SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 3384
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

San Antón fue arropado en las calles de Elda durante la procesión.

Elda concluyó anoche las que sin duda han sido sus fiestas más especiales, las del 75 aniversario de los Moros y  Cristianos. La Procesión y el Traslado de San Antón cerró este capítulo tan importante y abrió el siguiente, porque las fiestas nunca acaban. Miles de eldenses acompañaron al patrón de las fiestas, festeros y público. A las 22:30 horas con el repicar de la campana de su ermita, San Antón cruzaba sus puertas bajo la atenta mirada de los presentes, muchos de los cuales no pudieron evitar las lágrimas de añoranza al ver cómo se agotaban los últimos minutos tras cinco intensos días.

La última tarde se vivió con emoción, cuando a las 18:30 horas y con el repique de las campanas de la iglesia de Santa Ana salió la imagen del templo. Entonces comenzó la Procesión de San Antón, el bando moro iba al frente con Realistas, Huestes del Cadí, Musulmanes y Marroquíes. Cerraba el desfile el bando de la media luna con Estudiantes, Contrabandistas, Cristianos, Piratas y Zíngaros, que este año se encargaban de portar al santo.

Los festeros desfilaron en su mayoría con maquillajes más suaves y a paso lento por el centro de la ciudad hasta concluir en la Plaza de la Constitución, donde se hicieron la foto de rigor junto al Castillo de Embajadas, ya una tradición de despedida.

Cuando acabó la procesión y tras una gran palmera con el santo a las puertas de Santa Ana, los Zíngaros portaron su imagen hasta la ermita, acompañados por cientos de personas. Todos juntos a la puerta de la misma entonaron el pasodoble A San AntónLos fuegos artificiales fueron los encargados de anunciar a Elda el punto y final de sus fiestas.

Seguidamente se realizó el traslado del estandarte del Santo hasta la sede de la Junta Central de Comparsas, la Casa de la Viuda de Rosas, en la calle Nueva. La ciudad inicia así la cuenta atrás para la llegada de los próximos Moros y Cristianos, que serán del 4 al 8 de junio de 2020, en 358 días.

Valoración muy positiva

Tras el final de las fiestas, el presidente de la Junta Central, Pedro García, realizó una valoración de la celebración: “Hasta la fecha han sido las mejores fiestas de Moros y Cristianos que se han vivido, además se ha contado con la celebración del 75 aniversario, que ha sido apoteósico”. Afirmó que “este año la participación ha sido brutal. Un ejemplo es la Diana, que contó con numerosos festeros, destacaron los Marroquíes, que fueron casi 500 personas. Los desfiles han sido más largos porque también ha habido más escuadras, incluidas las de las poblaciones vecinas. También se han cuidado y mimado más cada acto, como las Embajadas, que han ganado en vistosidad y no tienen tiempos muertos”. García tiene claro que si las fiestas han salido tan bien es gracias a la buena organización conseguida entre todas las comparsas y la Junta Central.

García ya ha puesto el foco en las próximas fiestas, pues afirmó que “este año se ha conseguido casi la perfección, pero no nos conformamos, el año que viene intentaremos superarnos”.

Noticias relacionadas

José Blanes: "La fiesta de Moros y Cristianos es un modo de vida"

Elda canta a la fiesta

La pasión por San Antón abre el inicio de las fiestas

El futuro de la fiesta se abre paso

La "Embajá de la calle del Marqués" conquistó a los eldenses con su humor

El bando moro toma el Castillo

Una Entrada Cristiana histórica

El obispo preside la misa festera con motivo del 75 aniversario

Una Entrada Mora con mucho poderío

En Moros y Cristianos, la fiesta se vive en la calle y en los cuartelillos

Elda vuelve a ser cristiana

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir