SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

13 JUL 2020 Fundado en 1956
Visto: 21633

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Imagen de archivo del mercadillo de Santa Bárbara.

Más de treinta comerciantes de los mercadillos Virgen de la Cabeza y San Francisco de Elda se han unido para crear un grupo de vendedores ambulantes y ponerse en manos de un abogado para denunciar que el Ayuntamiento no les da permiso para abrir sus puestos, “nos niega el derecho a trabajar”, aseguran. No temen emprender medidas legales, mientras que la concejala de Mercados afirma que tiene "la conciencia tranquila, no los abriré si no estoy segura de que existen todas las medidas pertinentes de seguridad". Los vendedores aseguran que la causa de fondo es la falta del pago de las tasas de muchos puestos ilegales, algo que viene ocurriendo desde hace 20 años.

Para estos comerciantes, la razón por la que el Ayuntamiento no permite abrir los mercadillos ya lo denunciaron hace más de dos años y es una reclamación histórica: "Hay más de 150 puestos en Virgen de la Cabeza de gente que vende de forma ilegal y para evitarse el problema con ellos al no dejarles instalarse, el Ayuntamiento cierra no solo este mercadillo, sino también el de San Francisco. Tampoco permiten vender a los que sí pagamos y tenemos los papeles en regla", señala el comerciante Mariano Berná. Otro de los vendedores, Juan, explica que lleva en el mercadillo de Elda desde hace 35 años, así como en Crevillente, ciudad donde nunca ha encontrado problemas: “En Elda hay mucha gente que no paga sus impuestos pero puede seguir vendiendo porque el Ayuntamiento les deja, algo que se permitió en su momento y ya no les prohíben poner su puesto, ni siquiera piden la documentación”. 

Desde el Ayuntamiento, por su parte, explican que los mercadillos no se abren por la imposibilidad de mantener las distancias de seguridad. Tania, vendedora en el mercadillo de Elda y en otros pueblos como Monforte, no entiende estas razones, “en Monforte y en otros mercadillos como el de Sax la gente respeta las normas de seguridad, los puestos están alejados y en una sola fila, llevamos la mascarilla puesta por prudencia aunque allí no haga falta y tenemos gel para desinfectar. También han colocado cordones de plástico para que la gente se mantenga lo suficientemente alejada. Hay un control, y en Elda podría hacerse igual”. De hecho, Berná añade que hace unas semanas les dijeron desde el Ayuntamiento que solo reabrirían los puestos que pagan las tasas y en una nueva ubicación, la calle Jaime Balmes, "pero creemos que por presiones de quienes no pagan no lo han hecho", y añade que están dispuestos a cambiar de sitio siempre y cuando dejen montar su puesto solo a quienes pagan sus impuestos.

El descontrol en el pago de tasas que existe desde hace años en este mercadillo ha generado que este ya no sea un referente comarcal ni provincial: "Antes nos compraba gente de toda la provincia, venían a propósito, pero desde hace años ya no ocurre, ahora hay demasiada ropa usada, imitaciones, productos de mala calidad y eso no atrae a nadie", dice Berná. Otro vendedor, que prefiere no dar su nombre por miedo a represalias de los vendedores que no pagan, recalca que "esta es una injusticia que Elda arrastra hace más de 20 años, pero es la ocasión perfecta para darle un giro a esta situación, empezar de cero y eliminar aquellos puestos ilegales", y añade que "no es una cuestión de partidos, con el PP ya pasaba y ahora con el PSOE, estamos desesperados y lo que pedimos no es tan descabellado, que ponga puesto quien paga, si pasamos de 300 a 50, pues que así sea".

Por otro lado, Juan se lamenta porque “el mercadillo de Elda es muy bueno, vendíamos mucho y nos salvaba la semana, pero si deciden no abrir, incluso si pasamos a la fase dos, nosotros tenemos unas necesidades básicas que cubrir y así no podemos porque nuestra economía no funciona”. Vicente Bernabeu, otro comerciante, añade que "es incomprensible porque en otros municipios como Sax, Ibi, Villena o Monforte sí ponemos puestos". 

Si en algo coinciden todos los comerciantes consultados por Valle de Elda es en su sensación de que "el Ayuntamiento nos ignora, no parecen tener interés, nos quitan el derecho a trabajar y no nos dicen ni por qué", en palabras Bernabeu. Además todos creen que "esta situación tiene tintes políticos, por votos, muchos de los que pagamos nuestros impuestos somos de fuera, y los que no lo hacen, son del pueblo, si quitasen todos estos puestos perderían votos y no les interesa. Es lamentable".

Esta asociación ha contratado al abogado Manuel Martínez, quien ha señalado que lleva más de una semana intentando hablar con la edil de Mercados, Sarah López, y no ha sido posible: "El Ayuntamiento no está ayudando nada, me pasan de un teléfono a otro, me han dado el de la edil y nunca lo coge ni devuelve llamadas, le he mandado un correo electrónico y no he obtenido respuesta. La sensación que dan es de dejadez". Martínez insiste en que es una situación complicada, "queremos intentarlo por la vía extrajudicial y amistosa, explicarles que se está incurriendo en el incumplimiento de la normativa, que no se les dejan ejercer su derecho al trabajo y que en el pleno no han aprobado seguir cerrando el mercadillo y eso también es incorrecto, podría incluso ser prevaricación si la administración lo hace para beneficiarse, para ahorrar un gasto, pero es pronto para decir nada". 

De no obtener respuesta, el lunes enviarán un burofax para pedir una reunión, si la situación continúa así, determinarán qué acciones legales toman. Martínez también se encargará de representar a los comerciantes en su lucha por conseguir que solo pongan puestos quienes pagan las tasas. 

La Concejalía

La concejala de Mercados, Sarah López, ha declarado a Valle de Elda que este es un problema que les preocupa y que no se ha dejado de trabajar en él, y apostilla que aunque muchos digan que hay falta de comunicación, ella habló con un comerciante la pasada semana. Explica que si no ha dado la orden de abrir el mercadillo es por la situación del de Virgen de la Cabeza "por norma ahora solo debe tener una entrada y una salida y en esa ubicación no se puede hacer". Aprovechando esta situación ha decidido poner fin a un problema de más de 25 años, el de la falta de pago de tasas y el caos que conlleva, por ello el Ayuntamiento ha contratado a una consultora para "crear un mercadillo del siglo XXI, más atractivo, dinámico, cumpliendo todas las medidas legales y con capacidad de respuesta rápida para que esto no vuelva a ocurrir". Respecto al mercadillo de San Francisco, destaca que aunque es más sencillo de abrir, están en ello.

La concejala quiere dejar claro que "en Elda están cubiertas las necesidades básicas con otros comercios, los vendedores ambulantes que residen en Elda que no pueden abrir tienen derecho a ayudas, quienes más se quejan son los que son de fuera, pero no podemos hacer nada al respecto de momento, no hay una necesidad imperiosa de abrir los mercadillos y cuando se haga será cuando sea totalmente seguro, si quieren denunciar que lo hagan, pero tengo la conciencia tranquila, no pondré a nadie en riesgo por las prisas". 

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir