SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2300
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Freguijo es un término para denominar el conjunto de vajilla (platos, cubiertos, vasos, etc.) que ha quedado sucia tras una comida y está por fregar. Palabra muy típica de Elda e incluso resulta extraña fuera de aquí, no habiendo sido recogida por el diccionario de la RAE, ni por ninguna otra fuente similar.

En nuestra habla tradicional también usamos las voces friegue o fregue con la misma acepción que freguijo, aunque esta última se suele utilizar como despreciativo y aumentativo de las anteriores, resaltando con ella que la cantidad y el desorden de lo que está por fregar es superior en proporción y orden al normal. Freguijo, por tanto, sería un derivado de friegue o fregue añadiéndole el sufijo apreciativo -ijo, que aquí tendría por objeto, tal y como hemos indicado, un carácter despectivo o peyorativo más que diminutivo (como baratija, derivada de barata o revoltijo, derivado de revuelto). A su vez también podemos sumarle los sufijos aumentativos -ón, -ada (-á) y obtener los derivados freguijón y freguijá, esta última con paso a genero femenino.

Friegue es una palabra que no está muy extendida, pues en principio solamente la hemos encontrado en léxicos murciano-almerienses y de la comarca de la Manchuela en Albacete. Es un derivado regresivo procedente del verbo fregar (del latín fricare 'frotar, restregar'). En Elda también encontramos la forma monoptongada fregue, tal vez por influencia del valenciano donde la flexión verbal de fregar no tiene diptongos, como pasa en plegar, por ejemplo.

En Murcia capital y otras zonas castellanohablantes cercanas como en el noroeste murciano (Moratalla, Caravaca de la Cruz, Calasparra y Cehegín), existe la forma fregaza, recogida en el Vocabulario Murciano de Alberto Sevilla, con el mismo significado y en pueblos valencianohablantes cercanos fregassa. En el norte de Cataluña dicen fregarada.

No parece que el conjunto de la vajilla sucia que está para fregar tenga un nombre específico ni en el castellano ni en el catalán general, al menos que sepamos, y por tanto los nombres que hemos visto son propios de variedades dialectales muy localizadas.

Por lo que respecta a freguijo en particular, aún no la hemos encontrado fuera de Elda, salvo en una imagen realizada por una fotógrafa de Logroño que lleva por título precisamente "freguijo" por lo que habrá que seguir investigando este curioso vocablo.

Acerca del autor

Autores: Antonio Gisbert y María Dolores Marcos

Las casualidades existen, y así es como Antonio Gisbert Pérez y María Dolores Marcos Vila nos hemos conocido. El interés por Elda, sus gentes y costumbres es lo que ha propiciado que, por causalidad, ambos quisiéramos recuperar el habla popular de Elda, esas palabricas cagalderas que escuchábamos desde la cuna y que nos fueron transmitidas por generaciones anteriores de eldenses que amaban su pueblo.Esta huella dejada por nuestros antepasados, bien a través del lenguaje escrito y especialmente del lenguaje oral, transmitida de generación a generación, es una habla que sigue viva, que perdura a través del tiempo.

Sentimos que es nuestro deber y nuestra obligación dejar testimonio del habla de Elda a través de estas publicaciones y querer, sin pretensiones, que la forma de expresarnos en nuestro pueblo siga perdurando en el tiempo y conocida por las generaciones posteriores.Nuestro habla tradicional es una seña de identidad, nos caracteriza como miembros de un mismo colectivo y nos asegura su continuidad a lo largo de nuestra historia futura. Queda pues mucho trabajo, mucha tradición oral por estudiar y divulgar todavía y es nuestro deseo que os sintáis partícipes de este proyecto.

Estáis todos invitados. ¡HABLEMOS CAGALDERO!

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir