SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2660
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 

El pasado artículo lo dediqué íntegramente a la uva y su anatomía. He pensado que era conveniente por la relación que tiene con la anatomía de la cepa que sería bastante interesante conocer mejor esta, ya que como todos sabemos que  es el arbusto responsable de producir estos frutos.

La cepa se emplea por definición para referirse a las variedades viníferas. Existe una enorme cantidad de cepas diferentes, las cuales se utilizan para la elaboración de los vinos, muchos de los casos mezclándose (ensamblaje), aunque también se puede usar de una sola variedad o de un 85% de esta y que son conocidos como monovarietales.

A continuación paso a detallar las diferentes partes de una cepa.

Raíces: Su función es la de absorber el agua y los nutrientes del suelo, almacena los carbohidratos y sujeta la vid. Se extiende por debajo de la tierra varios metros, siendo estas las más frecuentes, aunque existen también raíces aéreas que suelen aparecer en zonas húmedas y tropicales.

Tronco: Se trata de la parte principal que sujeta el arbusto. Su diámetro oscila entre los 0,1 metros hasta unos 2 aproximadamente. De aspecto retorcido, sinuoso y agrietado se encuentra recubierto por una corteza conocida con el nombre de ritidoma. A través de él se almacenan carbohidratos durante el invierno que sirven como alimento inicial para el crecimiento de los sarmientos.

Yema: Son los órganos de la planta de donde surgen las primeras hojas y todos los racimos que pueda contener el futuro pámpano.

Sarmientos o pámpanos: Se producen al año de la cosecha y surgen a partir de las yemas. Pueden tener varios metros de longitud, siendo los brazos los que lo portan.

Brazos: También conocidos con el nombre de ramas tienen la función de conducir los nutrientes hasta los frutos además de repartir la vegetación.

Pulgar: Es la parte donde nacen los sarmientos.

Zarcillos: La vid, al ser una planta trepadora, necesita sujetarse para lograr mantenerse erguida, los zarcillos forman esa estructura para conseguir mantener el sarmiento erguido, son comparables a los tallos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José J. González

Bienvenidos a mi blog sobre enología y hostelería. Llevo 23 años desarrollando la profesión de hostelería y me gustaría que este blog fuese un punto de encuentro para los lectores del Valle de Elda y de cualquier persona que quiera seguirnos. Para cualquier sugerencia podéis escribir al correo electrónico de esta redacción.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir