SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1146
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El Embajador Cristiano, Alberto Rodríguez, ha recuperado el castillo.

La bandera de la cruz vuelve a ondear en lo alto del  Castillo de Embajdas. Si el sábado Elda se plegó al bando moro, hoy los cristianos han arrollado al bando de la media luna en la Entrada Cristiana. Como ocurriese el sábado, se ha representado un enfrentamiento muy realista en el que el Embajador Moro, David Juan, y el Embajador Cristiano, Alberto Rodríguez, han demostrado un gran talento con la espada.

La Plaza de la Constitución ha vuelto a viajar siglos en el tiempo para recrear las luchas entre cristianos y musulmanes en las que los primeros querían recuperar el control de Idella. El público ha vuelto a llenar esta plaza y la calle Colón para no perder detalle de la reconquista cristiana y ha aplaudido con energía tras el final de este acto mejorado. El sol y el calor no han sido impedimento, pues el público experimentado ha contado con paraguas y gorros para protegerse.

Con el Alardo a partir de las 10 horas miles de disparos disparos de arcabuz han anunciado a Elda que se avecinaba la lucha entre ambos bandos, que los cristianos llegaban con fuerzas renovadas tras la derrota del sábado para exigir la rendición de los moros o luchar a muerte por liberar Idella.

La Estafeta y la posterior Embajada Cristiana comenzaban dos horas más tarde con la disputa verbal entre los dos embajadores, que una vez más han demostrado un gran talento y una gran complicidad. Durante el enfrentamiento entre los arcabuces y mientras se realizaban los últimos disparos de estas fiestas, en la plaza tenía lugar una pelea de esgrima entre cristianos y moros con gran realismo a cargo de la Sala de Armas de Elda. El bando moro ha perdido y se ha tenido que resguardar tras los muros del Castillo de Embajadas.


La Plaza de la Constitución ha vuelto  a llenarse durante la Embajada.

Entonces tras el disparo conjunto entre todos los nueve capitanes ha comenzado el esperado enfrentamiento a espada entre los embajadores. Como ocurriese en la Embajada Mora, ha sido una pelea muy realista tras meses de ensayos. El moro se ha dejado la vida intentando proteger el castillo, ya que el embajador cristiano le ha cortado el cuello, despertando el júbilo de los arcabuceros cristianos que llenaban la plaza. Mientras la bandera de la media luna cambiaba por la de la cruz, el Embajador Cristiano ha vociferado  “Viva Elda” y Viva San Antón” a los que los presente han respondido con alegres “Viva”.

Esta tarde la Procesión de San Antón a las 18:30 horas y el posterior traslado del santo a su ermita pondrán fin a esta fiesta que se ha vivido con más intensidad si cabe con motivo del 75 aniversario de los Moros y Cristianos de Elda.

 

Noticias relacionadas

José Blanes: "La fiesta de Moros y Cristianos es un modo de vida"

Elda canta a la fiesta

La pasión por San Antón abre el inicio de las fiestas

El futuro de la fiesta se abre paso

La "Embajá de la calle del Marqués" conquistó a los eldenses con su humor

El bando moro toma el Castillo

Una Entrada Cristiana histórica

El obispo preside la misa festera con motivo del 75 aniversario

Una Entrada Mora con mucho poderío

En Moros y Cristianos, la fiesta se vive en la calle y en los cuartelillos

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir