SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1950
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de archivo de una visita institucional a la zona.

La Corporación municipal ha aprobado en el pleno de hoy 28 de diciembre la propuesta de contratación por vía de emergencia de bombas para los pozos de Salinas contratados a través de la empresa Hidraqua, así como la compra de suministro de agua a Villena para consumo en Elda que, aunque es más cara que la de Salinas, ya que está en unos 35 o 40 céntimos, es la solución más viable hasta que se compren nuevas bombas para reemplazar las antiguas de los pozos de Salinas. Estos puntos se han aprobado con los votos a favor de PSOE, PP, Compromís, Ciudadanos, IU y Sí Se Puede y las abstenciones de las ediles no adscritas María Dolores de la Dueña y Reme Soler.

Elda vive del agua de los acuíferos de Salinas desde hace más de un siglo, acuíferos que están sobreexplotados, por lo que se habla de la necesidad de utilizar el agua del trasvase Júcar-Vinalopó, aunque los ríos también necesitan sostener un cierto nivel para mantener el ecosistema, por lo que la utilización de sus aguas debe hacerse con mucho control.

Elda dispone de tres pozos en Salinas, que explota por concesión y que aportan el suministro de agua anual de la ciudad, el equivalente a 4 millones de metros cúbicos. Concretamente del pozo Garrincho se extraen al año 1,5 millones de metros cúbicos, otro tanto del pozo Esperanza y el resto del Pozo número 6.

La situación actual, que se viene prolongando dentro de los mismos parámetros durante los últimos 30 años, implica una sobreexplotación de estos acuíferos y, en consecuencia, anualmente baja el nivel de agua de estos pozos en unos 10 metros, de forma que en cuatro años ya ha descendido el nivel en unos 40 metros, pues en la provincia de Alicante nos encontramos en una situación de sequía casi permanente.

El Ayuntamiento de Elda comprobó las bombas de los citados pozos hace cuatro años y ya están obsoletas y a punto de estropearse, de hecho la del pozo Garrincho está fuera de uso, motivo por el que se ha producido cierta alarma social de la que alertó el PP. Es urgente comprar nuevas bombas puesto que está a punto de romperse la bomba del pozo Esperanza, del cual se están sacando 50 litros por segundo, menos de lo habitual.

El agua se compra a través de diferentes canales y empresas gestoras. En el caso de Elda, según figura en el contrato, se pueden comprar entre 5 y 25 litros por segundo en caso de emergencia, como la actual.

Dada esta situación, es difícil entender que el agua de riego de jardines y zonas verdes de  toda la ciudad se realice exclusivamente con agua potable. Pero si este agua se comprase a una comunidad de regantes, en realidad seguiría saliendo de un acuífero también sobreexplotado, como todos lo están en la actualidad, lo cual a su vez no solucionaría el problema de la escasez de agua. Además, si el agua se comprase a la comunidad de regantes de Elda sería incluso más cara, pues se pagaría a 40 céntimos.

Agua de la Depuradora

Dada esta situación es curioso que el agua de la depuradora de Elda se venda a Monforte del Cíd, que la utiliza para el riego por goteo en agricultura, pero lo cierto es que en nuestra ciudad falta infraestructura de riego para utilizar el agua de nuestra propia depuradora. Esta infraestructura implicaría que el agua fuese conducida hasta el Altico de San Miguel y de ahí a los jardines del Vinalopó.

En Elda también el baldeo de las calles se hace con agua potable, pues persiste la duda de que se pueda utilizar la de la depuradora para este fin ya que habría que estudiar si cumple los parámetros de cloración marcados por la legislación, que  establece unos niveles para permitir su utilización.

Hace más de 30 años se llegó a regar en Elda con agua de la depuradora pero generaba problemas como malos olores y se obstruían las conducciones al no estar bien depurada y clorada, lo cual a su vez representa un peligro para la salud pública por la temida legionela.

También cabe pensar que se podrían recargar los acuíferos con agua depurada, pero para ello tendría que existir una política de gestión del agua. Otra solución sería desalinizar el agua, máxime en una zona próxima al mar Mediterráneo, pero según el edil de Patrimonio, Amado Navalón, esta técnica es muy cara. Sin embargo, es curioso que en países como Israel, donde no llueve casi nunca, se haya conseguido gestionar con eficacia e inteligencia desde hace décadas la desalinización del agua. Dado que en nuestra zona no hay infraestructura para ello, esta idea tampoco resulta viable a corto plazo, lo cual sería además un problema de coste energético para los ayuntamientos.

La gestión del agua por tanto es una cuestión política de primer orden en toda provincia. Tal vez por ello, en la zona del Sector 9 ya se tomaron medidas y dispone de toma de agua para conectar al futuro sistema terciario de la depuradora, aunque tal vez pase más de una década hasta que se utilice, si bien el hecho es que ya está realizada la infraestructura.

Dada la sequía los expertos recomiendan a los políticos que realicen una buena gestión del agua y a los ciudadanos que utilice el agua que necesiten, pero que no la derrochen, pues el cambio climático es una realidad y se teme que cada vez llueva menos. Mientras tanto el agua se sigue extrayendo de los acuíferos que proporcionan el suministro de agua a nuestra ciudad, o al menos así será durante los próximos cien años.

Etiquetas

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir