SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 539
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Diálogos de Tirant y Carmesina | www.liceubarcelona.cat

Los meses de julio y agosto -en algún lugar anticipan su inicio a finales de junio, y en otros finalizan ya entrados en septiembre- son propicios para los festivales y cursos musicales de verano. Algunos gozan de honda tradición, mientras que otros se han incorporado en tiempos recientes. Los hay de todas las calidades. Desde los que se celebran en escenarios rimbombantes y monumentales, con intérpretes y producciones de gran nivel, hasta los de las plazas públicas o parques, donde sus protagonistas suelen ser agrupaciones y solistas locales.

El verano, sin duda, es musical por excelencia, no solo en España por su buen clima para eventos en la calle al anochecer.

El 1 de septiembre de 2017 firmaba un artículo en este blog referido al olvido en el que está sumida la zarzuela, y por extensión toda la lírica española. Dediqué buena parte del mismo a la  programación de los festivales de verano que se celebran en nuestro país, donde su presencia más que escasa era nula.

Me hice eco de las quejas de la soprano navarra María Bayo, por el abandono que el género sufre en las emisoras de radio españolas. Declaraciones que efectuó con motivo de unas clases impartidas en los cursos de verano de la Universidad Menéndez Pelayo de Santander.

Otro curso en tierras cántabras, dedicado al canto en la zarzuela, en Laredo -con todo aún hay quien se ocupa de ella- ha traído consigo nuevas declaraciones lamentando ese olvido y abandono de la lírica española, a niveles más amplios que la radio solamente. Esta vez por parte del tenor Juan Carlos Gago, recogidas por el diario La Nueva España el 23 de julio: "La zarzuela es un género enorme que en España no se trata como debiera (...) Soy un apasionado de la ópera, pero la zarzuela debería tener más ayuda, tendría que programarse mucho más...". 

En mi artículo del 1 de septiembre de 2017 dije "Y lo peor del caso es que la perspectiva no predice tiempos mejores". Echando una ojeada a lo que se está ofreciendo, y se ofrecerá, en este 2019, en los festivales de verano más importantes, la cosa no ha mejorado. En todo caso ha ido a peor, con alguna excepción muy, muy contada.

Cité entonces el éxito alcanzado por La verbena de la Paloma y La eterna canción el año 2005, en el Festival Internacional del Castell de Peralada, aportando alguna frase de la crítica firmada por Pablo Meléndez-Haddad, en el diario ABC del día 17 de julio de 2005. Sobre La eterna canción decía el crítico: "Una segunda zarzuela de esta XIX edición del Festival (...)  -sí, la segunda, aunque parezca increíble- se saldó con un éxito de proporciones (...) Lo mejor un montaje zarzuelístico lleno de calidad y firmado por un director veinteañero...".

Pues bien, han pasado 14 años de aquello, y el éxito de público y artístico de entonces no parece ser atractivo suficiente para que la zarzuela esté presente en los festivales. Y es que ya lo decía Meléndez-Haddad "aunque parezca increíble...". Pues ahí está la realidad. La lírica española olvidada en sus propios festivales.

Para ser exactos el del Castell de Peralada ha presentado en su edición de este año el estreno de una ópera en lengua catalana Diálegs de Tirant i Carmesina, con música de Joan Magrané -Reus 1988-. Galardonado en 2013 con el Premio Nacional de Música Reina Sofía. Esta obra está basada en la célebre novela de caballerías Tirant lo Blanch, publicada en 1490 y escrita originalmente en valenciano antiguo. Ópera de cámara -o de butxaca en el argot catalán- dadas sus dimensiones y reducido número de intérpretes y músicos, se ha saldado con un éxito grandioso de crítica, muy elogioso para la partitura de compositor tan joven. Es este, posiblemente, el festival más dado a presentar novedades de nuestra lírica. Otro ejemplo fue en 2009 el estreno en España de la ópera La casa de Bernarda Alba, con música de Miquel Ortega, basada en la obra teatral de Federico García Lorca. Estreno compartido ese mismo año con el Festival de Santander.

Ni en el de Granada -el más madrugador de todos- donde en 2005 se representó la misma producción de La verbena que en Peralada- ni en Santander, Quincena Musical Donostiarra, Veranos de la Villa, San Lorenzo de El Escorial, o Torroella de Montgrí, por citar los de mayor prestigio, encontramos actuaciones escénicas o conciertos líricos dedicados a lo nuestro. En el apartado de la danza, sí se ha interpretado El sombrero de tres picos, de Manuel de Falla, por aquello de cumplirse el primer centenario de su estreno.

Lo de los Veranos de la Villa de Madrid es quizá más sangrante, si consideramos que la zarzuela nació, creció y se consolidó en la capital del estado. Fue a raíz de la entrada de la corporación municipal presidida por Manuela Carmena cuando la amplia oferta de zarzuela -que a nadie hacía daño y contaba cada verano con un público nutrido y fiel- se cayó de los carteles, quedando reducida a mera presencia testimonial. Este verano, sin ir más lejos, tan solo dos sesiones de un montaje denominado Zarzuela-Cabaré, en un auditorio de barrio.

Incluso antes de que los Veranos de la villa irrumpieran en los parques, plazas y calles madrileñas, los meses de julio y agosto contaban con una oferta de género lírico español continuada, en el Centro Cultural de la Villa, de la Plaza de Colón. Actual Teatro Fernán Gómez, así como en los Jardines de Sabatini del Palacio de Oriente.

Pero no solo la izquierda municipal madrileña se cargó la zarzuela en la legislatura anterior. En los Teatros del Canal, propiedad de la Comunidad de Madrid, también cayó de su programación hará un par de años, cuando no había faltado desde la inauguración de este complejo artístico. Se mantiene su ausencia la temporada próxima.

Música en Compostela, la excepción

Aparte de los festivales, son muy numerosos los cursos musicales que a muy distintos niveles se desarrollan en España durante el verano. Todos ellos impartidos por profesionales de relieve, que durante el curso o temporada habitual prestan su magisterio en conservatorios y orquestas nacionales y extranjeras. Estos cursos se complementan con conciertos, la mayoría de ellos gratuitos, en escenarios por lo general monumentales o pintorescos. Como, por ejemplo, el que se ofreció en el faro de El Albir, dentro del curso de L´Alfás del Pí

Aun cuando no recibe la atención mediática, que por su importancia y trayectoria histórica creo que merece, los Cursos Universitarios e Internacionales "Música en Compostela", son la única actividad veraniega dedicada en exclusiva a la música española.

Creados en 1958 por el más internacional de nuestros guitarristas, Andrés Segovia, y con el compositor alicantino Oscar Esplá, como su primer director, estos cursos se vienen desarrollando de forma ininterrumpida durante sesenta y un años, entre finales del mes de julio y primeros de agosto.

En la LXII edición, que se inició el domingo 28 de julio, con la entrega de credenciales a los alumnos, procedentes este año de 11 países distintos, habrá seis conciertos, en diferentes escenarios, siempre históricos y acogedores de la capital gallega. En ellos solo se interpretará música española, siendo de acceso gratuito para el público.

Nombres ilustres han pasado por las aulas de estos cursos, en calidad de alumnos o becarios. Como por ejemplo el compositor norteamericano John Williams, el director español Jesús López Cobos y la soprano Montserrat Caballé. Otros alumnos con el paso del tiempo ejercieron como profesores. Casos de los compositores Carmelo Bernaola y Cristóbal Halffter.

Un profesorado que a lo largo de los años ha contado nada más y nada menos que con Andrés Segovia, Oscar Esplá, Joaquín Rodrigo, Conchita Badía, Federico Mompou, Alicia de Larrocha, Xavier Montsalvatge, Victoria de los Angeles, Luís de Pablos, Antón García Abril, María Orán, Isabel Penagos y José Tomás, junto a otros muchos nombres de relieve en la música española y mundial. En la edición de este año sigue al frente de la especialidad de canto, la soprano eldense Ana María Sánchez Navarro.

En la página web de Música en Compostela, y en el apartado dedicado a su historia, ya se dice claramente cual es su razón de ser: "La magna labor docente favorece la preservación, el conocimiento y la difusión de nuestro patrimonio musical, además de contribuir a la difusión y conocimiento de los autores y de la música española en el exterior." Quizá deberían añadir "y en el interior".

Los festivales de guitarra.

Donde no falta la música española, y de autores hispanos, es en los festivales de guitarra, que también se prodigan durante el verano. Por aquí, por nuestra tierra tenemos los de Petrer, Elche y Castalla, y casi coincidiendo en sus fechas con el petrerense se ha llevado a cabo el de Córdoba.

El de Petrer con sus clases magistrales, concursos, exposiciones, conferencias, mesas redondas y conciertos se clausuró la tarde del sábado 20 de julio, con la actuación del cantaor José Mercé (José Soto Soto) y el guitarrista Tomatito (José Fernández Torres). Lleno a rebosar, localidades agotadas en el Teatro Cervantes, en un acontecimiento que bien lo merecía. Y, además, habla por si solo de la calidad y alto nivel artístico del festival. Basta con saber que estos mismos artistas cerraron la temporada del Teatro Real de Madrid el martes 30 de julio. La única diferencia radica en el precio de las entradas. Mientras en Petrer costaron a 35 euros, en el Real oscilaron entre 97 y 27 euros.

Por su parte Tomatito ya protagonizó junto a la Orquesta de la Comunidad de Madrid, el concierto de clausura de la temporada del otro teatro lírico madrileño, el de La Zarzuela, el viernes 12 de julio.

Zarzuela en Tokio, Orange y Roma

Resulta curioso conocer que mientras en los festivales más importantes de España -y en los menos importantes también, con alguna excepción-  la ausencia de nuestra lírica es casi absoluta, en lugares tan alejados como Tokio se representó el sábado 6 de julio La verbena de la Paloma, siendo sus protagonistas los componentes de la Asociación de la zarzuela de Japón, adscrita al Instituto Cervantes.

Ese mismo día, y gracias a la impagable labor que en favor de la zarzuela viene desarrollando Plácido Domingo, el Festival de Orange, Francia (1) acogió una Noche Española. Junto al cantante madrileño estuvieron el tenor jerezano Ismael Jordi, la soprano portorriqueña Ana María Martínez y el director asturiano Oliver Díaz, titular del Teatro de la Zarzuela de Madrid.

Un semana después, el 15 de julio, Plácido Domingo recibió la distinción del Premio Excelente de España. Galardón que concede la Comunidad de Madrid, y cuyo acto se llevó a cabo en el Teatro de la Zarzuela, aprovechando que durante esos días el cantante se encontraba actuando en el Teatro Real

Y ya dentro del mes de agosto, el miércoles 7 Plácido Domingo llevó "su" Noche Española a las mismísimas Termas de Caracalla de Roma. El escenario donde en 1990 se acuñó la denominación de origen  Los tres tenores. Junto a la compañía de danza de Antonio Gades, en la Noche Española de Roma, a diferencia de la de Orange, estará el tenor Arturo Chacón-Cruz-Méjico 1977- y el director de orquesta Jordi Bernácer -Alcoy 1976- residente de la Opera de San Francisco -EEUU-.

En Madrid los sainetes clásicos

A falta de oferta pública en Madrid, la iniciativa privada mantiene encendida la llama, al menos con los imprescindibles sainetes líricos madrileños de mayor éxito. Este verano se suma a la oferta privada el Teatro Reina Victoria, donde se ofrece zarzuela desde el 3 de julio al 25 de agosto. Una experiencia arriesgada que podría tener continuidad en veranos sucesivos si se salda con éxito de público.

Este teatro, sito en la Carrera de San Jerónimo a mitad de camino entre la Puerta del Sol y el Teatro de la Zarzuela, ha programado la trilogía cimera del sainete lírico madrileño. Es decir,  La revoltosa, Agua, azucarillos y aguardiente y La verbena de la Paloma, añadiendo además El bateo, una de las obras de Federico Chueca que, olvidada durante muchos años, ha adquirido gran fuerza en los últimos tiempos.

Otro teatro de Madrid, el Victoria, presenta en su programación habitual, desde hace bastante tiempo,  La verbena de la Paloma cada jueves y Agua, azucarillos y aguardiente los domingos. Y con ello continua durante el verano.

Y el Teatro Compac Gran Vía se une a la oferta privada, con su antología "Album de zarzuela". Estará en cartel del 7 al 11 de agosto. Y del 12 al 18, coincidiendo con la festividad de la virgen, nueva producción de La verbena de la Paloma. Del 15 al 19, "Álbum de zarzuela" viajará al Palacio Eukalduna de Bilbao.

La propuesta madrileña se completa con las sesiones de El rincón de la Rodríguez. Espectáculo lírico a modo de café-teatro, que desde sus inicios, hará unos cuatro años, cuenta con el favor del público, agotándose las localidades casi todos los fines de semana (2). No obstante, en agosto hay cierre por vacaciones, a la vista de la información de su portal web, iniciándose la temporada nueva el jueves 29.

Brotes verdes

Con todo, la zarzuela se mantiene viva, y si repasamos las programaciones veraniegas  encontramos más representaciones y conciertos de los que se pueda creer.

Citamos algunos ejemplos. En la turística localidad malagueña de Rincón de la Victoria, habrá dos noches de zarzuela los días 23 y 24, con La dolorosa, Los claveles y La gran vía. Muy cerca de allí, en Estepona, se ha programado este año la trilogía cumbre del sainete lírico madrileño, además de conciertos didácticos para niños y jóvenes. Al otro lado de la península, en el Cantábrico, la Coral Salvé de Laredo ofrece cada verano una antología. Esta agrupación cántabra, lleva editadas dieciséis grabaciones discográficas. Dos de ellas dedicadas a las zarzuelas laredanas La galerna y La costurerita, y en los programas de sus conciertos a lo largo del año la lírica española está muy presente.

En el Mediterráneo este tampoco faltan actuaciones. En la barcelonesa población de Sant Fruitós del Bagés, se programó un concierto con tres tenores, donde no faltaron las romanzas más célebres del repertorio. Más al norte, en Santa Cristina d´Aro (Girona) el 10 de agosto se celebra la novena edición de Retrobem la sarsuela.

Por el centro de la península, en Alcázar de San Juan se llenó su Plaza de Toros, la noche del 12 de julio, en la representación de La rosa del azafrán, de producción local, con la Asociación de Coros y Danzas, la Coral Polifónica y la banda de música alcazareñas. Y en la salmantina Béjar su Agrupación Bejarana de Zarzuela ofreció tres representaciones de El huésped del sevillano, con magnífica respuesta del público. Así debe ser, pues en noviembre último cuando presentaron La rosa del azafrán también hubo tres sesiones. Y cuando se programa este número de funciones es porque se produce una asistencia más que notable.

Y por aquí, por nuestra tierra, tampoco faltan actuaciones. La Agrupación Lírica de Elda repuso el pasado día 19 La del soto del parral, en la Plaza Castelar. Obra que ofrecerá en Aspe -localidad que los eldenses visitan cada año durante sus fiestas mayores- el domingo día 11, en su Plaza Mayor, con acceso gratuito. Ese mismo viernes 19 la Coral Villa de Santa Pola ofreció una noche de zarzuela junto al Coro Rabinos de Crevillente. Por su parte, los Amigos de la Zarzuela de Abarán visitan durante el verano varias localidades murcianas, en fiestas, con una antología.

La Orquesta Sinfónica de Castilla y León

Aunque no se trate de festival alguno, resulta reconfortante ver como la Orquesta Sinfónica de Castilla y León visita durante el mes de julio las ocho capitales de provincia de región tan extensa. Todas sus actuaciones, llevadas a cabo entre los días 11 al 21, se han ofrecido en las plazas mayores, con acceso gratuito. Ejemplo más que significativo de servicio público. Además ha participado- como suele hacerlo casi todos los años- en los Conciertos de las Velas, de la histórica villa segoviana de Pedraza (3).

No es este el único ciclo donde la sinfónica castellanoleonesa visita  todas sus provincias. En Navidad realiza otra gira, pero en esta ocasión no sus capitales. Lo hará a las poblaciones de Arévalo (Ávila), Aranda de Duero (Burgos), Aguilar de Campoo (Palencia), La Bañeza (León), Santa Marta de Tormes (Salamanca), Cuéllar (Segovia), Almazán (Soria), Tordesillas (Valladolid) y Puebla de Sanabria (Zamora).

 

José Luis Temes y la ORTVE

No corresponde a festival veraniego alguno, pero no debemos pasar por alto el concierto que la Orquesta Sinfónica de Radiotelevisión Española, dirigida por José Luis Temes, ofreció, fuera de su programa oficial de la temporada, el viernes 19 de julio, con un programa dedicado a compositores españoles olvidados.

Sigue el maestro madrileño en su impagable labor de rescatar y dignificar el trabajo compositivo de muchos autores casi desconocidos. En esta ocasión han sido Fernando de la Viña (Gijón 1877-Madridd 1952), Julio Gómez (Madrid 1886-1973) Jesús García Leoz (Olite-Navarra-1877-Madrid 1953) y María de Pablos (Segovia 1904-Madrid 1990). Especialmente destacable recuperar una de las obras de esta compositora, de la que casi nada se sabía hasta hace muy poco.

Algunos días antes José Luis Temes presentó en el Palacio de Longoria de Madrid, sede de la SGAE, el último disco que ha grabado. El número 99, ni más ni menos, de su producción impagable. Y como todos los anteriores con músicas de autor poco conocido: José María Franco Bordóns (Irún 1894-Madrid 1971).  En é, como en muchas de sus grabaciones anteriores, ha estado al frente de la Orquesta de Córdoba.

Y de lo que se anuncia para la temporada próxima, vemos con satisfacción como varias producciones del Teatro de la Zarzuela van a visitar escenarios muy importantes. Ya dijimos que la decepcionante Doña Francisquita irá al Gran Teatre del Liceu de Barcelona. La magnífica producción de La tabernera del puerto -la que sufrió los rigores de la huelga del personal en 2018- se verá en el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia. El Teatro de la Maestranza de Sevilla, ha programado el divertidísimo El barberillo de Lavapiés. Pero aún hay más. La Casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca, en la excelente transformación a ópera de Miquel Ortega, está programada en la temporada de Málaga.

1*        El Festival de Orange "Chorégies d´Orange", es el más antiguo de cuantos se celebran en Francia. Su primera edición data de 1869. Tiene como escenario principal su Teatro Romano, de más de 2.000 años de antigüedad, perfectamente conservado, y con una capacidad de 8.300 espectadores (1).

Orange es una ciudad histórica francesa, de unos 30.000 habitantes, sita a 32 kilómetros de Avignón y 55 de Nimes. Aun no siendo una población importante por su demografía celebra un gran festival lírico de verano, con representaciones de ópera, de nivel máximo, y otras actuaciones. Sin ir más lejos, en su edición de este año se han programado las óperas Guillermo Tell, de Rossini, y Don Giovanni, de Mozart.

2*        El Café de la Rodríguez es una iniciativa empresarial de la soprano vallisoletana María Rodríguez, de trayectoria exitosa y reconocida. Ofrece la posibilidad de asistir al espectáculo con cena incluía, o con solo una consumición de bebida. Las sesiones de los jueves están dedicadas en exclusiva a la zarzuela "Tardes de zarzuela". Las de fin de semana a opera, zarzuela y danza clásica.

El local se encuentra en el barrio de la Prosperidad, Calle Corazón de María, paralela a la Avenida de América.

3*        Pedraza se encuentra a unos 41 kilómetros, al nordeste de Segovia capital. Es una pequeña población monumental -de unos 300 habitantes- donde desde el año 1993, los dos primeros sábados del mes de julio se celebran los denominados Conciertos de las Velas. Así llamados porque la luz eléctrica de sus calles queda apagada, siendo miles de velas las que se encienden. Ese mismo año se constituyó la Fundación Villa de Pedraza, con 145 patronos, organismo encargado de la organización de los conciertos, y de otras actividades destinadas a la preservación del patrimonio histórico de la villa.

            La música española suele brillar por su ausencia en los programas de los conciertos. No obstante, es destacable la interpretación que en un buen número de ellos se ha ofrecido de la Obertura Solemne 1812 de Tchaikovski, con el repicar de las campanas de la iglesia y el tronar de los cañones del Parque de Artillería de Segovia, instalados fuera del recinto urbano.

            Hasta el año 2013 los conciertos se celebraban en la Plaza Mayor y desde 2014 en la Explanada del Castillo, con un mayor aforo, que permite atender la gran demanda de asistentes. Tanto es así, que la propia organización fleta autobuses directos desde Madrid.

4*        Datos extraídos de los portales web de los diferentes festivales, ayuntamientos y asociaciones organizadoras.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Elías Bernabé Pérez

Mis recuerdos más remotos que me atrajeron a la zarzuela me trasladan a sesenta años atrás. Primero escuchando los fragmentos que sonaban con frecuencia en la radio. También gracias a las fantasías, preludios e intermedios que interpretaban las bandas de música en los conciertos de las fiestas de octubre de Petrer. El templete donde actuaban estaba justo ante la fachada de mi casa.

Lo que más me gustaba de la Semana Santa es que en la radio solo se emitía música clásica. El viernes y sábado santo las emisoras enmudecían.

Lo más intenso vino en la época dorada del tocadiscos. Lo compró mi abuelo materno en 1963. La primera zarzuela que entró en casa fue Doña Francisquita con Kraus y Olaria. Es una grabación incompleta, pero suficiente para que me la aprendiese de memoria. Mi abuelo estaba impedido y era yo quien la ponía todos los mediodías y noches durante dos semanas consecutivas. A los quince días compramos un segundo disco: La generala, de nuevo con Kraus y Olaria. Y ya fuimos alternando. Después vino Maruxa. Y yo con solo 13 años me entusiasmé con ella y también la aprendí. Sí, digo bien. ¡A mis 13 años ya me encantaba Maruxa!

Ahí comenzó todo y ya no he parado. Siempre como aficionado.

Como le dice un padre a su hijo al final del documental de TVE sobre zarzuela La romanza de Madrid, de 1988, “Te acompañarán toda tu vida, porque son inmortales”.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir