Imprimir
Visto: 24828
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Juan Miguel era un amante de las alturas y de la fotografía | Jesús Cruces.

Petrer ha amanecido con la triste noticia del fallecimiento de Juan Miguel Martínez Lorenzo, a los 54 años, en un accidente de tráfico con su moto la noche de ayer en Albacete. Persona muy querida, era un empresario de éxito al frente de la firma Metal Lube y se hizo muy popular por las fotografías aéreas que tomaba desde su ultraligero y que dieron lugar a la publicación de varios libros como Un paseo por el cielo de Petrer  y Elda, una mirada desde el cielo. A las 17:30 horas el cuerpo de Juan Manuel Martínez llegará al Tanatorio de Elda. 

El accidente se produjo la noche de ayer en la carretera de Hellín, cuando circulaba junto con otro amigo que también viajaba en moto, y un jabalí de gran tamaño se cruzó en la carretera. Tras impactar con su moto contra el animal, que resultó muerto, cayó al suelo y un vehículo que venía en dirección contraria arrolló al petrerense causándole la muerte. Esta mañana se le ha practicado la autopsia, tras lo cual sus restos mortales serán trasladados al Tanatorio de Elda-Petrer, donde llegarán sobre las 17:30 horas.

Juan Miguel Martínez Lorenzo era una persona muy implicada en la vida cultural y deportiva de Petrer. Era el presidente del Grupo Fotográfico Petrer, así como el fotógrafo oficial de las fiestas de Moros y Cristianos de Petrer. Además, su empresa Metal Lube patrocinaba equipos de diferentes disciplinas en la localidad. También colaboraba con entidades locales como Sense Barreres o Cruz Roja.

Petrer está conmocionada ya que Juan Miguel Martínez Lorenzo era una persona solidaria y generosa, siempre dispuesta a ayudar. Mari Carmen Rico, Cronista Oficial de Petrer, muy emocionada, ha declarado a Valle de Elda que "sobre todo era una buena persona, te daba lo que le pidieras y sin darse importancia, además de un fotógrafo genial". Por su parte, el presidente de la Unión de Festejos, Francisco Escolano Mateo, también muy triste porque además era amigo suyo desde la infancia, ha comentado que "era muy buen amigo, no solo de sus amigos, sino del que lo necesitase, ha trabajado mucho por las fiestas de Petrer, y con el Grupo Fotográfico que presidía ha sido un colaborador incansable y ha aportado mucho a la Revista de Fiestas de Moros y Cristianos, incluso patrocinaba uno de los premios de nuestro concurso de fotografía". 

Aunque nació en Elda, vivía en Petrer “acompañado de una extraordinaria mujer con la que me casé y un par de  chavales que han llenado mi vida de satisfacciones”, como recoge en el prólogo a su libro de fotos aéreas de Elda.

Su afición por volar nació cuando era un niño y la pudo hacer realidad en el ejército, cuando se alistó como voluntario en la brigada paracaidista, de la cual guardó siempre buenos recuerdos. Además, era una persona muy deportista que practicaba también el ciclismo.

Era un enamorado de su tierra y tomaba fotografías aéreas del valle para compartirlas con sus vecinos: “Empecé a dar paseos por el cielo de Petrer y a contemplar paisajes verdaderamente sorprendentes, ¡qué pueblo más bonito, parece una postal, me gustaría enseñárselo a todo el mundo!”, comentaba en el prólogo de su libro sobre Petrer. Mientras que en su libro en torno a Elda decía "Os invito a mirar vuestro pueblo, que descubráis lugares y rincones que nunca hubieseis imaginado, casi inaccesibles, visitas impresionantes y parajes espectaculares".

Etiquetas