Imprimir
Visto: 2721
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los más pequeños han conocido de cerca la figura de San Antón | Jesús Cruces.

Cinco generaciones han sido las que con esfuerzo han conseguido que los Moros y Cristianos de Elda no solo se hayan consolidado desde su recuperación en 1944 sino que con su pasión las han convertido en las fiestas más multitudinarias de la ciudad, donde 8.000 festeros y otros tantos miles arropan cada acto. Ayer Santa Ana acogió el acto Pasado, presente y futuro con San Antón con el que la Mayordomía quiso rendir homenaje a todos los participantes de la fiesta, desde los mayores hasta los más pequeños, para poner en valor su importancia para la fiesta. 

Junta Central de Comparsas y la Mayordomía de San Antón quisieron ayer realizar un emotivo acto en Santa Ana, con San Antón en el altar, con el que se dieron la mano el pasado, el presente y el futuro de la fiesta. El acto consistió en la presentación al santo anacoreta de las nuevas generaciones, que contó con un centenar de niños. Los pequeños, ataviados con las bufandas de las distintas comparsas, iban de la mano de sus padres y abuelos, símbolo de transmisión de la cultura, la tradición y el amor por una fiesta que ya forma parte del ADN de la ciudad. Recibieron una pulsera de San Antón como un recuerdo de la figura del santo y de las fiestas. 

Este acto estuvo cargado de sentimiento de gratitud hacia la primera generación de la fiesta, aquella que hace 75 años decidió dar un paso adelante y recuperar una fiesta que se había perdido a finales del siglo XIX. Por aquel entonces, algunos la recordaban, otros habían oído hablar de ella y la mayoría la conocían porque se seguían celebrando en las localidades vecinas como Petrer, Sax y Villena, que precisamente mostraron su solidaridad y cedieron sus trajes a Elda para la vuelta de su fiesta. Se quiso destacar el esfuerzo de los pioneros -pasado de la fiesta-, pero también a los actuales festeros -presente-, quienes han recogido el testigo y han impulsado los Moros y Cristianos, un legado que ya recogen las nuevas generaciones, que representan el futuro de la fiesta. Los más jóvenes en unos años serán quienes tengan que superar los nuevos retos de Moros y Cristianos para que estas fiestas sean todavía mas integradoras y más respetuosas con el medio ambiente, ese es el reto que se marcaron ayer.

Este acto estuvo presidido por la Junta Central de Comparsas, la Mayordomía de San Antón y las capitanías de 2019. También se contó con la actuación del coro de la Mayordomía. 

El presidente de la Mayordomía de San Antón, David Guardiola, se mostró contento por la buena acogida del acto y señaló que ha sido la forma de poner la mirada en el futuro de la fiesta cuando cumple 75 años.


Ante la mirada de San Antón, el presente de la fiesta se dio la mano con su futuro, los niños | Jesús Cruces.

Etiquetas