SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1667
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 Comenzaba la semana con un anuncio denunciado, entre otras opiniones, en el blog Xarxatic sobre un casting dirigido a docentes e impulsado por la Fundación Telefónica y TVE en el que se buscaban los profes más innovadores para participar en un nuevo programa de televisión.

 Tenemos noticia de programas de cazatalentos (o de cazafortunas por lo que a veces toca a quienes participan) en muchos ámbitos. El de la educación parece no ser una excepción a la regla de crear espectáculo a partir de una realidad bastante alejada de los altos índices de audiencia, bastante más prosaica o bastante menos superficial que la imagen que suele ofrecerse de ella en tantos programas con mayor y menor aceptación de un público, por lo general, muy ajeno en lo concerniente a ella.

No quisiera juzgar antes de ver el producto pero su promoción y los antecedentes: el reflejo de la escuela en series de ficción o la proliferación de espacios en torno al tema de moda (léase cocina, canción...) me obligan a mantener prudentes reservas.

Tengo claro que, más allá de lo anecdótico (deberes, jornadas continuas o no, discusiones de salón, de plató o de red sobre la solución definitiva a todos los problemas...), el mundo educativo no está de moda. Si lo estuviera en el buen sentido, como una preocupación real, crítica, transformadora más allá de nuestro propio egocentrismo, otro gallo nos cantaría. Por eso dudo mucho de la repercusión práctica de este tipo de iniciativas, sujetas a intereses que van más allá de lo estrictamente educativo.

Pero no quiero quedarme solo en lo negativo. Por suerte han ocurrido muchas otras cosas en lo que llevamos de semana. Una de ellas me remite de nuevo a la cuestión de la visibilidad de la escuela en los medios, más allá de las verjas de los centros. Esta vez, desde un punto de vista mucho más interesante y motivador. Me refiero a la segunda edición de ImaginARTE, que tuvo lugar el pasado martes en el Teatro Castelar de Elda y que agrupó a cientos de estudiantes de la Comunidad Valenciana, duplicando la participación del pasado año.

Invitado por el IES la Torreta de Elda, mi agradecimiento y mis felicitaciones, tuve la oportunidad de asistir a este evento en torno a la formación profesional, concretamente en la familia de Imagen personal. Fantástico lugar de encuentro, de intercambio, oportunidad de mostrar el buen hacer de las y los estudiantes no solo en cuanto a la muestra de sus trabajos sino en la misma organización del acto, compleja ante las dimensiones del acto y sus necesidades de coordinación ya que lo que se pudo ver sobre el escenario era apenas una fracción del trabajo previo y simultáneo que se evidenciaba en cada detalle.

Salí del teatro con la impresión de haber asistido a un auténtico espectáculo educativo, muy alejado de los engendros catódicos que mencionaba antes, verdaderamente emocionante. Desde la distancia podías sentir la tensión de las y los futuros profesionales esmerándose en ultimar su trabajo, los nervios, la pasión, la imaginación. Sentado en la butaca percibías el esfuerzo y la ilusión contagiosa, la aportación de los más de 15 centros participantes (muestras de creaciones estéticas, catering, acomodo del público, creación de bocetos, música, teatro, imagen, sonido, presentación...).

Salí de allí también decidido a contar lo que había visto y a hacerlo llegar en la medida de mis posibilidades a quien quiera leer sobre ello. Estoy convencido de que es importante dar proyección al trabajo que se realiza en los centros educativos pero crear un espectáculo no es lo mismo que montar un circo, en el sentido negativo de la palabra.

Es una responsabilidad de todos y todas difundir lo bueno y lo malo, los logros y el camino tortuoso hacia ellos y conocerlos porque solo conociéndolos es posible que  los sintamos como propios de alguna forma, que nos sintamos parte de ellos por lo que hacemos y dejamos de hacer. Desde luego es una responsabilidad mucho más exigente que la de permanecer unas horas frente al televisor dilucidando quién es el profesor o la profesora más "guay", el Top o el gran teacher.

 

Para saber más:

ImaginARTE en Twitter

Valle de Elda: "La gala Imaginarte pone en valor el talento de más de un centenar de jóvenes de toda la Comunidad Valenciana"

 

Comentarios  

0 #1 mara 24-04-2016 11:00
Muy buena reflexión.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Jesús María "Pitxu" García

Jesús María "Pitxu" García Sáenz (Vitoria-Gasteiz, 1970) es doctor en Filosofía y Letras (sección Filología Hispánica) por la Universidad de Deusto. Como profesor de Secundaria ha trabajado en el IES Azorín de Petrer y en el CEFIRE de Elda, en la asesoría de plurilingüismo y en las de referencia sobre programas europeos y coeducación.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir