Imprimir
Visto: 1132
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La sucesión de celebraciones, de "días de" cada día del calendario, más y menos enraizadas en el imaginario colectivo, nos ha traído esta semana la del Día Internacional de la Niña (11 de octubre). Esta conmemoración fue aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas en 2011, reciente comparada con otras, pero parece bastante afianzada en tanto que el fin que persigue, crear conciencia sobre la situación de las niñas en el mundo se observa como una urgencia en el desarrollo futuro de este.

No en vano, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, el número 5, se dedica a ello: Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas. La educación juega un rol protagonista a la hora de llevar a cabo este propósito, en la medida en que contribuye al empoderamiento de las niñas y las mujeres  y les otorga una competencia y una influencia que se traducen en beneficio para todas las personas. Solo hemos de imaginar el potencial de los 1.100 millones de niñas que pueblan el planeta en la actualidad.

El buen deseo de un futuro que haga realidad la igualdad se ve empañado por una realidad no tan alentadora para las niñas en el terreno de la educación. Según la organización Plan International, 62 millones de niñas no van a la escuela (poco menos de la población de toda Francia). Según Save the Children, cada 7 segundos una niña menor de 15 años contrae matrimonio, con el consiguiente perjuicio para su formación y su más que probable exposición a violencia física y sexual (una de cada 10 niñas la han sufrido) o a llevar a cabo un papel que correspondería a una edad adulta. En los países en vías de desarrollo la principal causa de muerte de jóvenes ente 15 y 19 años es el embarazo. Prolongar el periodo de educación consigue disminuir de manera radical las probabilidades de matrimonios infantiles.

Otras preocupaciones de la comunidad internacional concernientes a la educación de las niñas tienen que ver con la escasa representación de las mujeres en algunas disciplinas y carreras, hecho vinculado con las expectativas creadas desde edades más tempranas o la escasa repercusión en los currículos de recursos correctores de brechas de género en el ámbito educativo, luego perpetuadas en el laboral y salarial (ganarán menos por realizar el mismo trabajo, un 16% menos en la Unión Europea) o de otras medidas que remitan a un verdadero empoderamiento desde la perspectiva de género.

Coincidente con la celebración de este día, se ha hecho público el informe GEM (Global Education Monitoring Report) impulsado por UNESCO y que revisa la educación mundial desde este punto de vista. El responsable de este documento ha señalado al respecto que "educar a los hombres y a los niños para cuestionar las normas de género convencionales es tan importante como educar a las niñas". Por supuesto, la escuela no es el único ámbito desde donde se ha de propiciar lo anterior. Las familias, la política, las iniciativas legales, deben actuar de forma consecuente o el esfuerzo será en balde.

El lema elegido para celebrar el Día Internacional de la Niña en 2016 ha sido: Igualdad de las niñas = Logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: Datos sobre la situación mundial de las niñas. Con esta elección se hace hincapié en la necesidad de recopilación y análisis de datos pertinentes para identificar los obstáculos y la discriminación sufrida por ellas con el fin de proponer y orientar las políticas hacia las soluciones más adecuadas, más cuando, como acabo de mencionar, aquellos y estas resultan enormemente heterogéneos.

La iniciativa global de este día se traslada a distintos espacios. En el caso de la Unión Europea, se hace coincidir con la Semana Europea de Acción por las Niñas (European Week of Action for Girls), un conjunto de eventos que durante la semana del 10 al 16 de octubre se dedican a la defensa de los derechos de las niñas en el nivel europeo. El compromiso es doble, tanto interno, dando protagonismo a las mujeres y las niñas como eje fundamental de muchas otras políticas, entre ellas las que tienen que ver con educación, como externo a través de la financiación de programas, inversiones y acciones en el exterior para potenciar y hacer realidad estos derechos.

 

 

Para saber más:

European Week of Action for Girls.

Informe GEM/ GEM Report. Gender Review (2016).

PLAN Internacional Las niñas del milenio dicen No a la violencia sexual en los colegios:

UNESCO eAtlas of Gender Equality in Education (2012).

UN Women Día Internacional de la Niña (en español).