SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Publicidad
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En este especial mascotas hemos querido recoger la visión de un profesional del sector, que cumple cerca de 25 años dedicado a la veterinaria. Se trata de Juan Pablo Matas Balibrea, eldense de adopción, que en el año 2004 decidió abrir su centro veterinario en nuestra población.

Desde que empezó a ajercer como veterinario, incluso antes, "cuando estaba estudiando y hacía prácticas en clínicas, el cuidado de las mascotas era muy diferente, pasando por ejemplo del perro y gato que comía las sobras de la comida, que no se desparasitaban y que cuando venían enfermos a la clínica normalmente ya era demasido tarde para curarlo". "En cambio ahora son considerados como un miembro más de la familia, e incluso el miembro más importante de esta, dando más importancia a la medicina preventiva".

Juan Pablo Matas lleva cerca de 25 años dedicado a la veterinaria.

¿Cómo ha cambiado el ejercicio de tu profesion en estos veinticinco años?

En venticinco años de profesion las clínicas veterinarias han aumentado de forma exponencial. Antes había alguna clínica en cada ciudad y hospitales de referencia y las clínicas no requerían tanta burocracia y gestión como ahora.

Los medios técnicos con los que contamos los veterinarios ahora son más asequibles y es común encontrarlos en la mayoría de clínicas. Cuando yo empecé era raro la clínica que contaba con ecógrafo y ahora tenemos a nuestro alcance técnicas tan avanzadas como la resonancia magnética.

Los avances médicos se aplican a las mascotas. Hemos pasado de tener poco aparataje a tener toda clase de aparatos hasta en las clínicas más pequeñas, aunque no sea rentable. Es un sector muy atomizado y con muy poco corporativismo, a diferencia de otras profesiones sanitarias. A pesar de disponer de toda la técnica, el veterinario está sujeto a la decisión del propietario que, según sus recursos, decide hasta dónde puede llegar en el diagnóstico y tratamiento.

¿Qué se requiere para ser un buen veterinario?

Yo creo que para ser un buen veterinario se requiere vocación, ser una persona con inquietudes, que intente estar al día en cuanto a su formación, tener empatía por los pacientes y sus propietarios y en muchas ocasiones tener buenas dosis de paciencia.

Matas abrió el CCentro Veterinario Manjón en Elda en 2004.

¿Crees que es una profesión valorada por la sociedad?

Creo que cada vez está más valorada nuestra profesión, pero todavía dista mucho de la valoración de nuestros compañeros europeos y americanos. Es duro tener que oír en nuestras clínicas frases como «No deberíais cobrar por trabajar, pues es una profesión vocacional» o acabar una consulta y que te pregunten, «¿Te debo algo por esto?». Esto me hace preguntarme si la gente valora nuestra profesión.

¿Qué le pide el propietario de una mascota a un profesional veterinario?

Creo que le debe pedir profesionalidad, claridad en las explicaciones y empatía, teniendo claro hasta dónde llega nuestra responsabilidad y posibilidades de actuar, pues al final son los propietarios los que han de seguir los tratamientos y recomendaciones.

Un deseo... ¿cómo te gustaría ejercer tu profesión?

Me gustaría poder desarrollar todos los conocimientos que he adquirido en mi trayectoria profesional y sobre todo como Veterinario Especialista en Dermatología, así como poder compaginar mi vida profesional con mi vida personal.

Me gustaría aprovechar esta oportunidad para reivindicar la importancia de los veterinarios en la sociedad actual y la dignificación de nuestra profesión.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir