SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2355
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El Castillo fue fortín y palacio en los siglos XVI-XVII | Jesús Cruces

Elda tiene un rico patrimonio arqueológico con dos enclaves que despuntan por encima del resto: el Castillo y El Monastil. Desde hace tiempo se trabaja para protegerlos, aunque queda un largo camino por recorrer, puesto que no se han realizado todas las tareas necesarias para su correcta conservación durante las últimas décadas. El arqueólogo municipal, Juan Carlos Márquez, señala que el patrimonio local se encuentra en malas condiciones por lo que se ha de apostar económicamente para protegerlo de forma urgente. 

El valor de estos dos puntos de la ciudad es innegable: El Monastil es un yacimiento arqueológico de una ciudad del Medio Vinalopó en la Prehistoria; el Castillo, por su parte, de origen musulmán, fue un alcázar de los Coloma en los siglos XVI-XVII que se utilizó como palacio y como fortín. Con su puesta a punto podrán generar riqueza cultural, social y económica para la ciudad.

El técnico lamenta que "el patrimonio de Elda está en malas condiciones, por ello hay que priorizar, y las apuestas económicas han de ir hacia El Monastil y el Castillo, es lo más urgente:  si lo comparásemos con un enfermo, diría que, aunque los hemos estabilizado, su estado sigue siendo crítico".

El Monastil es un yacimiento histórico de suma importancia para la localidad | Jesús Cruces

El arqueólogo municipal asegura que “Elda ha vivido dando la espalda a su patrimonio durante décadas. Salvo honrosas excepciones, ciudadanos y políticos han dejado el patrimonio a su suerte; un claro ejemplo lo encontramos en el Centro Histórico de la ciudad: no da gusto pasear por él, se ha diluido porque muy pocos se han preocupado por cuidarlo”.

Márquez lo tiene claro: “Si la ciudadanía no asume el patrimonio como suyo, no lo protegerá y continuará perdiéndose”. Por ello sabe que para lograr recuperar los tesoros arqueológicos de la ciudad es imprescindible “formar a los jóvenes y conseguir concienciar a todos los eldenses para que los visiten, descubran su valor y los protejan”, y añade que “de esta forma conseguiremos en una o dos generaciones que se puedan recuperar íntegramente”. En este sentido, indica que “en las últimas décadas se ha hecho un esfuerzo en proteger el patrimonio, pero queda mucho trabajo por hacer, tenemos que seguir apostando por los proyectos que apunten hacia su conservación. Considero que apostar económicamente por estos dos puntos arqueológicos es una urgencia”, concluye.

Cabe recordar que actualmente se está trabajando en la restauración de parte del Castillo de Elda con una subvención de unos 500.000 euros procedente de la Conselleria de Cultura. Está previsto que estas obras concluyan a finales de año. 

Durante las últimas décadas se ha trabajado en El Monastil | Jesús Cruces

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir