SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1791
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Algunos viejos cagalderos decían, con sorna, que el río Vinalopó, más que un río, era un escurrimble.

La palabra escurrimble, típica del habla eldense, en este contexto tiene el sentido de lo que en castellano general se llama ‘riachuelo’, ‘arroyo pequeño’ o ‘regato’, 'una corriente de agua de poco caudal'.

Este curioso vocablo es una variante fonética del término escurrimbre, una derivación del verbo escurrir más el sufijo -imbre, siendo poco productivo en castellano puesto que, además de esta, ha dado pocas palabras (curtimbre, urdimbre,...). La forma nuestra se explica por la alternancia y neutralización de los fonemas /r/ y /l/, tanto en posición implosiva (final de sílaba) como formando parte de grupos consonánticos, igual que ocurre con la combinación /br/ ("brincar" y "blincar").

Escurrimbre viene recogida en el diccionario de la RAE, pero nos desvía a la forma más general escurridura, 'última gota o resto de un líquido que ha quedado en el vaso, pellejo, etc.' Podemos considerar, por tanto, que escurrimbre es ya un arcaísmo, porque incluso en un libro publicado en 1787, Diccionario castellano de las voces de las ciencias y artes y sus correspondientes de las tres lenguas francesa, latina e italiana, escrito por Esteban Terreros y Pando, donde aparece la palabra en cuestión, ya dice que es voz antigua y nos remite también a escurridura (Pág.129, vol. II).

En otra obra también de 1787, la edición en castellano de Los Díez libros de arquitectura de Marco Vitruvio,  realizado por la Imprenta Real, aparece el vocablo, pero con el significado de 'aguas de escorrentía': "...ciertamente no se requería declivio para escurrimbre de las aguas llovedizas, como después lo hace Vitruvio..." (pág. 169, libro VII, cap. I).

En Murcia y Almería se emplean las dos variantes, escurrimbre y escurrimble con los significados anteriores y además con la acepción de 'agua sobrante del riego, o que se filtra a otra heredad, filtración'.

En Aspe tenemos documentado escurrimble como 'pequeña circulación de agua, generalmente la sobrante tras un riego'. En Sax escurrimble lo encontramos como 'pequeño manantial o escape de agua', significado más cercano al primero que dábamos para Elda.

Aunque escurrimble en Elda también se emplea con el significado de ‘líquido sobrante al escurrir algo’, la acepción más extendida sería la primera que hemos mencionado ‘corriente de agua de poco caudal', y así la hemos encontrado en un artículo de Jover González de la Horteta, publicado en el semanario Valle de Elda el 24 de junio de 1992, núm. 1825, pág. 14, en el cual dice "... un escurrimble de agua que nacía más arriba de la vía..." donde queda constatado el uso al que nos referimos. De esta manera, el sentido original de 'restos de un líquido al escurrir algo' se habría extendido semánticamente, a modo de hipérbole, a 'corriente de agua de poco caudal'. Tal vez se produjo un cruce y calco semántico con otros términos catalanes y aragoneses con este último significado, todos derivados del latín excurrere, 'irse corriendo': escorredor, escorriment, escorredera, escorredero, escorrialles, escurridero, escorrim o escurrim…

Como curiosidad hay que decir que en castellano general esta palabra es femenina y nosotros la utilizamos como masculina.

Acerca del autor

Autores: Antonio Gisbert y María Dolores Marcos

Las casualidades existen, y así es como Antonio Gisbert Pérez y María Dolores Marcos Vila nos hemos conocido. El interés por Elda, sus gentes y costumbres es lo que ha propiciado que, por causalidad, ambos quisiéramos recuperar el habla popular de Elda, esas palabricas cagalderas que escuchábamos desde la cuna y que nos fueron transmitidas por generaciones anteriores de eldenses que amaban su pueblo.Esta huella dejada por nuestros antepasados, bien a través del lenguaje escrito y especialmente del lenguaje oral, transmitida de generación a generación, es una habla que sigue viva, que perdura a través del tiempo.

Sentimos que es nuestro deber y nuestra obligación dejar testimonio del habla de Elda a través de estas publicaciones y querer, sin pretensiones, que la forma de expresarnos en nuestro pueblo siga perdurando en el tiempo y conocida por las generaciones posteriores.Nuestro habla tradicional es una seña de identidad, nos caracteriza como miembros de un mismo colectivo y nos asegura su continuidad a lo largo de nuestra historia futura. Queda pues mucho trabajo, mucha tradición oral por estudiar y divulgar todavía y es nuestro deseo que os sintáis partícipes de este proyecto.

Estáis todos invitados. ¡HABLEMOS CAGALDERO!

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir