SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 395
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El vapor México en marzo 1898 durante la guerra de Cuba, camino de Guantánamo.

Si desde el mismo momento de la llegada del ferrocarril en 1858 el calzado de Elda inició su expansión por el mercado nacional en Madrid y otras ciudades españolas, ya desde finales del siglo XIX tenemos atestiguada la exportación del calzado eldense allende de las fronteras españolas.

Sobre el día 5 o 6 de diciembre de 1899, el vapor México, que formaba parte de la Compañía Transatlántica atracaba en el puerto de Alicante. El México era un barco mercante de origen inglés, de unas 2.101 toneladas, botado en 1875 bajo el nombre “Trentham Hall”. Arbolaba aparejo de pailebote de tres palos con las chimeneas de la caldera entre el primero y el segundo de los palos, contando con ocho botes salvavidas.

Tras su adquisición, en 1885, por parte de la naviera española fue destinado en primer lugar al servicio de correos en la línea de las Antillas (Cuba y Puerto Rico), para pasar en octubre de 1899 a la línea que comunicaba, una vez al mes, los puertos de Barcelona, Alicante y Cádiz con los de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

Será en aquel viaje inaugural de la línea Barcelona-Alicante-Canarias donde entre otras muchas mercancías expedidas con destino a las islas Canarias aparece en los registros portuarios el “calzado de Elda”, junto al “turrón de Jijona”.

Ignoramos por el momento la procedencia empresarial o la marca de aquellos primeros zapatos eldenses que con destino a Cádiz o a las islas Canarias salían por el puerto de Alicante. Pero bien podrían haber sido fabricados por Silvestre Hernández, Rafael Romero, Gaspar Pérez, Antonio Bernabé, Bonifacio Pérez Juan, Eduardo Gras, Vicente Maestre, Antonio Sirvent, Vicente Juan, Vera Hermanos, etc. verdaderos pioneros de la industria zapatera eldenses desde las dos últimas décadas del siglo XIX.

Escaso tiempo duró en esa línea, dadas sus excelentes condiciones el México fue destinado a las travesías transoceánicas que comunicaban puertos españoles e ingleses con otros americanos. Así en marzo de 1900 lo vemos, vía Montevideo, cruzar el estrecho de Magallanes y llegar a Valparaíso, en Chile, regresando a través de Río de Janeiro. En septiembre realizará la misma ruta; siendo el tercer viaje su última travesía. Pues a su regreso desde Buenos Aires al puerto francés de Le Havre, vía Vigo, el 10 de julio de 1901 encalló a 6 millas de las costas portuguesas de Vianha do Castello. No hubieron víctimas mortales, pues toda la tripulación y los 580 pasajeros pudo ser salvada. No volviéndosele a registrar en ningún otro viaje ni cargamento.

Vista del puerto de Alicante a finales del siglo XIX.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir