SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1906
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La Generalitat Valenciana ha expresado sus condolencias por el fallecimiento de Miguel Ángel Esteve a la familia del artista a través de un telegrama enviado por su presidente Ximo Puig. Este mensaje se suma al de la Diputación Provincial de Alicante y de su responsable de Cultura y Educación César Augusto Asencio, quien ha destacado la pérdida que supone para el mundo de la cultura alicantina la muerte del pintor.

El eldense falleció el pasado día 4 de diciembre a la edad de 75 años después de estar varios meses enfermo. La noticia de su muerte causó un gran impacto ya que era una persona muy conocida y las redes sociales se llenaron de comentarios en torno a su personalidad y su obra, ya que era considerado una buena persona y un gran artista.

El pintor era un maestro de la acuarela, técnica que dominó a la perfección y que desarrolló a lo largo de los años, tanto en paisajes, como en bodegones y abstractos, siempre con su toque personal de pincelada suelta, transparente y poética. También plasmó numerosos rincones de Elda y Petrer, pues se sentía profundamente vinculado a nuestro valle, y recreó lugares y escenas del Mediterráneo en incontables marinas y estampas del interior de la provincia alicantina.

Fundó la Sala de Arte Sorolla en 1974, que permaneció abierta durante más de una década, donde numerosos artistas expusieron su obra, lo que sirvió de revulsivo para que muchos eldenses se aficionaran al arte. La Sala Sorolla fue la primera galería privada de Elda y era muy conocida en la provincia de Alicante, ya que expusieron en ella pintores de la talla de Pérez Gil, Gastón Castelló, Guillem Fresquet, Antogonza, Daniel Merino, Gloria Alcaud, Xavier Cugat y los alicantinos Pedro Picó, Sara Tato, Julia Valdés, o las eldenses Maite Carpena o Adela Sastre, entre otros. La Sala Sorolla se inauguró con una exposición del maestro Gabriel Poveda “Leirbag”, quien fuera su profesor de dibujo cuando aun era un niño.

Esteve junto a Gabriel Poveda en la Sala de Arte Sorolla.

El artista eldense quiso divulgar el arte entre los más jóvenes, por ello, en los años 80 creó un concurso de dibujo para estudiantes que consistía en pintar del natural o en decorar muros de la ciudad. Algunos de los participantes terminaron estudiando Bellas Artes y recuerdan con cariño aquellos certámenes. En la misma línea, fundó y dirigió la Escuela Municipal de Arte de Sax, y él mismo impartió cursos de acuarela en la Fundación Paurides en sus últimos años.

Aunque se dedicó al negocio familiar de curtidos, compaginó su faceta empresarial con los estudios de Bellas Artes en la Facultad San Carlos de Valencia y nunca abandonó la formación a través de su asistencia a los cursos que impartían prestigiosos acuarelistas como Manuel Jiménez, Julio Mena, Justo Sanfelices, Piedad de Santamaría, Pedro Orozco o el consagrado artista Antonio López, quienes resaltaban la calidad de la obra del eldense, sobre todo la transparencia y el trazo de sus acuarelas, la gran imaginación de sus collages, así como el dominio de la gama de los azules y de la luz, qué aprendió de su gran referente en la pintura, “el maestro valenciano Sorolla”, como él mismo afirmaba.

Miguel Ángel Esteve realizó numerosas exposiciones en España en las ciudades de Madrid, Valencia, Cuenca, Córdoba, Alicante o Teruel y otros países como Francia y Marruecos. Su obra fue seleccionada en las bienales de México, Iberoamérica o Seúl y forma parte de colecciones en Italia, Venezuela o Corea. Siempre tuvo proyectos para realizar, entre los que se encontraba realizar exposiciones, de hecho, la última se celebró el pasado mes de abril en el palacio de la Diputación de Alicante, mientras que el año anterior había colgado su obra en el Jardín de la Música de Elda y en el Centro Cultural de Petrer, localidad donde era muy querido.

Desde corta edad disfrutó de la pintura.

También destacó en la especialidad de grabado y una de sus obras figura en la Biblioteca Nacional de Madrid. Su gran curiosidad cultural le llevó a hacer incursiones en otros campos como la fotografía o la videoproducción, donde ganó importantes premios como el que recibió de la Comunidad Autónoma de Murcia con un trabajo en torno a la riqueza cultural y turística de esta región. Además, fue director gráfico del libro Historia del Calzado en 1988, que presentó el Premio Nobel Camilo José Cela en Elda ese mismo año, prologado por el conocido escritor.

Su gran prestigio profesional le ha llevado a figurar en el Diccionario de Artistas Valencianos del siglo XX y en el Diccionario de Pintores y Escultores Españoles del siglo XX. A lo largo de su carrera recibió reconocimientos como artista, el último de ellos fue en Elda con el Premio a la Cultura que le otorgó el Casino Eldense, espacio donde expuso su obra en varias ocasiones.

Entre sus distinciones figura el primer premio del 4º certamen “El pincel y la paleta” de Madrid, el Concurso de Pintura Rápida Ciudad de Alicante, o ya en su ciudad natal, el Premio Ciudad de Elda en el 24º Certamen de Minicuadros o el primer premio en el 2º concurso Jardín de la Música.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir