SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 3340
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El veterinario Ángel Albert muestra los clavos que extirpó a Leia.

Los vecinos con mascotas de la frontera entre Elda y Petrer conviven desde hace un año con un serio problema que les genera estupor. Una persona se dedica a colocar pequeños trozos de salchicha con clavos en los descampados que rodean el IES Azorín para que los perros se las coman. La pequeña Leia, un cruce entre labrador y coquer, ha sido la última víctima que se conoce. Tuvo que ser operada y se recupera favorablemente.

Maravillas Barceló, su dueña, explica que la ingesta fue el pasado miércoles a las 8 horas cuando sacó a pasear a Leia, de tres años. Se trata de una perra muy activa, que disfruta corriendo. Su dueña indica que hace un año que los propietarios de mascotas están alerta por la colocación de estas salchichas, pero cuando se dio cuenta también había una en un pequeño descampado, y no pudo evitar que Leia se la comiese.

Rápidamente llevó a Leia a la Veterinaria Amazonia, allí le hicieron una radiografía y comprobaron que tenía dos pequeños clavos en el estómago. Durante 24 horas intentaron que los expulsara por sí misma, pero como no fue así tuvieron que operarla. El veterinario Ángel Albert indica que fue una operación complicada al ser en el estómago. Es la primera vez que este veterinario atiende un caso así, pero admite que lleva meses oyendo rumores, y le parece incomprensible que haya personas que se dediquen a hacer daño a los animales.


Maravillas Barceló junto a su perra Leia, que se encuentra bien tras ser operada.

Maravillas Barceló explica que no es la primera vez que ocurre, los dueños que llevan a esta zona a sus mascotas creen que la comida con clavos la colocan a primera hora.

La dueña de Leia afirma que no entiende “que haya gente sin corazón que haga eso, no es más que pura maldad”.  Así asegura a partir de ahora sacará a Leia con bozal y que denunciará ante el Seprona lo ocurrido, para que pongan remedio a este problema que arrastran desde hace más de un año.

El Comisario Jefe de la Policía Local de Petrer, Antonio Amorós, ha indicado que han recibido denuncias a través de las redes sociales. Admite que es difícil coger in fraganti a quien lo haga, pero las patrullas ya lo saben y están atentos, no obstante hace un llamamiento a la colaboración ciudadana, “es la clave para poder localizar a la o las personas que estén haciendo esto y que paguen. Pueden estar cometiendo un delito por maltrato animal, pues el fin puede ser que los perros mueran”.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir