Imprimir
Visto: 4990
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La Policía Naconal frente a los Juzgados de Elda | Jesús Cruces.

Agentes de la Comisaría de la Policía Nacional de Elda han desarticulado en la ciudad una organización criminal compuesta por cuatro varones y una mujer acusados de cometer presuntamente delitos de usurpación de identidad, falsedad documental y estafa. Los agentes averiguaron que se trataba de un grupo compuesto por cinco personas con un claro reparto de funciones y una misma finalidad, la obtención de un beneficio económico mediante la realización de conductas delictivas. Existen más de 100 personas víctimas de los delitos de este grupo, las cuales se encuentran repartidas entre las provincias de Alicante y Murcia. El importe de las facturas estafadas asciende aproximadamente a 2.100 euros.

La investigación se inició cuando un ciudadano puso una denuncia ante los agentes de la Policía Nacional por haber sido víctima de una usurpación de su identidad y falsedad documental, ya que habían falsificado su firma para contratar un servicio en una compañía eléctrica sin su consentimiento. Recopilada toda la información, los investigadores se percataron de que la manera de actuar era muy similar al de otros casos denunciados, sospechando que pudiera tratarse de los mismos autores.

El grupo operaba principalmente en las provincias de Alicante y Murcia. El modus operandi  consistía en que supuestemante los ahora detenidos se personaban en los domicilios de las víctimas, generalmente personas de avanzada edad. Decían pertenecer a una compañía eléctrica y así se ganaban su confianza. Acto seguido y de forma insidiosa, les ofrecían una rebaja en la factura de la luz, solicitándoles en ese instante la última factura de la luz y su DNI. Una vez tenían la documentación en su poder, hacían fotografías de la misma, para posteriormente realizar de manera ilegal falsos contratos con otras compañías a nombre de las víctimas. Estas se percataban de la estafa cuando recibían recibos de otras compañías, en cuyos contratos figuraban sus firmas falsificadas.

Grupo con una estructura jerárquica y reparto de tareas

Los cinco arrestados actuaban como comerciales: el “jefe de equipo” y también comercial, aportaba todas las altas fraudulentas de las víctimas, a las que primero realizaba altas ficticias. Otro iba a las casas ofreciendo servicios de la supuesta compañía eléctrica para posteriormente realizar los contratos ficticios sin el consentimiento de sus titulares. Los otros tres realizaban igualmente labores de comercial.

 

Etiquetas