Imprimir
Visto: 331
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Portada del libro comentado y su presentación en el Ayuntamiento de Málaga.

No es nada nuevo. Son sonadas las polémicas desatadas con la llegada de una generación de jóvenes a la palestra poética. Cuando Pedro Salinas, por poner un ejemplo, publicó el libro La voz a ti debida, crucial para cimentar la innovación poética que supuso la Generación del 27, Juan Ramón Jiménez contestó que no, que se trataba de “la voz a mí debida”, enfatizando que nada había de nuevo en ese libro, que sin su aportación previa Salinas no habría escrito ese poemario.

La lira de las masas es un ensayo sobre las nuevas voces en el panorama poético español de hoy, con el que Martín Rodríguez- Gaona denuncia el peso de las redes sociales para la autopromoción propia o el mercado editorial con el fin de imponer como innovadora una tendencia tardoadolescente por encima del valor literario en sí y que ofrece “un lirismo primario, una sentimentalidad extrema, malditismo canalla y conflictos sociales pos 15-M”. Como es lógico, las poetas y los poetas mencionados se revuelven y cuestionan al crítico: cuando la lira desata la ira.

 Hacía décadas que no se removían las tranquilas aguas de la poesía con una turbulencia así. A las disputas entre neopopulares y vanguardistas, comunicación o conocimiento, poesía social o culturalista, poesía de la experiencia o de la diferencia… de tiempos ya lejanos, parecía haberse impuesto una era glacial de plácidas aguas, el lago de los cisnes líricos, en el que todo valía y nadie se metía con nadie. El libro de Rodríguez- Gaona remueve toda esa línea de flotación y desenmascara una forma de éxito basada en la autopromoción, el colegueo endogámico y la usurpación de espacios tradicionalmente obtenidos por méritos propios y ahora ocupados por la cantidad de seguidores que se tienen antes que por el valor de los textos. Como en todo proceso mercadotécnico, subraya el crítico, la cantidad se impone a la calidad.

Elvira Sastre y Miguel Gane.

Por eso, en palabras de Rodríguez- Gaona, que con este libro publicado en Páginas de Espuma obtuvo el X Premio Málaga de Ensayo, el éxito de los millennials responde más a un fenómeno sociológico y mercantil que estético, donde lo que cuenta son los followers para posicionarse en el mercado. “Internet ha propiciado una vanguardia populista (…) y ha bajado el nivel de la producción artística”, concluye. Las jóvenes estrellas de la poesía actual como Elvira Sastre, Luna Miguel o Miguel Ganes dedican al libro adjetivos como aburrido, superficial, prepotente, puritano, machista… Y remarcan que las redes sociales son un medio, nunca un fin, que han devuelto a la poesía una presencia y una repercusión como hacía tiempo que no tenía. Esto, insisten, es lo más digno de estudio.

Añado un par de opiniones sobre esta nueva realidad de la poesía en el mundo digital a considerar. Para Luís García Montero, “la poesía no es un desahogo o el resultado de una campaña de publicidad. Corremos el peligro de confundir la buena poesía con un libro que vende mucho” Y añade que “la nueva realidad digital está creando una relación muy rápida entre lo privado y lo público, un espacio en el que se ha movido siempre la poesía, por eso se ha puesto de moda. Insisto en que la poesía es buena siempre que dignifique la relación entre lo privado y lo público y no caiga en los contenidos basura que se transmite a veces en las redes sociales”. Por su parte, la poeta Luisa Castro señala que “Lo que ocurre ahora en las redes, desde donde se atrae la atención hacia la poesía y se desarrolla el gusto por el significado de las palabras, es similar al espacio que ha ocupado la tradición oral. En ambos campos no existe esa inhibición que sientes cuando tienes que estar a la altura del jurado de un premio o de un editor, es algo más libre que ha traído frescura. Y, personalmente, no sé si es más válido el gusto de muchos o el de unos pocos”.

No hay duda: la polémica está servida. No en vano, el libro se abre con una cita de Cicerón que bien podría, en opinión del autor, representar lo que ocurre hoy: “Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a los padres y todo el mundo escribe libros”. El éxito de esta estética adolescente y sentimentaloide, según él, arrasa. Pero el debate que se abre es mucho más interesante de lo que puede parecer.

Para quien quiera indagar en el enfoque del autor, he aquí una entrevista en Radio 3 con Martín Rodríguez- Gaona http://mvod.lvlt.rtve.es/resources/TE_SHETMEC/mp3/7/8/1557391995987.mp3

 

Luís García Montero y Luisa Castro en un encuentro reciente de poetas.