SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

23 ENE 2021 Fundado en 1956
Visto: 2640

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Valle de Elda visitó a Julio Capilla en su domicilio de Barcelona en 2018.

Hace unos días recibíamos desde Barcelona la triste notica del fallecimiento, el pasado jueves 7 de enero, de Julio Capilla Bellot, a la edad de 94 años. Eldense de nacimiento (8 de marzo de 1926), su vida transcurrió entre su ciudad natal, la vecina Monóvar y su última residencia en la ciudad condal desde hace varias décadas.

Julio ha sido toda su vida un eldense de cuna y de corazón. Aún en la distancia, sus innumerables trabajos en publicaciones eldenses como Albor, Dahellos, Fiestas Mayores, Valle de Elda, etc... le permitieron mantener un vínculo vital con su ciudad a través de la historia reflejada en sus colaboraciones literarias.

Perteneció al intrépido grupo de jóvenes que liderados por Rodolfo Guarinos y Alberto Navarro tuvieron la iniciativa de publicar la revista literaria Dahellos (1949-1953) que vino a romper el "desierto cultural y creativo" de la década gris de los años cuarenta.

Gracias al cariño y apego que sintió siempre por Elda, es una persona que sirvió de vínculo entre la historia actual de nuestra ciudad y la historia de la fructífera década de los años veinte, a través de las vivencias y recuerdos de su padre José Capilla Beltrán, quien fue una persona culta, de extensa formación y mayor inquietud intelectual con amplias cualidades periodísticas y literarias. Muestra de lo cual es su trabajo en el semanario Idella y la revista Albor, de las que fue director y que le permitieron entablar gran amistad con José Martínez Ruiz "Azorín" y con Gabriel Miró.

Julio Capilla vivió con pena sus últimos años por el escaso recuerdo que la figura de su padre había alcanzado en la ciudad. Pues si bien en el año 1994 se bautizó con el nombre de José Capilla Beltrán la biblioteca habilitada en las aulas del antiguo colegio de San Francisco de Sales, posteriormente, y tras ser cerrada en el año 2009, todo su material fue trasladado al Centro Social de las Trescientas, desapareciendo el único reconocimiento que la ciudad rendía a José Capilla.

Durante años, la comunicación con Julio Capilla fue fluida por sus constantes visitas a Elda, si bien comentaba: "Me siento solo, cuando paseo por nuestras calles cambiadas" nos decía mientras visitaba a sus amigos Ernesto García Llobregat, ya fallecido, y a José Miguel Bañón. Cuando la edad le obligó a suspender sus viajes a Elda la conversación telefónica y la lectura de este periódico le ponía al tanto de la actualidad de la ciudad.

Sirvan estas líneas para rendir un sencillo y personal homenaje a Julio Capilla, así como para solicitar públicamente al Ayuntamiento de Elda, la recuperación del nombre de José Capilla Beltrán para la biblioteca municipal de las Trescientas. Constituye un homenaje a dos eldenses, padre e hijo, que aportaron y enriquecieron culturalmente la historia de nuestra ciudad a lo largo del siglo XX.

Etiquetas

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir