Imprimir
Visto: 1247
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Con la llegada del siglo XX, se establece el sistema Denominación de Origen (DO), el cual permanece actualmente, y que amparan algunos vinos de diversas regiones históricas de nuestro país. El vino de Rioja fue el primero que obtuvo este reconocimiento en 1926.

   En nuestra comunidad esta denominación la poseen los vinos de Alicante, Utiel-Requena y Valencia.

    Con posterioridad, dos nuevos obstáculos aparecen en la industria vinícola de nuestro país. El primero de ellos fue la guerra civil, con el consiguiente abandono de los viñedos y el retroceso en el cuidado de los terrenos que hasta esos momentos eran utilizados para las plantaciones de vides. La segunda dificultad que le surge a nuestra industria es la paralización de las ventas al exterior a raíz de la segunda guerra mundial.

   Es a mediados del siglo pasado cuando vuelve a resurgir esta industria, se fundan cooperativas, se dan a conocer los caldos que se producen en diversas zonas de nuestra península y se consigue crear una demanda y una comercialización de nuestros vinos con un aumento constante hasta la actualidad.

   De esta forma y con un gran esfuerzo se logra adecuar, modernizar y renovar todo el sector, consiguiendo un vino de gran calidad y siendo reconocido en todo el mundo, alcanzando una gran reputación como país productor en todos los ámbitos relacionados en la industria vinícola.

   Finalmente, he de resaltar, que toda esta transformación, modernización, innovación, esfuerzo y aplicación de ideas como así mismo de nuevas tecnologías a esta industria, se ha conseguido gracias al empeño y la constancia de varias generaciones de viticultores. Los cuales han sabido unir las tradiciones de diversos lugares y la calidad de nuestras regiones para lograr el citado reconocimiento.