SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 17228
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El eldense tiene 20 años y su nombre artístico es Raisha Cosima

El eldense Antonio Barragán está viviendo un intenso mes de julio, con dos participaciones en la Semana de la Moda de Madrid, primero como modelo en el desfile de la diseñadora Ana Locking, y luego bailando en la celebración del 30º aniversario de la revista Vogue, donde actuó junto a Kylie Minogue. Además, acaba de rodar un videoclip para el cantante de Operación Triunfo, Agoney. El eldense es uno de los mejores en la transgresora estética femenina denominada "vogue".

En su fulgurante carrera, ha participado también en un cortometraje sobre el chef y ganador de cinco estrellas Michelín, Ángel León, donde danza para expresar el significado de cada uno de sus platos. 

El eldense, de 20 años de edad, que tiene por nombre artístico Raisha Cosima, está viendo cómo se cumplen sus sueños. Desde niño quiso ser bailarín y estudió baile clásico y español en Elda con Susana García. En la adolescencia empezó a formarse en danza moderna en Alicante, donde descubrió una modalidad llamada “vogue”, un estilo transgresor y femenino en el que se sintió desde el principio plenamente feliz. Allí dio clases de baile clásico a niños para costearse estos estudios. Compitió por primera vez en París como bailarín del estilo “vogue” en la categoría de principiantes o baby y quedó a solo tres rondas de la fase final. Este año ha sido subcampeón de España en el concurso celebrado en Madrid.

Estos festivales han significado para Antonio Barragán un escaparate internacional para darse a conocer. Después de verlo, el conocido fotógrafo Juan Gatti, autor de los carteles de numerosas películas de Almodóvar, le pagó el billete hasta Madrid para trabajar con él. Luego vino la diseñadora Ana Locking, quien le propuso desfilar de manera femenina sobre altísimos tacones en su pasarela de la Mercedes Fashion Week celebrada en este mes de julio: “Fue espectacular desde el minuto cero en que me llamó: ir a su estudio, ver toda la colección de ropa, los maniquíes, los últimos retoques a las prendas que hacían a gran velocidad, que luego cosían y te volvían a poner”.

Este mes ha participado en la celebración del 30º aniversario de Vogue.

En esta Semana de la Moda de Madrid que acaba de vivir, se codeó con las grandes modelos del mundo. Su manera de desfilar llamó tanto la atención que, al terminar, lo saludó personalmente el actor Paco León para darle la enhorabuena.

Antonio es un joven extravertido y tenaz para quien la danza es una forma de vida: “Siento que la danza siempre la he llevado dentro, es como mejor me expreso y soy yo mismo; el baile me ha llevado a conocerme, a sentirme y a valorarme” y añade que “parece que la sociedad tiene asumidas muchas cosas, pero no es así y te das cuenta de que debes luchar por lo que eres a pesar de lo que opinen los demás; nunca me he achantado mucho, pero ciertas situaciones son difíciles”.

Entre sus próximos proyectos figura la obra mezcla de danza clásica y contemporánea titulada Da Vinci, donde él será el protagonista y que se estrenará previsiblemente en el mes de septiembre en Madrid a cargo de Julia Olmedo, directora de la Dance Company.

 

En Madrid ha trabajado como profesor asistente en las clases de Silvi Mannequeen, pionera de la danza “vogue” en España, y a su vez ha recibido clases de Álex Sánchez, quien lo introdujo en esta cultura, que nació en Nueva York de la mano de los homosexuales de raza negra que en los años 60 sufrieron cárcel y malos tratos. Una estética que se inspira en la moda de mujer y la feminidad.

La familia de Antonio está muy orgullosa de él, su padre, su hermano, su hermana y, sobre todo su madre: “Siempre he compartido con ella lo que siento y me ha ayudado incondicionalmente para que pueda vivir lo que yo quería”.

Su sueño es “recorrer el mundo bailando dentro de la cultura vogue, que implica una forma de vida” y que se compone de numerosas variantes o estilos, cada una de las cuales tiene un significado. La sociedad ha avanzado mucho en algunos aspectos, pero no es lo que parece: ”Seguimos como en los 70”, comenta Barragán, quien añade que con esta danza “me muestro como quiero ser, sin miedos ni prejuicios, libremente, conecto conmigo mismo y quiero compartirlo y hacer sentir así a la gente”. Una forma de bailar y vivir con la que se siente unido a otras personas que viven en París, Nueva York, Londres o Rotterdam, “creamos como una familia y es agradable compartirlo”, asegura.

 

Etiquetas

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir