Imprimir
Visto: 601
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El verano es tiempo de festivales musicales, sobre todo en la vieja Europa. A grandes niveles, entre los muchos que se celebran destacan el de Bayreuth, en Alemania, donde solo se interpretan óperas de Wagner (1). El de la Arena de Verona, Italia, sin duda el que mayor número de representaciones ofrece, en su monumental teatro romano, con capacidad para más de 14.000 personas. El de Salzburgo, ciudad austriaca natal de Mozart, tiempo atrás el más "glamouroso" de todos. El Puccini, en Torre del Lago, Italia, dedicado a óperas de este autor italiano, o el de Glyndebourne, al sur de Inglaterra, pueden ser los de mayor atractivo y difusión mediática, sin olvidar a los mutitudinarios Proms de Londres.

En España tampoco faltan festivales de relumbrón, siendo los más importantes el de Granada, el más madrugador, así como el del Castillo de Perelada en Girona, el de Santander y la histórica Quincena Musical Donostiarra.

A un nivel muy inferior se alinean los múltiples festivales repartidos por toda la geografía hispana, muchos de los cuales están protagonizados por artistas y conjuntos locales, que encuentran en esta época veraniega la posibilidad de dar ante sus paisanos.

Como ya dije en veranos anteriores, en los festivales españoles de primera fila la zarzuela suele estar ausente, salvo casos muy puntuales que se pierden en la memoria de los tiempos. Y este año no es una excepción.

Los Veranos de la Villa, cuya programación emanada desde el Ayuntamiento de Madrid (2) se prolonga durante dos meses largos, y donde el Género Lírico Español tenía una importancia y presencia capital, ha sido desterrada, como ya dijimos aquí el año pasado por estas mismas fechas. La oferta zarzuelística de Madrid en verano es pírrica y lo poco que hay corre a cuenta de la iniciativa privada. En el Teatro Victoria las consabidas Agua, azucarillos y aguardiente, La revoltosa y La verbena de la Paloma, y en el Café Teatro "El rincón de La Rodríguez" sus espectáculos de ópera y zarzuela con cena incluída.

Habrá zarzuela ¡cómo no!, en muchas poblaciones españolas, a cargo de las agrupaciones de aficionados. Más difícil para poder actuar lo tienen las agencias artísticas que producen los llamados "bolos", con protagonistas profesionales, dados los elevados costes de producción de cada montaje. Los Veranos de la Villa era un buen recurso, que se acabó, por ahora.

 

Y en Cocentaina zarzuela con títeres

Por todo ello pienso que es muy de agradecer que en Cocentaina, y dentro de la quinta edición de su SENT-ME (Simposio encuentro de nuevas tendencias de música y educación) (3) se haya programado una actuación de la compañía madrileña Zarzuguiñol, dedicada a difundir y promover la zarzuela dentro de un ámbito familiar, dirigida en particular a los niños y jóvenes, con procedimientos didácticos y divertidos.

Iniciativa muy elogiable la que asumió en 2007 la soprano Melisa de las Heras Guaddon, junto a su marido el empresario Javier Ruiz Gaitán (4) de crear una compañía de zarzuela para niños, donde los protagonistas son títeres, y quienes interpretan las partes musicales y habladas cantantes y actores en directo. Es decir, no hay sonido pregrabado y megafónico.

En los tiempos que corren tiene mérito que alguien, a título privado, se decida a poner en pie y mantener durante más de diez años, un proyecto de envergadura semejante. Se precisa amar mucho el género -En España e Hispanoamérica quedamos unos cuantos locos de estos, todavía- para embarcarse en algo que hay que intentar vender a las administraciones. Debe ser agotadora, y no exenta de desilusiones, su lucha diaria llamando a las puertas de las administraciones públicas -la mayoría permanecen cerradas- o teléfonos, en un intento incansable de vender el producto.

Es muy importante para la difusión del Género Lírico Español que los más pequeños vayan conociendo su existencia, y de paso que la conozcan igualmente otros no tan jóvenes, como pueden ser los padres que les llevan a ver espectáculo tan original.

De hecho, los guiñoles presentan a grandes y pequeños de forma amena y divertida el mundo de la zarzuela, mediante un contenido cultural y educativo.

 

Zarzuguiñol llega por vez primera a la provincia de Alicante

Más de diez años de andadura lleva la Compañía Zarzuguiñol ofreciendo espectáculo lírico tan singular por la geografía española. Incluso llegó a participar en 2015 en el XXX Festival de Teatro Hispano de Miami. La Plaza Mayor de Madrid, durante las fiestas de San Isidro en varias ocasiones, las Jornadas de Zarzuela de Cuenca, que promueve la Fundación Guerrero, o la Semana de la Zarzuela de La Solana, Ciudad Real, donde vuelven este año en su edición número 35 o el Festival de Títeres de Albacete, son algunos de los lugares donde han actuado. La compañía ha sido subvencionada durante los últimos años por el INAEM (Instituto Nacional de las Artes Escénicas) en sus actuaciones en Sevilla, Logroño, Murcia y otras.

El magnífico escenario del patio central del Palau Comtal de Cocentaina será donde Zarzuguiñol actúe por vez primera en la provincia de Alicante, el miércoles próximo, día 18, a partir de las diez y media de la noche. Esa misma tarde en el Auditori El Teular, habrá un encuentro abierto al público, donde la directora, Marisa de las Heras, y otros componentes de la compañía darán a conocer qué es Zarzuguiñol.

Tres son las producciones que tienen en repertorio. La primera que pusieron en escena es Zarzuguiñol, zarzuela para niños, que es la que se representará en Cocentaina. Durante el espectáculo los títeres presentan a grandes y pequeños el mundo de la zarzuela, introduciendo contenido cultural y educativo, de manera amena y divertida.

Esta producción se inicia dando a conocer qué es la zarzuela, dejando bien sentado que se trata de un género teatral hablado y cantado, que pertenece a la cultura española y recoge sus costumbres y tradiciones más profundas y arraigadas.

Acto seguido se adentra en algunas de ellas, como son las fiestas populares, muy presentes en la mayoría de las obras líricas.

Un tercer apartado trata de descubrir, o redescubrir, a los niños antiguos oficios casi desaparecidos, que en muchas zarzuelas tienen protagonismo: serenos, alguaciles, carreteros, lavanderas, costureras...

No falta un acto dedicado a las regiones de España, las cuales en su aspecto rural cubrieron una larga etapa de la historia zarzuelística.

Y de historia trata uno de los últimos capítulos de Zarzuguiñol, zarzuela para niños, centrado en lo que fue la larga etapa de la emigración de españoles hacia tierras americanas, o la importancia de determinados personajes, como el pintor Francisco de Goya.

El espectáculo finaliza con una reflexión: De la zarzuela se pueden extraer numerosas y valiosas enseñanzas y valores, tales como la amistad, el amor, la lealtad, la fuerza de la juventud...

Sin duda, la trayectoria profesional del director técnico de SENT-ME, Ignacio García Vidal (5) ha sido fundamental para que Zarzuguiñol llegue a la provincia de Alicante.

Las otras dos producciones en cartel no abarcan un espectro tan amplio, siendo su contenido, no obstante, muy interesante.

Cervantes tiene un sueño fue estrenada en las Jornadas de Zarzuela de Cuenca de 2016, obteniendo ese mismo año el Premio Nacional de la Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero.

El argumento refiere la llegada de Miguel de Cervantes y su caballo al Mesón El Huésped del sevillano (6), donde intenta encontrar la paz y la inspiración para escribir una de sus obras. Pero lo que hallará son escenas disparatadas y humorísticas a más no poder, y a un compositor, el ratón Berenjeni, que le descubrirá el maravilloso mundo de la zarzuela. Y allí, en ese lugar que creía apacible y tranquilo, la alegría de las gentes de La Mancha, sus campos y molinos, le servirán de inspiración para escribir su obra cumbre: Don Quijote de La Mancha.

Dos marinos en remojo es la otra producción de Zarzuguiñol. En ella Quisquilla, marino rescatado de un naufragio por dos calamares, llega a una isla donde vive Cangrejo, viejo lobo de mar que también naufragó tiempo atrás. Allí sucederán aventuras muy divertidas, interpretándose fragmentos de zarzuelas de ambiente marino, como Los gavilanes o La tabernera del puerto.

La Novena de Beethowen

 

De entre los diferentes conciertos que, junto a Zarzuguiñol, configuran la programación de SENT-ME, el del martes 17 en el mismo recinto del Palau Comtal, está considerado como un acontecimiento sin precedentes en población tan musical como es Cocentaina. Se interpretará la Novena Sinfonía "Coral" de Beethowen. Con Ignacio García Vidal al frente de todo el elenco de intérpretes, estarán la Orquesta Sinfónica de Murcia, la Coral Discantus de Murcia, dirigida por Ángel Carrillo, el Cor de Cambra Discantus de Cocentaina, que dirige Josep Robert Sellés, y los solistas Estefanía Perdomo, soprano, Gema Hernández, mezzosoprano, Juan Ibernón, tenor, y José Antonio Cecilia, bajo.

El precio de las localidades es de 12 euros. El resto de conciertos del festival son de acceso gratuito.

El que abre el ciclo el lunes 16, está dedicado a Mozart, siendo interpretado por un grupo de cámara, integrado por los profesores del simposio. La clausura, el sábado 21, estará a cargo de la orquesta que se formará entre los alumnos asistentes al SENT-ME 2018.

 

 

1* El Festival Wagneriano de Bayreuth, ciudad sita en Baviera, al este de Alemania, se celebra desde 1876 en el Festpielhaus, donde cada verano se interpretan óperas de Ricardo Wagner solamente. Construido por iniciativa del propio compositor, en principio se recaudaron fondos por medio de diferentes asociaciones wagnerianas. No obstante, fue la aportación del Rey Luis II de Baviera -admirador empedernido de las óperas de Wagner- lo que posibilitó la finalización del teatro, inaugurado el 13 de agosto de 1876.

Bayreuth dispone de otro teatro de ópera, que ofrece una programación regular durante cada temporada.

El festival wagneriano de este año comienza el miercoles 25 de julio y acaba el 29 de agosto, miércoles, con 31 representaciones, y una disponibilidad aproximada de 60.000 localidades. No obstante, el número de peticiones que suelen producirse cada año, desde todas partes del planeta, supera las 500.000. Resulta muy difícil conseguir una entrada, sobre todo si se intenta adquirirla al margen de las agencias de viajes especializadas en festivales.

Radio Clásica de RTVE, como cada año, transmitirá varias de las representaciones, que suelen comenzar a las cuatro de la tarde. Según su revista de programación del mes de julio, están anunciadas Lohengrin, el día 25, Parsifal, el 26, Tristán e Isolda, el 27, y Los maestros cantores de Nuremberg, el 28.

 

2* Los veranos de la villa no ha programado este año ni una sola representación de zarzuela, al igual que ocurrió en 2017. Lejos queda el amplio calendario de los dos meses, julio y agosto, donde la Compañía Lírica Española de Antonio Amengual ocupaba el escenario del Centro Cultural de la Villa, en la Plaza de Colón, con una programación cambiante cada semana. Después se unieron otros escenarios como los Jardines de Sabatini del Palacio Real, y el Teatro Español -con obras olvidadas de Pablo Sorozábal. Ahora nada de nada. Ni tan siquiera el único concierto de la Banda Sinfónica Municipal de Madrid estará dedicado al género lírico.

Bueno, nada de nada no es exacto. Hay algo. Irrisorio, pero algo. La proyección de la película muda de 1926 sobre la zarzuelita Alma de Diós. Restaurada por la filmoteca de Zaragoza en 2006 se proyectará en sesión única, el 2 de agosto en el Auditorio del Parque de Berlín, con un conjunto de música de cámara y un tenor, que interpretarán la música de la obra, bien escasa, por cierto.

La única actuación del Coro Nacional de España en este verano madrileño estará dedicada a compositores rusos.

 

3* SENT-ME. Sent-me es el acrónimo de Sent (escúchame) me (siénteme). Un encuentro didáctico-musical creado en Cocentaina por el director y musicólogo contestano Ignacio García Vidal, con el respaldo del Ayuntamiento.

Durante seis días, del lunes 16 al sábado 21 de julio, se desarrollará un amplio calendario de actividades, que abarca desde las clases impartidas por profesores muy cualificados, en todos los instrumentos que conforman una orquesta sinfónica, conciertos nocturnos, y charlas coloquio.

Una de las máxima de SENT-ME radica en la formación musical y humana del alumnado.

 

4* La idea de crear Zarzuguiñol surgió de forma espontánea. Melisa jugaba con su hijo y sus muñecos, cantándole zarzuela y utilizando los juguetes a modo de títeres. El interés que ello despertaba en el niño motivó que Javier Ruiz propusiera a su esposa crear un espèctáculo de tales características.

 

5* Ignacio García Vidal -Cocentaina 1975- es director de orquesta y musicólogo.

Con su batuta disfruta de una trayectoria muy dilatada al frente de grandes orquestas españolas y en diversos paises latinoamericanos.

Es destacable su labor con orquestas infantiles y juveniles, y en especial su dedicación a la creación y dirección de conciertos didácticos para escolares y para acercar la música a todos los públicos.

 

6* El Sevillano es el nombre del mesón donde se desarrolla buena parte de la zarzuela El huésped del sevillano, donde se hospeda el propio Miguel de Cervantes, que al final de la obra dice a Constancica, la sirvienta, que le dedicará la novela La ilustre fregona.

Cervantes está igualmente presente en La venta de Don Quijote, una de las mejores zarzuelas de Ruperto Chapí, con libreto de Carlos Fernández Shaw. Aquí sí que tiene, alegóricamente, un sueño que desembocará con su creación literaria universal.

En ambas zarzuelas el papel de Cervantes es de observador y actoral solamente.