SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 4091
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Nunca le había dado la importancia que para algunos tiene la forma en que se sirve el vino. Esta situación la pude comprobar durante una comida con unos conocidos. Observé cómo uno de ellos hizo un gesto hacia la persona que le servía una copa de vino con la mano izquierda. Literalmente apartó la copa y le pidió que cambiase su posición porque no servirle con la derecha daba mala suerte.

Por un momento me quedé perplejo ante dicho comentario, pero de situaciones como la acontecida siempre se saca algo positivo. En esta ocasión quise profundizar de dónde procedía esa superstición que acompaña al vino. Puedo asegurarles que soy totalmente escéptico sobre las referidas supersticiones, vengan de donde quiera que vengan, me da exactamente igual, pero como hay gente para todo, quiero con este artículo acercarles a este variopinto mundo.

Lo primero que lógicamente averigüé  fue: ¿Por qué se impidió servir el vino con la mano izquierda? Esta costumbre viene de la Edad Media, trae mala suerte y por encima de todo, es una señal de traición y una falta total de respeto hacia la(s) personas(s) que se le sirve(n). Es más, en la antigüedad existía la obligación de servir con la palma de la mano hacia arriba y tirar al suelo las primeras gotas del recipiente recién abierto para ofrecerles parte del contenido a los muertos antes que a los vivos.

Respeto estas creencia pero ni mucho menos las comparto, carecen totalmente de evidencias científicas. Quienes crean situaciones como estas y las difundan, solo consiguen desviar las convicciones de otras personas que por una u otra debilidad en su carácter, consiguen convencerles de que es cierto lo que hacen.

El orden de supersticiones si colocásemos un ranking estaría liderado desde pasar debajo de un andamio o de una escalera, le seguiría el brindar con agua y finalmente abrir un paraguas dentro de una casa.

Brindar con agua se estima como superstición debido a que en la antigua Grecia, cuando los muertos eran castigados al sufrimiento eterno, debían de beber del río Leteo o río del olvido, uno de los cursos fluviales del inframundo, para olvidar su vida corpórea. Esa era la razón por la cual los griegos honraban y brindaban a los muertos con vasos llenos de agua. De esa manera simbolizaban su viaje a las profundidades de Hades.

Podría seguir escribiendo líneas y más líneas sobre los orígenes o los motivos de estas supersticiones, pero quiero que cada lector saque su propia opinión de cada una de ellas, aunque no quiero despedirme sin antes y de forma simbólica levantar una copa de vino brindando a la salud de todos, acto tan antiguo que Homero lo menciona en sus obras “La Iliada" y "La Odisea”, aunque también sé que existen varias interpretaciones para esta expresión.

“El hombre debe al vino ser el único animal que bebe sin sed”.

                                                                                                    Plinio

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José J. González

Bienvenidos a mi blog sobre enología y hostelería. Llevo 23 años desarrollando la profesión de hostelería y me gustaría que este blog fuese un punto de encuentro para los lectores del Valle de Elda y de cualquier persona que quiera seguirnos. Para cualquier sugerencia podéis escribir al correo electrónico de esta redacción.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir