Imprimir
Visto: 2345
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Nacido en Elda, en el seno de una conocida familia, Alejandro Vera es el claro ejemplo de un actor vocacional. Desde pequeño supo que él quería ser actor. Un actor que ha ido consolidando una firme carrera en el mundo del teatro y la interpretación. La primera vez que lo vi sobre el escenario fue acompañando a José María Flotats en la obra “París 1940”. En ese montaje ya sorprendía por su forma de moverse en escena, de escuchar, de servir de soporte a los actores principales, algo muy meritorio teniendo en cuenta que debutaba por la puerta grande en los escenarios. El teatro musical se cruzó en su vida, y por segunda vez vi a Alejandro en el musical “Mamma Mia!” donde su dominio de las tablas ya era más que evidente al formar parte de un macro-espectáculo donde todo debía de estar perfectamente medido y ajustado. Disciplinado y tenaz, Alejandro Vera ha participado en algunos de los mejores musicales que se han producido en España en los últimos años. Estar en el elenco principal de espectáculos como “Priscilla, Reina del Desierto” y “Cabaret”, con unas pruebas de selección realmente exigentes, está al alcance de muy pocos. En el mundo del teatro musical Alejandro Vera ha demostrado dominar disciplinas como el canto, baile y actuación, valiéndole el reconocimiento de la crítica especializada y de sus compañeros de profesión. Tras actuar hace un par de temporadas en nuestra ciudad en “Iba en Serio, el Musical”, un espectáculo a la mayor gloria de Jorge Javier Vázquez, donde Alejandro Vera y Kiti Mánver aportaban su profesionalidad y saber hacer, volvió al Castelar con un texto difícil y comprometido, “La correspondencia personal de Federico García Lorca”, dando nuevamente muestras de la madurez alcanzada como actor en todos estos años desde su debut sobre las tablas.

No dejen de leer a continuación la entrevista que Alejandro Vera tuvo a bien concederme. Van a descubrir a una persona tremendamente implicada con su profesión, alguien con los pies sobre la tierra y grandes ganas de seguir creciendo en su profesión como intérprete, un actor en alza con sueños y metas por cumplir y con la esperanza de continuar disfrutando y haciendo disfrutar a los espectadores.

Gracias de antemano por todo, Alejandro. Y esperamos verte pronto encima de un escenario.

¿Cómo nace tu vocación de ser actor?

La primera vez que me subí a un escenario fue en la fiesta del colegio de la Sagrada Familia. Todos los años se representaba una función y yo acabé en ella. Cuando me bajé del escenario, supe que ese era mi sitio. Nunca me había sentido tan completo.

¿Qué recuerdos tienes de la primera vez que fuiste al teatro?

Siempre me fascinó esta profesión. Afortunadamente tengo unos padres muy aficionados a la cultura y a las artes. Desde bien pequeño me llevaban con ellos al teatro, a conciertos, a la ópera, etc. Una vez lo tuve claro, cada vez que iba al teatro le decía a mi madre: “Algún día estaré ahí arriba”.

¿Dónde te formaste como actor? ¿Qué estudios has cursado?

Mi formación empezó en la escuela de Cristina Rota, en Madrid. Allí pasé 4 años. Después seguí y sigo formándome con directores o coaches que te permitan seguir entrenado. Nunca se deja de aprender.

¿Qué diferencia al teatro de otras manifestaciones artísticas como el cine o la televisión?

El teatro es un viaje de ida. Una vez empezada la función ya no hay vuelta atrás. No hay oportunidad de repetir una escena como pasa en el cine o en T.V. Y por supuesto la respuesta inmediata del público. El resultado lo conoces enseguida cuando acaba la función o incluso durante ella, según respire el patio de butacas. En T.V y en cine, hasta que no se estrena la película o la serie, no tienes mucha conciencia del resultado final.

Alejandro Vera caracterizado como Priscilla

¿Te has planteado en un futuro dirigir o escribir algún proyecto teatral?

Pues a día de hoy no, la verdad. Si algún día se me cruza algún proyecto en ese sentido que me apetezca mucho, lo haremos.

¿Cómo ves el actual panorama teatral en España? ¿Qué le pedirías a la administración y distintos gobiernos de cara al fomento y ayuda a las artes escénicas?

Pues se va recuperando poco a poco. Como en otros tantos sectores, la subida del IVA hizo mucho daño y muchísimas medianas y pequeñas productoras se fueron a pique. Ahora que lo han bajado, por lo menos en el teatro, ha dado un poco de aire para poder crear proyectos nuevos.

En general, la cultura y las artes en este país son consideradas un bien de lujo y no como una parte fundamental de la educación de una persona. Tan importante es saber matemáticas como tocar un instrumento o escribir o actuar o bailar o cantar. Yo diría que incluso más importante porque ahí es donde se desarrolla la sensibilidad de una persona.

Uno de tus primeros trabajos teatrales como profesional fue al lado de José María Flotats en la obra “París 1940”, ¿Cómo recuerdas ese montaje y qué es lo que te aportó en tu bagaje como actor?

Me permitió ver de primera mano a un maestro de la escena y verle trabajar el personaje de Louis Jouvé en esa función fue una lección de interpretación. También me permitió conocer a gente maravillosa como Mercé Pons, con la que sigo teniendo amistad.

Y por supuesto, me regaló pisar por primera vez las tablas del teatro Castelar y de los escenarios más importantes de España a los que soñaba con subirme.

¿De qué manera se cruza el teatro musical en tu vida?

1Al acabar “Paris 1940” quedó vacante un personaje en “Mamma Mia!” y decidí presentarme al casting. Finalmente me cogieron y una puerta se abrió. Después vinieron “40, el musical”, “Mas de 100 mentiras, el musical de Sabina”, “Priscilla, Reina del Desierto”, “Cabaret”.

Eres ya un actor consolidado a la hora de participar en algunos de los mejores musicales que se han producido en España en los últimos años. ¿Qué disciplina se requiere para enfrentarse día a día al reto de subir a un escenario actuar, cantar y bailar?

Hacer musicales requiere hacer casi vida monacal Jajaja.

Hay que dormir de ocho a diez horas diarias, para que la voz pueda recuperarse. Evitar sitios con mucho ruido, seguir entrenando el cuerpo para que esté en forma y en general controlar el ritmo para poder aguantar siete funciones semanales.

Alejandro en Cabaret.

¿Qué sentiste al ser galardonado como mejor actor revelación en los premios del teatro musical por tu participación en el musical “Iba en serio”?

Sorpresa y mucha felicidad. Primero porque no lo esperaba. “Iba en serio” tuvo un inicio complicado porque se criticó mucho que Jorge Javier Vázquez se subiera a un escenario pero precisamente por eso nos hizo a todos muy felices que nos lo dieran, porque son premios que dan los compañeros y esa noche nos reconocieron con tres.

¿Piensas que tu trabajo merece la pena, y que vas por el camino adecuado, cuando en este año has sido candidato a ser nominado a los Premios Max de teatro?

Cada vez que acabo una función, ya sea en la Gran Vía para 800 espectadores o en una casa de cultura para 50, doy las gracias al universo por poder ganarme la vida con lo que me apasiona. Mi trabajo es mi hobby y eso es un regalo, así que por supuesto que merece la pena.

Los premios están muy bien, y ser candidato al Max junto a mis compañeros nos ha hecho muy felices, y hay que agradecerlo, pero generalmente los premios no vienen acompañados de un contrato.

Siento que voy por el buen camino, sí. Me enseñaron que esta profesión es una carrera de fondo. Llega a la meta el que sigue corriendo y de momento, seguimos corriendo y aprendiendo de cada carrera y de cada entrenador para ser mejor corredor.

Esta candidatura la has obtenido por tu trabajo en la obra “ la correspondencia personal de Federico García Lorca”. ¿Qué te está reportando este papel en tu carrera?

Un descubrimiento en todos los sentidos. Me ha permitido volver a trabajar con Juan Carlos Rubio y gracias a él, he conocido a Histrión Teatro y en especial a Gema Matarranz, la otra mitad de nuestro Lorca.

He descubierto la figura de Lorca como persona, como ser humano y de alguna manera la función cala tanto en el público, que sentimos que le estamos haciendo justicia a Federico recordando su obra y el terrible acto que se cometió con este genio.

Como actor, sin duda me ha hecho subir unos cuantos peldaños de golpe en cuanto a  aprendizaje personal gracias a la confianza que tanto Juan Carlos como Histrión pusieron en mi.

Vuelves a trabajar actualmente con Juan Carlos Rubio y con Jorge Javier Vázquez en la obra “grandes éxitos”. ¿Cómo está siendo la experiencia de las funciones que estáis realizando en Madrid?

Muy divertida. Jorge es un ídolo de masas y es un gusto hacer funciones con un teatro lleno casi todos los días. Es una comedia de ritmo trepidante creada expresamente para que su público se lo pase estupendamente bien.

¿Tienes algún proyecto a la vista del que puedas hablar?

Pues este año lo tenemos muy lleno de trabajo. Continúo con la gira de Lorca que tendré que compaginar a partir del mes de julio con la gira de “Grandes Éxitos”, así que me espera un otoño movidito.

Por otro lado, el 31 de Agosto se estrena “YUCATÁN”, la nueva película de Daniel Monzón en la que pongo mi granito de arena que no pasará desapercibido. Jajaja.

Wicked es el musical favorito de Alejandro Vera.

Te propongo para terminar un cuestionario para poder conocerte un poco más.  El teatro es un juego, así que vamos a jugar un poco.

  1. Un actor de teatro... David Lorente
  2. Una actriz de teatro... Kiti Mánver
  3. Un personaje masculino de teatro que te gustaría interpretar. Todos los que todavía no he interpretado.
  4. Y un personaje femenino... Elphaba , del musical Wicked, si pudiera cantar esas partituras claro.
  5. Un texto teatral que te llevarías a una isla desierta... ¡Qué difícil! Pues a lo mejor algo de Shakespeare, que son unos culebrones buenísimos o algo del teatro del absurdo para cuando se me fuera la cabeza por la soledad.
  6. Para poder interpretar a un personaje necesito dormir... Mínimo 8 horas para funcionar con normalidad.
  7. Tres palabras que te definen como actor… Entrega, Compromiso y Compañerismo.
  8. Tres palabras que te definan como ser humano… Eso deberían contestarlo los demás pero me gusta creer que soy buena persona, leal y justo.
  9. De no haber sido actor me hubiera gustado ser… Actor. Nunca barajé otra opción.
  10. Mi plan perfecto después de salir del teatro es... Cervecita rápida y para casa a por una buena cena. Soy muy de manta y sofá.
  11. Tu peor momento encima de un escenario fue… En 40, el musical, mi compañera de escena se hizo un lio con el cambio de hora y nadie se dio cuenta de que no había llegado al teatro, ni siquiera yo. Me enteré 2 segundos antes de comenzar la función y tuve que improvisar toda una escena convirtiéndola en una conversación telefónica para poder decir ambos diálogos y que se entendiera. Ahora me parece muy divertido pero sudé la gota gorda.
  12. Y aquel que nunca olvidarás por lo mágico y especial que fue… El día que representamos “Lorca” en el Castelar. Fue muy especial.
  13. Un director de teatro con quien quieras trabajar… Trabajaría siempre con Juan Carlos Rubio. Llevamos 3 montajes juntos y me entiendo a las mil maravillas con él, aunque como te he dicho antes, ojala pueda aprender de muchos más “entrenadores”.
  14. Entre desnudarte físicamente encima de un escenario o desnudarte emocional y sentimentalmente, te es más fácil… El desnudo emocional siempre es mucho más difícil, por supuesto.
  15. Un ritual que hagas antes de salir a escena… Calentar bien voz y cuerpo y antes de salir, soledad y concentración.
  16. Me miro en el espejo del camerino y pienso… Soy un privilegiado.
  17. Una obra de teatro musical…Wicked.
  18. Una canción de teatro musicalWaving through a window de Dear Evan Hansen.
  19. Eres mejor cantante o bailarín… Creo que cantante. Para bailar tengo buen ritmo pero me falta técnica.
  20. Si tuvieras que cantar alguna canción en la ducha sería… Todo un repertorio. Soy muy de cantar en la ducha.
  21. Un sueño por cumplir… Muchos. Siempre hay que tener sueños por cumplir.
  22. Dentro de 20 años me veo…Me veo recogiendo los frutos de muchos años de trabajo y esfuerzo.
  23. Que pregunta me hubiera gustado responder en esta pregunta y no se me ha hecho… ¿Lo que eres se lo debes a...?
  24. Responde a esta pregunta por favor… A mis padres, a mis hermanos, a mis amigos y a mi pareja. Todos ellos me han apoyado, empujado, levantado cuando he caído y regañado cuando me ha hecho falta.
  25. ara mi ser actor/actuar es… Respirar. Mi alimento. Lo que me hace feliz.
  26. Me voy, me despido de aquí diciendo...¡Muchas gracias y hasta la próxima!