SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 4354
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El método "Suzuki" o método de la "lengua materna" es un sistema de educación musical dirigido a niños a partir de 3 años que ayuda a conocer, desarrollar y mejorar a través de la enseñanza de un instrumento (en nuestro caso el violín) aptitudes mentales como la memoria, la concentración y la atención. A nivel físico desarrolla la coordinación, la motricidad, el desarrollo muscular y el oído interno, y a nivel afectivo los niños se sienten queridos y capacitados para hacer cosas.

La «lengua materna» es el principio fundamental del método, trabajamos en el mismo orden y de la misma forma que un niño empieza a hablar y escribir, al igual que cuando son bebés imitan los sonidos que escuchan constantemente de sus padres y se esfuerzan por reproducirlos y después por mejorarlos ¿A quién van a imitar los niños? A los padres. Es por eso que los padres que quieran comenzar con el método Suzuki hacen una formación previa de violín, donde aprenden los pasos a seguir y las directrices para tocar el violín y más tarde enseñar diariamente a sus hijos en casa. ¿Cómo adaptamos el método Suzuki a los principios fundamentales de la "lengua materna"? Los niños escuchan a diario el CD de las canciones del método y escuchan a sus padres ensayar, lo que hace que imiten y canten la canción que sus padres practican en casa. Más tarde imitan los movimientos, ritmos y sonidos del profesor y del padre. Debemos prestar atención a los niños, ayudarles y animarles a hacerlo cada vez mejor, dirigiéndonos siempre a ellos desde el cariño, con palabras alentadoras, desde la calma y la paciencia y celebrando cada logro demostrado. Cada niño tiene su propio ritmo por lo que por pequeña que sea la mejora debemos felicitarlos. 

Trabajamos por medio de la repetición, al igual que cuando a un bebé se le recuerda día a día la palabra "papá" o "mamá" y no paramos hasta que el niño la reproduce. La repetición constante de ritmos, de movimientos y sonidos es lo que hará que el niño aprenda la habilidad de tocar el violín. Una vez aprendido se corrige y se mejora. 

A la hora de tocar una canción los niños aprenden, en primer lugar, "motivos" y luego "frases musicales", exactamente igual que a la hora de hablar: primero aprender palabras sueltas y más tarde crear frases.

¿Y cuándo aprenden solfeo? Este método es por imitación, por lo que primero aprenden a tocar el instrumento y más tarde aprenden a leer una partitura. Primero aprenden a hablar y más tarde a escribir.

Para que este método se pueda llevar a cabo y se consigan los resultados que el método aporta es necesario que el "triángulo Suzuki" funcione. Este triángulo está formado por el padre, el alumno y el profesor Suzuki. El padre debe de seguir las directrices marcadas por el profesor, el profesor debe de tener buen contacto con el alumno y el alumno debe de cumplir las "obligaciones" o "normas" que ambos le enseñan. En el momento en el que uno no cumpla con lo marcado, el triángulo se rompe y es difícil que el método funcione.

El método Suzuki llega a Elda de la mano de Rebeca Guill Jurado, profesora superior de violín y profesora de método Suzuki de nivel 3. La escuela "Resuena" aula Suzuki, que próximamente abre sus puertas, inaugurándola el día 3 de julio a las 18 horas, pretende, como decía el creador de este método, Shinichi Suzuki: "La enseñanza de música no es mi propósito principal. Deseo formar a buenos ciudadanos, seres humanos nobles. Si un niño oye buena música, desde el día de su nacimiento, y aprende a tocarla él mismo, desarrolla su sensibilidad, disciplina y paciencia. Adquiere un corazón hermoso".

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir