SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1302
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Un momento de la emotiva presentación del libro

El pasado miércoles 2 de diciembre se presentó en el Teatro Castelar el tercer libro de poemas de Sacra Leal, Currículum in vitro. Avalado por sus dos poemarios anteriores, Revolución del Llanto, publicado en 1994 en la prestigiosa editorial Torremozas, dedicada exclusivamente a poesía escrita por mujeres, y Pájaros en la memoria, publicado en 2007 por el Ayuntamiento de Elda, el presente volumen confirma esa línea emotiva que, en Sacra, acaba uniendo lo cotidiano con lo extraordinario -lo rutinario con lo sorprendente- en un realismo hechizado y con esa fuerza irreductible que impregna los poemas, a pesar de todos los pesares.  

Fue una presentación teatral, y no sólo por el espacio que acogió el acto sino porque fueron sus compañeros del grupo de teatro Carasses quienes, en un homenaje propio y lleno de emociones, fueron desvelando algunos rasgos esenciales de la obra y leyendo varios de sus poemas. Antonio Santos, director del grupo, ejerció de maestro de ceremonia y subrayó ese incansable trabajo de orfebrería hasta obtener los poemas que Sacra ofrece en este libro. Y cuyo proceso de maceración ha sido más prolongado de lo que cabe imaginar. Un poemario, pues, reflexivo y de plena madurez.

En sí mismo, el libro divide en cuatro apartados los 49 poemas que lo conforman. En el primero, Datos impersonales, la autora (hacedora de versos, maceradora de palabras, actriz, madre, ama de casa...) nos habla de sí misma, de su crecimiento personal, de sus dudas, de sus sinsabores y contratiempos pero sin dejar de remarcar la importancia de vivir el momento, de “nacer de nuevo/ Cada día, cada instante”. Y aunque no se acostumbre a “la tinta indeleble de la desmemoria” o tenga que lidiar con el desasosiego, constata que sigue viva, que cada día “añado una semilla más a mi existencia”. El segundo de los apartados va dedicado a mostrarnos su poética, los referentes (pesan mucho Juan Ramón, León Felipe y cuantos poetas eligen esa opción que “se llama libertad”) o los motivos de su escritura: “”Escribimos para seguir viviendo, pese a todo, pese a nadie, sobre la cúpula nefasta del último suspiro”. Hasta concluir: “Soy libre./ Escribo para desgarrarme la memoria,/ desvirgarme la conciencia,/ destartalarme el equilibrio.”

Portada del libro

Experiencia vital, tercera sección del poemario, se erige en su núcleo central. En él vemos a la poeta y a la mujer preocupada por sí misma (amor/ desamor, conciencia, etcétera) pero también por la situación del mundo  en el que vive (España, los refugiados, el hambre...)  o por la propia situación de la mujer. Pero tampoco hay en estos versos, a pesar de los pesares, lugar para el desánimo: “Mis sueños siguen siendo más grandes que mis pesadillas./ Mi esperanza más voluminosa que mi desengaño”. Como perenne superviviente de sí misma, siempre emerge del naufragio, hasta concluir que “somos algo más que esta eternidad de palabras vacías que nos habitan”. Concluye el libro con las referencias a sus aptitudes (y enfatiza el “Pienso,/ luego,/ insisto.”), rubricándolo con versos de su admirada Santa Teresa y cerrándolo con una preciosa Carta de recomendación que le dedica su hermana Leticia y que pone un broche de oro al conjunto: Sacra, nos dice la recomendación,  “no sólo posee la habilidad suficiente para remendar nubes de poemas sobre cielos albos de papel sino que además enhebra a la perfección palabras que anuncian vísperas de tormenta y tempestades de puro amor por la existencia misma”.

Como en sus anteriores libros, Currículum in vitro (título que cabe interpretar como un intento de aproximación a sí misma y al mundo pero desde el desdoblamiento que ofrecen la edad y la conciencia) nos muestra a una poeta capaz de trascender lo trivial hasta hacer que nos maravillemos en la situación más cotidiana y rutinaria de la vida. Así, halla poesía entre los pucheros como Santa Teresa encontraba la divinidad. Sirviéndose de un lenguaje sencillo pero muy cuidado, con imprevistas imágenes que siempre nos sorprenden; y una sutil y elegante ironía (a veces) que le dan un vuelo tan ligero como libre por singular. 

Editado por el propio grupo Carasses teatro, con la colaboración de Cuentamontes (cuyo certamen de poesía de montañismo y naturaleza, en su categoría internacional, lleva el nombre de la poeta), al margen de algunos pequeños errores tipográficos, cabe señalar la repetición de un mismo poema (páginas. 23 y 62) con distintos títulos, en una edición cuya portada está ilustrada por Luís A. Leal.

Clarisa Leal, hermana de Sacra, recita el poema Pájaros en la memoria:

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir