SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 863
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 “¡Ves, nene, eso t’ha pasao por meterte a manifasero! Has querido arreglarlo y lo has roto”.

“¡Estamos hablando entre nosotros, no seas manifasero que a ti ni te va ni te viene!”

Manifasero, -a en la pronunciación tradicional, aunque hoy también oímos manifacero, es un adjetivo que tiene el significado general de 'entrometido, enredador, mangoneador, metomentodo, aquel que se mete en asuntos o conversaciones que no son de su incumbencia para dirigirlos o controlarlos, etc'. Su origen está en el catalán manifasser (también tenemos la variante manifesser) y en el aragonés manifacero (también manifecero), voz que llega a estas tierras tras la conquista cristiana en el siglo XIII. Manifasser la encontramos en pueblos valencianohablantes vecinos y manifacero en los castellanohablantes, así como en Murcia y zonas aledañas.

El primer diccionario de la RAE, llamado "de autoridades", en su tomo IV publicado en 1734, recoge la palabra manifacero como 'la persona revoltosa que se mete en todo. Es voz usada en el Reino de Murcia’. En su último diccionario, el actual, nos dice que es un adjetivo coloquial que circunscribe a Aragón y Murcia y con la misma acepción, 'revoltoso y que se mete en todo'.

Su etimología es una supuesta forma del latín vulgar, *manifaciariu, compuesta de las palabras latinas manus, ‘mano’ y facere, ‘hacer’, que tendría el significado de 'hacer cosas con las manos', es decir, 'una persona hábil para hacer trabajos manuales, mañosa'. Este parece ser el sentido original, conservado en una de las acepciones en catalán, aunque curiosamente ha pasado a significar todo lo contrario con el tiempo, es decir, manifasero sería una persona poco mañosa o hábil con las manos, alguien desmañado, que es la principal acepción que le damos en Elda:  ¡"Si no te hubieras metido a manifasero, no lo habrías roto"!, habremos escuchado más de una vez para reprender a alguien que se puso a tocar, a intentar arreglar algo, y al final lo fastidió. Al igual que también habremos oído, en sentido figurado, manifasero referido a alguien que se entromete en asuntos ajenos: “¡No seas manifasero, esta cuestión es entre mi hermano y yo, a ti no te importa!”.

Tenemos aquí un típico ejemplo de cambio semántico en el que una palabra pasa a designar todo lo contrario de su acepción original, a consecuencia de una comparación irónica. Como cuando le decimos a alguien: “¡Eso te ha pasado por listo!”, para referirnos a quien más bien es corto de entendederas.

Acerca del autor

Autores: Antonio Gisbert y María Dolores Marcos

Las casualidades existen, y así es como Antonio Gisbert Pérez y María Dolores Marcos Vila nos hemos conocido. El interés por Elda, sus gentes y costumbres es lo que ha propiciado que, por causalidad, ambos quisiéramos recuperar el habla popular de Elda, esas palabricas cagalderas que escuchábamos desde la cuna y que nos fueron transmitidas por generaciones anteriores de eldenses que amaban su pueblo.Esta huella dejada por nuestros antepasados, bien a través del lenguaje escrito y especialmente del lenguaje oral, transmitida de generación a generación, es una habla que sigue viva, que perdura a través del tiempo.

Sentimos que es nuestro deber y nuestra obligación dejar testimonio del habla de Elda a través de estas publicaciones y querer, sin pretensiones, que la forma de expresarnos en nuestro pueblo siga perdurando en el tiempo y conocida por las generaciones posteriores.Nuestro habla tradicional es una seña de identidad, nos caracteriza como miembros de un mismo colectivo y nos asegura su continuidad a lo largo de nuestra historia futura. Queda pues mucho trabajo, mucha tradición oral por estudiar y divulgar todavía y es nuestro deseo que os sintáis partícipes de este proyecto.

Estáis todos invitados. ¡HABLEMOS CAGALDERO!

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir