SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1208
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Imagen de Gerardo Pérez Busquier junto a Alfaro y la edil Nieves López.

Elda rindió ayer un merecido homenaje al Maestro Gerardo Pérez Busquier por toda una vida dedicada a la música como director de orquesta, pianista y profesor en diferentes conservatorios. El acto se celebró en el Teatro Castelar, el mismo lugar donde este insigne eldense dio su primer concierto en 1950, y ayer le dedicaba el palco número 4, que desde ahora lleva su nombre. La orquesta Teatro Castelar ofreció un completo programa, bajo la dirección de la también eldense Pilar Vañó, que contó con la actuación de la soprano Anna Albelda, esposa de Gerardo Pérez Busquier.

El público conoció mejor la vida de Gerardo Pérez Busquier a través de un vídeo. Este eldense se inició en la música gracias a su padre, un zapatero de silla, que tuvo que trasladarse a Valencia, donde todos los domingos llevaba a sus hijos a los conciertos que se celebraban en la ciudad. Su primera experiencia profesional fue con 27 años como director titular de la Orquesta Sinfónica de Mallorca, si bien su etapa profesional más destacada llegó como director de la orquesta del Liceo de la Ópera de Barcelona. Gracias a ello, en Elda se pudieron celebrar en los años 70 los Festivales de Ópera, con la presencia de artistas de primera fila como Montserrat Caballé o Plácido Domingo, entre otros.

En su labor docente ha sido director del Conservatorio de Baleares, director del Conservatorio "Oscar Esplá" de Alicante y profesor de Repertorio de Ópera y Oratorio en el Conservatorio Superior "Joaquín Rodrigo" de Valencia. También ha realizado una gran labor al frente de bandas como director de la Banda Sinfónica Ateneo Musical de Cullera, con la que obtuvo grandes premios, lugar donde creó la Orquesta Sinfónica Juvenil y la Banda Juvenil.

Su inquietud por difundir la música en la sociedad le ha llevado a poner en marcha grupos corales, orquestas de cámara, la Ópera de Cámara de Cataluña, la Orquesta Clásica Provincial en Alicante, y ha impulsado la puesta en marcha de Escuelas de Música en Elda y Orihuela así como a la creación del prestigioso Festival de Ópera de Elda. Además, ha sido director de la Coral Crevillentina.

Desde 1999 es Director Artístico de la Asociación de Opera y Conciertos de Elda (ADOC), para fomentar la difusión de la música.

Es Académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia y de la Academia de la Música Valenciana, que le destacó con la distinción de Insigne de la Música Valenciana.

Palabras de gratitud

La esperada intervención de Gerardo Pérez Busquier sobre el escenario rebosó palabras de agradecimiento y emoción hacia el ayuntamiento, las sociedades impulsoras de este homenaje y su familia. De una manera especial dio las gracias a tres personas clave: su amigo Francis Valero, promotor del evento, a la directora Pilar Vañó por su esfuerzo y su el buen trabajo al frente de la orquesta, y a su mujer, la cantante Anna Albelda. Para finalizar tuvo palabras dedicadas a la música por “darme tanto, para mí la música es un modo de sentir la vida”, concluyendo emocionado con un “¡Viva la música!”. El maestro no quiso despedirse sin interpretar al piano, junto con su mujer, la romanza de “El barquillero” del compositor villenense Ruperto Chapí.

La orquesta Teatro Castelar interpretó de manera brillante piezas significativas en la trayectoria del músico eldense, bajo la dirección de Pilar Vañó, que prescindió de las partituras y que fue muy aplaudida.

Numerosos artistas y músicos enviaron vídeos sumándose al homenaje, que destacaron de Gerardo Pérez su alto nivel de exigencia, pero a la vez su gran humanidad y cercanía como director y profesor. El público del teatro pudo ver los mensajes del tenor Pedro Lavirgen, el compositor Antoni Parera, el director Agustín Colom, el pianista eldense Rafael Gómez, la bailarina del Ballet del Liceo Carmen Cavaller, o del barítono Juan Pons, entre otros.

El alcalde Rubén Alfaro agradeció a este eldense “haber alimentado a miles de almas con su música, que ha dirigido por todo el mundo” y concluyó diciendo que “este es un grandísimo y  justo reconocimiento; aquí tienes a tu ciudad a tus pies”.

El profesor Rafael Carcelén presentó de manera impecable el acto. Por su parte, Francis Valero le dedicó unas palabras a su gran amigo: “Perteneces a ese grupo de eldenses a los que no les han regalado nada, tu padre fue zapatero de silla y con su empeño y el vuestro, tu hermano José María y tú os habéis dedicado a la música; pero a la vez, formáis parte de ese grupo privilegiado de eldenses, con Evelio Esteve, Antonio Gades, Pedrito Rico… que habéis vivido la etapa de una Elda que era sinónimo de cultura, crecimiento y solidaridad. Tenemos la obligación  de instruir a las nuevas generaciones sobre sus emprendedores y su industria”. Su intervención fue muy aplaudida.

El homenajeado estuvo acompañado por su familia, entre la que se encontraba su hermano, el tenor José María Pérez Busquier. Un buen número de exalumnos suyos en los diferentes conservatorios y bandas, muchos de los cuales hoy en día son profesores, asistieron al acto y visitaron a su maestro en su palco para felicitarle personalmente con sinceras muestras de cariño tras concluir el homenaje.


La orquesta Teatro Castelar ofreció un brillante concierto.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir