SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 742
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El teatro y el cine llevan tiempo caminando juntos de la mano.

En los tiempos dorados de Hollywood muchos productores avispados tenían una mirada puesta en Broadway buscando aquellos textos teatrales que gozaban del favor del público para comprar sus derechos y llevarlos al cine. Se partía con ventaja al contar con libretos que ya habían probado su eficacia cómica o dramática en las taquillas de los teatros. Dramaturgos como Tennesse Williams, Arthur Miller o Eugene O´neill vieron como buena parte de sus obras eran adaptadas para el cine.

Esa costumbre igualmente fue seguida en España. Las obras de Alfonso Paso, Miguel Mihura o Enrique Jardiel Poncela eran una apuesta segura para hacer un cine de evasión que conectara con los gustos del español medio de la época. Otros autores como Antonio Gala o Buero Vallejo  también contaron con obras suyas llevadas a la gran pantalla.

Los clásicos del Siglo de Oro igualmente han sido un filón para el cine. Los cinéfilos españoles aún recuerdan la aclamada adaptación que Pilar Miró hizo de El Perro del Hortelano de Lope de Vega. Sin contar con las innumerables veces en las que el cine se ha nutrido de las obras de William Shakespeare para hacer películas que han tenido mayor o menor éxito.

Especialmente brillante fue la versión que para el séptimo arte hizo Milos Forman de Amadeus de Peter Shaffer. Muchas personas creen que esta película tiene un guión original para el cine, cuando lo cierto es que se basaba en una aplaudida obra teatral de un autor que vio otra obra suya (“La Huella”) llevada al cine años antes con igual éxito.

Les estoy hablando de las relaciones entre el teatro y el cine porque actualmente en la cartelera coinciden dos películas españolas que tienen en común ser adaptaciones de sendas obras de teatro: “Toc toc” y “La llamada”.

Escrita por el humorista y dramaturgo francés Laurent Baffie en 2.005, la obra Toc toc ha sido representada en todo el mundo y especialmente en España ha estado ocho temporadas en el Teatro Príncipe Gran Vía de Madrid. Las divertidas peripecias y andanzas de seis pacientes con un trastorno obsesivo compulsivo, que coinciden todos juntos en la consulta de un psicólogo, han hecho reír a cientos de miles de espectadores.

La llamada, cuyo salto al cine puede convertirla en la comedia de la temporada, es una de las obras de teatro que han derivado en un fenómeno de masas en Madrid, donde se lleva representado, con llenos de público en todas sus funciones, desde el mes de mayo de 2.013, y todavía sigue en el Teatro Lara de la capital, habiéndose visto también en México y Moscú. Una comedia de trasfondo cristiano con unas monjas divinas (nunca mejor dicho), canciones de Whitney Houston y dos adolescentes que buscan su identidad mientras sueñan con triunfar en la música.

Las dos películas mantienen la esencia de la obra teatral, sus diálogos y desarrollo, adaptando a los códigos y el lenguaje del cine la narración pensada para un escenario.

Dos maneras de ver cómo una obra de teatro adquiere otra forma, otra mirada, al ser trasvasada al cine.

Ambas películas tienen en sus actores y actrices (en La Llamada se ha buscado al mismo reparto que la estrenó en teatro) la baza principal para su éxito, rostros conocidos del gran público que están perfectos en los personajes que les toca interpretar.

Toc toc es diversión en estado puro.

La Llamada, todo un canto al respeto, la alegría y la libertad.

Dos películas que demuestran que la simbiosis teatro/cine sigue dando buenos resultados.

Acerca del autor

Autor: Álvaro Amat

Me llamo Álvaro Amat. Soy Licenciado en Derecho. Toda mi vida laboral he estado vinculado a la Administración de Justicia. Soy un apasionado de las artes escénicas en general. He estudiado el teatro de nuestra localidad durante años coleccionando programas de mano. He participado en cursos y talleres de teatro, y he colaborado con distintas entidades y asociaciones locales en la dirección escénica de eventos y espectáculos. El teatro forma parte de mi vida y a través de este blog me gustaría que los lectores sintieran que el Teatro es una de las piezas básicas en la cultura de un país. ¡Gracias!

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir