SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1609
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Imagen del aljibe con más de un siglo de historia.

Cada semana son muchas las personas que acuden a los montes del valle para disfrutar de un tiempo que aúna deporte, tranquilidad, medio ambiente y una sensación de libertad. El presidente de Cuentamontes, Juan Manuel Maestre, denuncia que ahora, por culpa de “un grupo de descerebrados”, El Cid ya no es un espacio tan libre porque ha sido dañado con la pintada de casi un centenar de lazos amarillos independentistas en árboles, suelo, piedras, señalización, la Casa del Forestal y diferentes puntos de la montaña como un aljibe de más 100 años: “Esto es terrorismo medioambiental, el monte no es un lugar en el que reivindicar, así no se soluciona nada”, recalca. 

Estas pintadas aparecieron precisamente durante la madrugada del lunes al martes, mismo día en el que se conoció el resultado de la sentencia de "El Procés", que ha desencadenado en Cataluña, y especialmente en su capital, Barcelona, numerosas movilizaciones y disturbios. Estas pintadas no son las primeras que se han producido en la zona, sino que hace meses ya aparecieron lazos, pero montañeros los eliminaron y ahora han vuelto a repintarlos. 

Maestre lamenta que “haya gestos separatistas en el valle cuando esta zona no tiene nada que ver con el conflicto”, en el que no quiere entrar pues afirma que “esto es un problema político y judicial, el monte no es el lugar donde hacer nada”. Afirma que lo que ha sufrido El Cid es “algo muy grave, pues destruyen el patrimonio medioambiental, que es de todos”. Así pide que la gente no “caliente” en redes sociales “a los cuatro descerebrados que hay, que les siguen y salen a poner lazos amarillos y aquí no pintan nada, nunca mejor dicho”.  

Por último, Maestre lamenta que “se haya dañado a la montaña, un lugar sagrado para muchos que van a disfrutar del medio ambiente, para dejar aparcado por un tiempo los problemas, la política y olvidar todo lo negativo. Ahora vamos a la montaña y vemos estas pintadas, que han hecho un daño paisajístico y han alterado la zona y nos alteramos, no nos dejan olvidar”. Maestre concluye asegurando que “no hay que hablar desde el odio, pero hay que denunciar públicamente que el monte no es el lugar donde reivindicar”, concluye.


La conocida como chabola del forestal también tiene pintadas.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir