SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1066
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Estaba la baldosa mojá y al pasar m’he esvarao y m’he pegao una morrá de tres pares de …”.

Esvarar o esbarar (ambas grafías son correctas) es un verbo muy usado en Elda, o al menos lo era, porque algunos lo consideran incorrecto y lo han sustituido por resbalar (‘desplazarse involuntariamente sobre una superficie lisa o viscosa sin dejar de rozarla, normalmente con alteración del equilibrio’, en su acepción principal), que es la forma más extendida del castellano general. Ahora bien, debemos matizar que tanto esvarar como su variante con b vienen ambas recogidas en el diccionario de la RAE, con lo cual podemos usarlas sin miedo a parecer "paletos".

Esvarar es el verbo principal usado en valenciano con la acepción mencionada anteriormente, porque en Cataluña usan más relliscar y llenegar. También es propio de zonas castellanohablantes, no solo de la Comunidad Valenciana, sino también de Aragón, donde esbarar coexiste con la forma esbarizar; Murcia,  donde escriben esfarar por la manera de pronunciarlo (suena algo así como “effará”, por un fenómeno de asimilación fonética, diferente al que realizamos en Elda, en el cual la s implosiva trabada ante consonante oclusiva sonora la pronunciamos, en muchas ocasiones, a modo de r por rotacismo:erbarar) y zonas del sudeste de Castilla la Mancha.

Algunos filólogos piensan que esvarar es un aragonesismo del valenciano.

Derivado de este verbo tenemos el sustantivo esvarón o esbarón (nombre utilizado por unos comparsistas eldenses para denominar a su cuartelillo, situado en lo que antiguamente se llamaba Placeta de las Monjas, en la confluencia de la calle San Roque y Francisco Laliga), que es la acción de esvararse, ya que es un verbo que también puede ser pronominal.

Por cierto, nosotros preferimos escribir esvarar con v porque es la forma etimológica, ya que proviene del latín exvarare.

Queda claro, por tanto, que como cagalderos podemos seguir utilizando esvarar sin temor de cometer una incorrección lingüística.

¡Sigamos hablando cagaldero, bonicos!

Acerca del autor

Autores: Antonio Gisbert y María Dolores Marcos

Las casualidades existen, y así es como Antonio Gisbert Pérez y María Dolores Marcos Vila nos hemos conocido. El interés por Elda, sus gentes y costumbres es lo que ha propiciado que, por causalidad, ambos quisiéramos recuperar el habla popular de Elda, esas palabricas cagalderas que escuchábamos desde la cuna y que nos fueron transmitidas por generaciones anteriores de eldenses que amaban su pueblo.Esta huella dejada por nuestros antepasados, bien a través del lenguaje escrito y especialmente del lenguaje oral, transmitida de generación a generación, es una habla que sigue viva, que perdura a través del tiempo.

Sentimos que es nuestro deber y nuestra obligación dejar testimonio del habla de Elda a través de estas publicaciones y querer, sin pretensiones, que la forma de expresarnos en nuestro pueblo siga perdurando en el tiempo y conocida por las generaciones posteriores.Nuestro habla tradicional es una seña de identidad, nos caracteriza como miembros de un mismo colectivo y nos asegura su continuidad a lo largo de nuestra historia futura. Queda pues mucho trabajo, mucha tradición oral por estudiar y divulgar todavía y es nuestro deseo que os sintáis partícipes de este proyecto.

Estáis todos invitados. ¡HABLEMOS CAGALDERO!

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir