Imprimir
Visto: 3327
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El conocido montañero, periodista y aventurero, César Pérez de Tudela ofrecerá una esperada conferencia hoy, sábado 18 de abril, en el Salón noble del Casino Eldense a las seis y media de la tarde. Quienes hemos tenido ocasión de escucharle en otras ciudades, no podemos menos que recomendarle como uno de los mejores oradores sobre aventura y montañismo. Su talante intimista y franco no deja a nadie indiferente. Su conferencia se apoyará en imágenes sobre toda una vida dedicada a la aventura. El escritor firmará ejemplares de su último libro editado por Cuentamontes. Si hay una conferencia que los montañeros no deben perderse, es la de este hombre, toda una institución en la historia del montañismo español. 

    Durante el acto, César recibirá el premio Cuentamontes que no pudo recoger durante la Gala celebrada el pasado mes de febrero al encontrase de viaje por América. Además, habrá ocasión de volver a escuchar al Rapsoda Joaquín Senent acompañado a la guitarra por Ramón Martínez interpretando un poema titulado Bolón, dedicado a esta entrañable montaña de nuestro Valle. 

   ¿Cuántos años lleva practicando montañismo? 

   Muchos, cerca de sesenta, siempre con intensidad. La montaña ha sido mi mundo de transcendencia y estudio, mi escuela de vida. Dejando a un lado mis estudios de Derecho y mis estudios de Periodismo… yo he procurado unir el Derecho y el Periodismo con la Montaña, así con mayúsculas. He practicado muchas vertientes del alpinismo-escalada-montañismo desde la literatura, el rescate y el salvamento, así como conferencias, esquí de montaña, además soy guía y técnico diplomado, en fin, en estos cometidos creo que soy muy completo.

   ¿Qué proyectos inmediatos tiene en mente? 

   Volver a reencontrar mi forma física, muy deteriorada por los tratamientos a los que he sido sometido. Creo que lo voy a conseguir. Este verano guiaré  a mis compañeros del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid por las montañas, volcanes y selvas del Ecuador, y seguiré escalando las pequeñas y menos pequeñas montañas de España; y si Lilly (laboratorios) se decide volver a la Cordillera Blanca para escalar el Alpamayo, investigaríamos mis problemas cardiacos y la asfixia de la altura en las noches. En fin, que no cesaré de tener proyectos, incluido naturalmente un libro juvenil que estoy preparando en el que el barón de Cotopaxi lleva a un grupo de escolares al Ararat a buscar el Arca de Noé.

   ¿Cuál ha sido el peor y el mejor momento que le ha dado la montaña? 

   Momentos malos he tenido muchos, en la montaña se sufre con frecuencia e intensidad y el humano se acostumbra a la “disciplina de los grandes sufrimientos”: la muerte de Elena en el salvaje Hindu Kush de Pakistán, mi descenso del Tirich Mir Oeste (7.490 m) fue algo tremendo, los enfrentamientos con aquella Federación de Montañismo, los rescates sin resultado… He tenido grandes éxitos y rotundos fracasos. Cuando salvamos a Arrabal y a Lastra en su odisea del Naranjo de Bulnes me sentí importante y feliz. 

   ¿Cuál piensa que ha sido su mayor logro en el mundo de la montaña (deportivo, literario, social)? 

   En lo deportivo tengo que recordar la escalada de la pared norte del Eiger, que en aquellos años era lo más atrevido que se podía hacer. También mi ascensión en solitario al Mc Kinley y mis recorridos solo en los Andes de Norte a Sur. En lo literario, Cuentamontes me ha concedido un Premio honorífico importante; y mis libros, los juveniles, han tenido mucha influencia en centros de enseñanza… Sé que hay mucho buscador de mis viejos libros en las librerías de lance y eso es para mí un gran honor. En lo social valoro aquel concurso de televisión de hace 45 años y algunos programas de radio. También mis conferencias han sido muy celebradas.

   ¿Cuál es su vinculación con nuestro Valle? 

   La amistad de los amigos y no puedo dejar de mencionar a Manuel Maestre de Cuentamontes y a su colaborador el psicólogo Isabelo y a tantos otros excelentes personajes.

   ¿Conoce alguno de nuestros parajes? 

   Sí, conozco el Parque “Daniel Esteve” del Centro Excursionista de Elda, donde pude conversar con Daniel Esteve, una persona digna de conocerse. Me gustó el refugio del Perrió del Centro Excursionista de Petrer y, sobre todo, charlar y tratar a tantos amigos de montaña como hay en el valle.

    Cuentamontes le concedió el Premio de Honor de Literatura de Montaña, que le entregarán en un acto previo a su conferencia. ¿Qué suponen para usted estos reconocimientos literarios a toda una labor en favor del montañismo? 

   Son un gran estímulo y me hacen ser permanentemente un deudor por tantas gratitudes recibidas.

   Resulta curioso que haya estado en este Valle en cuatro ocasiones y nunca para dar una de sus conferencias, ¿sobre qué tratará su charla? 

   Pues he de confesar que aún no lo sé. Depende de las fotografías que lleve en el “pendrive”, pero me referiré también frecuentemente a mis numerosos fracasos.

   Por último, ¿piensa quedarse algunos días con nosotros para conocer nuestras paredes y montañas? 

   Claro que sí, tengo que hacer alguna escalada con Isabelo y con Maestre. Hace tiempo que quiero escribir algo en alguna revista sobre estas montañas y este viaje será una buena ocasión.

 

Etiquetas