SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1479
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

"¿Cuál es el gran peligro de la situación actual? La ignorancia. La ignorancia aún más que la miseria. (…) ¡Y en un momento como éste, ante un peligro tal, se piensa en atacar, mutilar, socavar todas estas instituciones que tienen como objetivo expreso perseguir, combatir, destruir la ignorancia!"

Victor Hugo (1802-1885)

   Para empezar, propongo enviarle a nuestro ministro de Educación y Cultura esta joya de libro: La utilidad de lo inútil, de Nuccio Ordine. Ya sé que no va a modificar ni un ápice sus presupuestos neoliberales, utilitaristas y mercantilistas con que va gestando una tras otra las leyes jurásicas de su ministerio. Pero al menos comprobará que si aún cree que engaña a alguien con sus decretos es únicamente a sí mismo. Cargarse las humanidades y un concepto de la cultura como territorio del auténtico crecimiento interior y lugar de encuentro de lo diverso, terminará encaramándolo en el pedestal más necio.

   Lo más valioso de este manifiesto, que ya va por la novena edición, es esa sensación reconfortante que te deja cuando lo has leído. Nos consuela comprobar, que más allá de tantas políticas y estrategias para imponer la tiranía del provecho, el beneficio del lucro y lo eficaz, desde siempre ha habido pensadores, científicos y creadores que han tenido en alta estima esos saberes esenciales para el crecimiento humano y tan alejados de la posesión, de lo competitivo, de la inmediata rentabilidad.

   Si en la primera parte del libro se recogen las aportaciones de múltiples autores que a lo largo de los siglos han defendido la utilidad de lo inútil en la literatura, la filosofía y las artes, la segunda es contundente en cuanto a la extensión del imperio de lo útil hoy en el mundo de la ciencia y la cultura, así como en nuestras escuelas y universidades. De modo que en los próximos años “habrá que resistir a la disolución programada de la enseñanza, de la investigación científica, de los clásicos y de los bienes culturales. Porque sabotear la cultura y la enseñanza significa sabotear el futuro de la humanidad”.

Nuccio Ordine

   La tercera parte retoma el ideal de la dignitas hominis de los humanistas del Renacimiento e incide en el valor del gozar, antes que el poseer, que dirá Montaigne, aplicándolo también a nuestra concepción del amor y de la verdad. Frente a esa posesión que nos vuelve acomodaticios y nos empobrece como humanos, para John Milton hemos de “seguir firmes en la búsqueda de aquello que no conocemos por medio de aquello que ya sabemos, arrimando siempre una parte de la verdad a otra a medida que la vamos descubriendo”. El libro termina con un apéndice impagable en el que se recupera el breve ensayo de Abraham Flexner – La utilidad de los conocimientos inútiles- escrito en 1939. La conclusión final es terminante: “Existe como un paraíso para los estudiosos que, como los poetas y los músicos, se han ganado el derecho a hacer las cosas a su gusto y logran los mayores resultados cuando se les permite actuar así”.

   La premisa esencial de este libro subraya que ni la literatura, ni la filosofía ni otros saberes humanísticos y científicos son inútiles, a pesar de su deterioro y su progresivo abandono en los planes educativos. Los autores visitados a lo largo de tan gozosa lectura nos permiten comprobar que dichos saberes son imprescindibles. Hoy como ayer. Como siempre. Nuccio Ordine lo deja claro ya en la introducción: “Entre tantas incertidumbres, con todo, una cosa es cierta: si dejamos morir lo gratuito, si renunciamos a la fuerza generadora de lo inútil, si escuchamos únicamente el mortífero canto de sirenas que nos impele a perseguir el beneficio, sólo seremos capaces de producir una colectividad enferma y sin memoria que, extraviada, acabará por perder el sentido de sí misma y de la vida.”

   Como ha escrito Laura Luque, la obra de Ordine encierra tres ensayos en uno, el primero sobre la utilidad del arte, el segundo sobre la mercantilización de la enseñanza y el tercero sobre la glorificación de la posesión material por encima de la espiritual. “Un libro -concluye- de recomendada lectura para gobernantes y gobernados, para estudiantes y enseñantes, humanistas o científicos”. Así es.

Presentación de la obra en Madrid

Comentarios  

0 #1 Jesús B 01-04-2015 09:33
Parece una referencia muy interesante, lo leeré con gusto. Gracias Rafa, no dejes de aconsejarnos buena bibliografía.
Por supuesto, no creo que inútil sea la palabra adecuada para lo que Ordine entiende, quizá un neologismo como inutilitario sea más apropiado en mi opinión, pues los caminos de la sensibilidad humana, lejos de ser inútiles, son necesarios, por más que no sepamos describir con palabras para qué, "más acá de la conciencia".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir