SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2732
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen actual del almacén del Museo Etnológico | Jesús Cruces.

Desde la Concejalía de Patrimonio de Elda han solicitado al inspector de Patrimonio Mueble de los Servicios Territoriales una ampliación del plazo para finalizar el acondicionamiento del almacén del Museo Arqueológico Municipal, situado en el salón de actos de la antigua Casa de Cultura, con la idea de poder culminar el trabajo que se inició el pasado mes de enero a raíz de una inspección efectuada por los técnicos de Conselleria. 

En dicha visita, el inspector comprobó que en el almacén se amontonaban numerosas piezas arqueológicas, enseres y cajas de libros, sin reunir unas condiciones mínimas de conservación, motivo por el cual se concedieron tres meses de plazo para reacondicionar el almacén y llevar a cabo algunos trabajos. 

El director del Museo Arqueológico, Antonio Poveda, ha matizado que el inspector "había estado dos veces en el almacén y vio que cada vez estaba en peor estado debido a la cantidad de trastos que se acumulaban, lo cual no era legal". Además, en los tres meses de plazo para reacondicionar el almacén el inspector advirtió que había que hacer una intervención en las humedades de las paredes, arreglar el suelo y la iluminación, y reparar los laterales del salón. Según Poveda, de todo lo que había que hacer "solo se ha mejorado la parte central de suelo, pero todavía queda por colocar en las estanterías el material arqueológico". 


El sótano del museo sufre humedades | Jesús Cruces.

En su última visita, el inspector comprobó que se habían hecho ya algunos trabajos, por lo que parece que estaría dispuesto a conceder una prórroga para terminar lo que falta, pues solo la organización interna del museo llevará un mes, ya que hay más de 160.000 piezas almacenadas, la mayoría fragmentos o monedas que se están deteriorando por las malas condiciones en que se encontraba el almacén.

Una de las primeras medidas que tomó Cultura fue llevar las cajas de los libros que pertenecían a la antigua biblioteca de Padre Manjón a las nuevas instalaciones situadas de la Biblioteca Alberto Navarro para efectuar una selección del material bibliográfico, ya que buena parte del mismo está deteriorado y es obsoleto. 

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir