SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2173
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En breve nos hallaremos un año más en Fiestas de Moros y Cristianos. Si nos ponemos en la piel del profesorado la secuencia de fiestas en la localidad vecina de Petrer, a mediados de mayo, y las de Elda, a principios de junio, conlleva una cierta dificultad de, digamos, concentración en la recta final del curso.

Dejando de lado esta disrupción motivada por la crisis festera antes de las últimas semanas y evaluaciones en los centros, me gustaría destacar en la entrada de hoy su potencial educativo. Entendiendo aquellas como acontecimientos memorables, recordados de manera especial y asociados por lo común a experiencias positivas disfrutadas y compartidas, extraña su desaprovechamiento que, en ocasiones, no va más mucho más allá de lo anecdótico.

Cuando escribo aprovechamiento no me refiero solo a conocimientos en torno a esas celebraciones, de tipo histórico, cultural, etc. sino además a la gestión de estas vivencias a la reflexión crítica sobre nuestras actitudes y comportamientos en esas circunstancias.

Asistí la pasada semana en representación del CEFIRE local a la Comisión Municipal de Drogodependencias y otras conductas adictivas, donde se presentó la nueva campaña de sensibilización sobre el consumo responsable de alcohol, el no consumo de drogas y la práctica de sexo seguro que se orienta especialmente al alumnado de secundaria. En ella se previeron medidas como la distribución de folletos informativos y de chapas a cada alumno y alumna en los centros correspondientes a esta etapa educativa, la difusión de un vídeo en las redes sociales o el reparto de preservativos como medios de prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual o embarazos no deseados.

Son iniciativas que revelan un interés y una acción conjunta de la comunidad (algo muy por tener en cuenta), de agentes más heterogéneos que los puramente educativos y que acabará desembocando en la acción tutorial sobre nuestros alumnos y alumnas.

Podemos discutir si las decisiones en el contexto festivo responden más al mayor riesgo de estas conductas no deseadas, que a una propuesta educativa continua referida al cuidado de la salud propia y ajena, que, de hecho, también se da. Podría discutirse la conveniencia de ampliar las medidas a otros comportamientos, por ejemplo, la prevención de la violencia de género en sus diversas manifestaciones, u otras agresiones debidas a la intolerancia o al odio hacia quien es diferente o, en positivo, la promoción de valores como la acogida, la interculturalidad o la solidaridad en el marco de la celebración.

Así mismo, sería cuestión de debate si cabría en estas fechas y en otras dotar de semejante protagonismo a medidas mucho más complejas de llevar a cabo, más intangibles y que suponen un refuerzo del andamiaje emocional de nuestro alumnado. Cuestiones que se sitúan en la raíz de muchos de los problemas reflejados en el folleto o la chapa de turno e implican una labor menos ocasional.

A pesar de todos los peros, anima comprobar como la fiesta funciona como catalizador de la acción educativa de muy diversos sectores.

Más allá de unas fiestas locales, el aprovechamiento de las celebraciones ocupa un lugar en la vida de nuestros centros educativos a través de la conmemoración de días especiales a lo largo del año. Algunos de ellos son propiamente festivos y en otros casos de naturaleza reivindicativa. Con frecuencia incluso son compartidos más allá de nuestras fronteras. En torno a días como el de la Tierra, el de la mujer, el de la madre o el padre, el de la paz... se organizan multitud de actividades muchas veces abiertas a las familias o a otros participantes dentro de la comunidad.

De nuevo nos podemos plantear si no dejan de ser un tanto insuficientes o más folclóricas o dadas al lucimiento que educativas y con repercusión. Podemos cuestionarnos si no son sino fruto de la costumbre o de la moda o de intereses comerciales... Es probable que lo sean, sin embargo, no dejan de proporcionar una oportunidad allá donde suele ser tan difícil conciliar y conjugar acciones o donde la posibilidad de trabajar de forma transversal ciertos temas se asienta solo en el voluntarismo o naufraga en tierra de nadie.

 

Para saber más.

Días internacionales ONU

Recursos sobre días especiales. Orientación Andújar.

TEIXIDÓ y otros (2012) Celebración de fiestas populares en la escuela.

Vídeo Campaña No te pierdas las fiestas (2016)

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Jesús María "Pitxu" García

Jesús María "Pitxu" García Sáenz (Vitoria-Gasteiz, 1970) es doctor en Filosofía y Letras (sección Filología Hispánica) por la Universidad de Deusto. Como profesor de Secundaria ha trabajado en el IES Azorín de Petrer y en el CEFIRE de Elda, en la asesoría de plurilingüismo y en las de referencia sobre programas europeos y coeducación.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir