes e impulsado por la Fundación Telefónica y TVE en el que se buscaban los profes más innovadores para participar en un nuevo programa de televisión.

 Tenemos noticia de programas de cazatalentos (o de cazafortunas por lo que a veces toca a quienes participan) en muchos ámbitos. El de la educación parece no ser una excepción a la regla de crear espectáculo a partir de una realidad bastante alejada de los altos índices de audiencia, bastante más prosaica o bastante menos superficial que la imagen que suele ofrecerse de ella en tantos programas con mayor y menor aceptación de un público, por lo general, muy ajeno en lo concerniente a ella.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Recientemente, desde la Conselleria de Educación, Investigación y Deporte se ha publicado una resolución  por la que se regula la solicitud de participación y la aplicación del Portfolio Europeo de las Lenguas (PEL) y el Portfolio Europeo de las Lenguas electrónico (e-PEL) en los centros educativos de Infantil y Primaria, Secundaria y Formación de Personas Adultas y me ha parecido oportuno escribir en el blog sobre unas herramientas, por lo común, muy desconocidas fuera del profesorado de lenguas, a veces incluso dentro de este colectivo, pero útiles para el aprendizaje de lenguas y culturas por parte de cualquier persona.

En muchas trabajos nos resulta familiar el uso de portafolios como forma de registrar y comunicar vivencias, proyectos en los que se ha trabajado, etcétera. Todos y todas hemos oído hablar de books de modelos, profesionales de la fotografía, del diseño, de la arquitectura, etcétera. Es una manera de presentar la competencia propia a la hora de optar a un proyecto, un puesto de trabajo, etcétera. Un modo de acreditar documentalmente lo que alguien ha sido capaz de realizar.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta semana ha comenzado en el IES Azorín de Petrer un curso destinado al profesorado de Educación Física e impulsado por la Fundación Trinidad Alfonso, la Universidad Miguel Hernández y el Comité Paralímpico con la colaboración del Centro de Formación, Innovación y Recursos Educativos (CEFIRE) de Elda y del propio instituto anfitrión.

Su objetivo principal es la formación en Educación Física Inclusiva como medio de fomentar actitudes que favorezcan la inclusión y la participación igualitaria de todo el alumnado en este ámbito, además de fomentar los valores paralímpicos y la práctica deportiva inclusiva.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta semana he clausurado en nuestro centro de formación del profesorado, el CEFIRE de Elda, un curso presencial sobre comunicación eficaz impartido por Coral Pastor. La asistencia, a pesar del interés que los contenidos y de la calidad de la ponente, no ha sido muy alta. Casi al mismo tiempo, en periodo de inscripción de los cursos de oferta para el próximo trimestre, nuestras expectativas, llevan camino de cumplirse con poco margen de error: actividades online (a través de Internet) demandadas hasta multiplicar varias veces la oferta y otras presenciales con escasa aceptación, independientemente de sus contenidos.

Más que hablar de ventajas o desventajas implícitas de una u otra modalidad de formación, presencial o en línea, a través de Internet, en este caso del profesorado, si bien podría extrapolarse a otros ámbitos de aprendizaje y enseñanza, me gustaría reflexionar sobre este hecho con el que me encuentro cada vez con mayor frecuencia.

Es incuestionable, en primer lugar, la expansión de la formación y el aprendizaje online en lo fundamental por dos de sus características: flexibilidad y disponibilidad, esto es, superación de barreras de espacio y de tiempo. Hay que partir de ahí. Otros rasgos aplicables a una u otra modalidad, presencial o no, pueden estar más sujetos a debate: la calidad, la repercusión sobre la dimensión social, la mayor o menor complicación, la inversión de esfuerzo...

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Muchos y muchas eldenses con alguna vinculación al mundo educativo conoceréis con bastante seguridad a Pedro Civera, director durante muchos años del CEFIRE y profesor con una larga trayectoria en la UNED de esta ciudad desempeñando en ella no pocas responsabilidades. Recojo hoy el guante de su sugerencia velada para hablar en este blog de un proyecto del que es protagonista y que vio la luz hace unos meses, un DVD de recursos denominado Gestión de Centros en el que se compilan y comparten, a modo de caja de herramientas multiuso, documentos, experiencias, referencias... de utilidad para los centros educativos en el desempeño de sus tareas más cotidianas o en respuesta a sus más insospechadas  necesidades.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El 8 de marzo es la fecha establecida por las Naciones Unidas como Día Internacional de la Mujer desde 1975. En él se conmemora la lucha femenina por una representación y participación paritarias en ámbitos tan diversos como el del trabajo, la política, los derechos sociales y culturales, etcétera. Ya en 1910 la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, que reunió a más de 100 mujeres de 17 países, había proclamado esta misma fecha como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

Además de representar una reivindicación, el 8 de marzo supone también una ocasión para reflexionar sobre el crucial papel de las mujeres en el pasado y el presente a pesar de su olvido y aparente invisibilidad. En 2016 el lema de esta celebración es "Por un Planeta 50-50 en 2030: Demos el paso para la igualdad de género". El marco de la reflexión impulsada por la ONU tiene que ver con la consecución de la denominada Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, que incluye objetivos como los siguientes:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En nuestra última entrada hablamos de la iniciativa de chat sobre educación a través de Twitter #Xatac5. Recientemente, se ha propuesto en él un debate  en torno a los espacios de aprendizaje y su adecuación para este propósito, un tema de actualidad en la Comunitat Valenciana, más a partir de las investigaciones sobre la trama de la empresa pública CIEGSA (Construcciones e Infraestructuras Educativas de la Generalitat Sociedad Anónima), cuyos responsables habrán de responder sobre sobrecostes en la construcción de centros que podrían llegar a los mil millones de euros. En fin, una oscura e indecente trama de corrupción con ramificaciones políticas que  coexistía con el hecho de que alumnos y alumnas y docentes se vieran relegados a aprender y enseñar en barracones, en ocasiones, durante muchos años.

Este es un ejemplo palmario de que los intereses que rodean a la planificación y construcción de espacios educativos no siempre responden a las necesidades de este ámbito o, al menos, no solo responden a ellas.

¿Garantizan espacios más dignos que los consabidos barracones una mejora del aprendizaje? Quizás no por sí mismos, considerados por separado y sin integrarse en un contexto y unas prácticas pedagógicas más globales, pero sí que suponen posibilidades de desarrollar una labor docente y discente en mejores condiciones y con mayores oportunidades de éxito. De ahí la preocupación interdisciplinar por investigar tanto en los efectos de espacios adecuados como en el diseño de estos adaptados a distintas necesidades.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 

Desde que nacemos, todos y todas buscamos como individuos y como colectividad ser felices. La felicidad se nos plantea como el reto más importante que hemos de alcanzar a lo largo de nuestra vida. No obstante, la educación, aquello que nos habría de dotar de herramientas clave para acercarnos a este fin, apenas se preocupa de enseñarnos a ser, al menos, un poco más felices. Muy al contrario, la felicidad palidece ante otros contenidos mucho más presentes en nuestros sistemas educativos. Materias, exámenes, notas, conceptos que parecen imprescindibles, el pánico a equivocarnos, a ponernos en evidencia ante las y los demás, el fomento del individualismo, la presión de ser los mejores, etcétera, ahogan cualquier intento de abordar nuestro acercamiento a aquella.

Definir qué es la felicidad es tarea bastante compleja. A lo largo de la historia, como ocurre con todo lo que consideramos crucial en nuestras vidas, se han sucedido variadas definiciones que intentan cubrir una noción o una intuición personal de felicidad basada en la satisfacción en muy distintos sentidos. No voy a desentrañar el misterio en una entrada como esta. Hay quien señala que tiene que ver con un componente emocional vinculado a emociones positivas y otro de pensamiento o de juicio sobre, por así expresarlo, cómo nos van las cosas. En cualquiera de los dos casos, la escuela, y la comunidad educativa como referente, tienen algo que decir, bien para identificar esas emociones y situarlas en el conjunto, darles su peso específico en medio de otras emociones, bien para afinar nuestra valoración sobre unas u otras necesidades, sobre la medida en que lo son, su influencia en el sentido de nuestra vida o en la responsabilidad que asumimos a la hora de atenderlas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El pasado martes tuvo lugar en Valencia una jornada para las asesorías de los Centros de Formación, Innovación y Recursos Educativos de la Comunidad (CEFIRE). En ella se trabajaron diversos aspectos relacionados con la formación permanente del profesorado, las dificultades y los logros actuales, el futuro modelo, las competencias y perfiles de los asesores y asesoras de formación y su congruencia con los del profesorado en función de calidad de la enseñanza y aprendizaje de nuestro alumnado, etcétera.

Nuestra jornada de trabajo y debate contó con algunas intervenciones externas en la sesión de la mañana. Me referiré en la entrada de hoy a una de ellas cuyo mérito, ya es bastante en los tiempos en los que estamos, fue no dejar indiferente a la mayoría del auditorio. Dentro de una actividad institucional de este tipo llaman la atención planteamientos tan radicales, en el sentido etimológico de la palabra, que prescindan de la hojarasca y ofrezcan un enfoque desde la raíz, desde los fundamentos. Me estoy refiriendo a la exposición de Agustín de la Herrán, profesor del Departamento de Didáctica y Teoría de la Educación en la Universidad Autónoma de Madrid, que no nos dejó indiferentes aunque fuera por distintas razones.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Acabamos de cambiar de año. Habrá quien diga, sin embargo, que el mero sucederse de fechas no es sino un eufemismo de nuestro propio devenir por esta vida con todas sus grandezas y todas sus miserias.

En España la población con 65 años o más era el 1 de enero de 2014 de 8.442.427, un 18,1% del total. Medio siglo antes, en el año 1950, el porcentaje de españoles y españolas de estas edades era del 7%. Sí, al igual que sus gentes, también envejecen los países. La célebre película de los hermanos Coen que da título a esta entrada se nos antoja cada vez más ficticia. En efecto, cada vez más, es país de y para viejos.

Acerca del autor

Autor: Jesús María "Pitxu" García

Jesús María "Pitxu" García Sáenz (Vitoria-Gasteiz, 1970) es doctor en Filosofía y Letras (sección Filología Hispánica) por la Universidad de Deusto. Como profesor de Secundaria ha trabajado en el IES Azorín de Petrer y en el CEFIRE de Elda, en la asesoría de plurilingüismo y en las de referencia sobre programas europeos y coeducación.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir