Imprimir
Visto: 5595
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Alfaro está satisfecho de "recuperar la importancia de las personas en el Ayuntamiento" | Jesús Cruces.

Rubén Alfaro cumple dos años como alcalde de Elda, el más joven de la historia de la ciudad y en esta entrevista repasa los logros conseguidos, responde a las críticas de la oposición y enumera los proyectos que quedan pendientes por llevar a cabo con su equipo de gobierno formado por su partido PSOE junto con Compromís.

¿Cuál es el objetivo conseguido por su gobierno que más valora?

Volver a recuperar la importancia de las personas para el Ayuntamiento, este fue el principal mensaje de mi campaña electoral y lo hemos conseguido gracias al acuerdo del PSOE con Compromís.

¿Cómo se traduce esto?

En el caso del empleo, más de 200 personas están participando entre planes y talleres de empleo de Idelsa y el Servef, con una inversión de casi dos millones seiscientos mil euros. Esto ha generado que las familias recuperen la esperanza en el empleo a través de la formación, en algunos casos con personas de difícil inserción laboral. Estamos contentos.

También hemos mejorado la calidad en la educación, hemos conseguido cuatro líneas nuevas de educación infantil de 2 a 3 años de edad para la escuela pública, en esto ponía énfasis cuando estaba en la oposición para poder conciliar la vida familiar y laboral. Nuestra ciudad es de las más beneficiadas en este sentido.

Por otra parte, el presupuesto de Servicios Sociales es de tres millones doscientos mil euros, con más de 350 ayudas de renta garantizada de ciudadanía, ayudas al alquiler de viviendas y de suministros básicos de luz y agua para las personas que peor lo pasan, era una reivindicación de la gente que se estaba quedando sin vivienda.

¿Cuáles son sus principales retos de cara a los próximos dos años?

Seguir trabajando con las personas en el eje central. Tenemos que mejorar la accesibilidad de la ciudad, hemos hecho más de 30 rebajes de aceras este año en barrios donde lo venían pidiendo históricamente pues en ellos viven muchas personas con movilidad reducida. Parece mentira que en el siglo XXI Elda no fuera todavía una ciudad accesible para todos. También vamos a mejorar el mantenimiento de la ciudad, el alumbrado, aceras y calles, los jardines y la limpieza. Con la limpieza encontramos una herencia de un recorte de 700.000 euros por el plan de ajuste de Adela Pedrosa que no se puede ampliar por restricciones legales hasta 2021 por la ley de contratos municipales.

Vamos a lanzar un contrato de poda y mantenimiento de los jardines públicos, y hemos hecho un gran esfuerzo en la dignificación del jardín de río, que fue una zona maldita en los años de Adela Pedrosa por la desaparición de la unidad de conservación que funcionaba allí y se dejó perder este pulmón de la ciudad.

Esta semana se ha presentado un contrato de mantenimiento del alumbrado público y hemos pedido la mejora de la calidad del servicio para que cuando un vecino cuando dé una incidencia se responda más rápidamente.

¿Tiene algún plan para asegurar y promocionar el principal sector económico de la ciudad, el calzado ?

A los empresarios del calzado les corresponde marcar las líneas de trabajo, mientras que el Ayuntamiento y las instituciones públicas debemos abonar el terreno para que ellos puedan plantar y recolectar los frutos y generar empleo de la mejor manera.

Estamos preparando un proyecto para la dignificación y mejora de los polígonos industriales de Elda, ya el conseller se comprometió en los presupuestos de 2018  con la comarca en este sentido. Más allá de grandes planes que se quedan en papeles, los empresarios nos piden que modernicemos los polígonos como el de Campo Alto porque cuando vienen los clientes y proveedores, da vergüenza. El proyecto recoge más eficiencia energética, más potencia eléctrica, instalación de fibra óptica, mejora de viales y de imagen, esto es abonar el terreno.

Por otra parte, haber conseguido que Elda tenga un centro integrado de Formación Profesional es una muy buena noticia; para entenderlo, es como una especie de universidad especializada en FP, este año hemos ganado más ciclos formativos y un protagonismo en la conselleria para la FP. Los ciclos formativos nutren al empresario de gente cualificada.


Para el alcalde es esencial "mirar por las personas y no por obras faraónicas" | Jesús Cruces.

¿En qué punto se encuentran el Museo del Calzado, la Escuela Infantil Santa Infancia y el Castillo?

El Museo del Calzado es nuestro caballo de batalla. Hemos puesto orden en el batiburrillo de propiedades que tenía el edificio y ahora el uso va a ser del Ayuntamiento, que se lo ha alquilado todo a la Fundación Ficia. A partir de ahí vamos a trabajar para dinamizar el museo, el conseller y el propio presidente de la Generalitat se han comprometido en ello. Existe un proyecto de modernización y se está buscando la financiación, estamos en conversaciones con la Diputación de Alicante para que los técnicos del Museo Arqueológico de Alicante, MARQ, nos ayuden.

Respecto a la Escuela Infantil Santa Infancia, el conseller de Educación dijo en Elda que está en los últimos plazos de licitación.

En cuanto al Castillo, es una patata caliente que hemos heredadp, la empresa hizo una baja temeraria y la cuantía es insuficiente para lo que hay que hacer. Estamos trabajando codo con codo con la conselleria para que la empresa haga su trabajo y continuar poniendo sobre la mesa las actuaciones del plan director. Hay buena predisposición

¿Qué responde a las críticas de la oposición sobre que el Ayuntamiento está paralizado?

La oposición y focalizando en el El PP, están haciendo su trabajo porque básicamente vienen de estar gobernando con un modelo de ciudad opuesto al nuestro. Durante ocho años, su modelo fue “la ciudad de la frustración” porque proyectaron la ciudad del zapato, el bus guiado, el tranvía, las seis torres en el Pepico Amat, en definitiva, ilusiones para hacer ver que éramos Elda, París y Londres, que han generado una frustración social. A la gente hay que hablarle claro sobre lo que se puede y no se puede hacer. Después de ocho años, no hay nada de lo que prometió Adela Pedrosa de estas obras megalómanas y faraónicas. Cuando hay un alcalde ahora que mira a las personas, va a los barrios, arregla jardines, responde a las demandas de la cotidianidad y no presenta maquetas, esto no concuerda con su forma de entender el gobierno.

¿Cómo valora el pacto de gobierno con Compromís?

Muy positivamente, hay una comunión importante, los ejes de ambos partidos coinciden porque las dos partes estamos muy implicadas en la transformación de la ciudad y nos complementamos. Además, desde el punto de vista personal tenemos buena relación, en general hemos mejorado mucho las relaciones personales entre los diferentes grupos políticos. Mi talante es muy diferente al de la anterior alcaldesa.

¿Qué opinión le merece la oposición de Izquierda Unida?

Están comprometidos con una parte de la gestión de la ciudad a través de Emudesa (acceso a la vivienda de los más desfavorecidos, el vivero de empresas). Es una oposición muy propositiva que nos ayuda a mejorar la ciudad. No tienen delegaciones y a veces hacen autocrítica para desmarcarse del conjunto de la gestión.

¿Y de Sí se puede?

Están encontrando el carácter municipalista porque es un movimiento nacional, con un mensaje muy rebelde, pero a nivel local todo es más delicado, no legislamos y el funcionamiento te limita. Estamos encontrando su ayuda en sacar adelante algunas cuestiones en las que identifican que se deben a mala herencia del PP. Eso para mí vale mucho.

¿Y Ciudadanos?

Está haciendo una oposición muy responsable, el perfil de su portavoz es que Elda está por encima de su política de partido. Están involucrados en la gestión del Museo del Calzado, es buena noticia. No llevan delegaciones, como IU, pero trabajan por elementos que afectan a la ciudad. En política local entramos pensando más en el pueblo que en el partido. Cuando ves que tu pueblo tiene problemas, si puedes echar un cable para que salga hacia adelante, eso que ganas, porque en política estamos de paso.


Rubén Alfaro cree que la supresión de una línea en Sagrada Familia perjudica | Jesús Cruces.

El PP le acusa de no posicionarse apoyando el castellano en Elda frente al valenciano.

Hay dos cuestiones, la que afecta a los funcionarios y la Educación. Respecto los funcionarios, vivimos en una comunidad bilingüe y eso no lo he elegido yo, está desde que se aprobó el Estatuto de Autonomía. Aunque el camino que ha encontrado el gobierno para aplicarlo no sé si es el más idóneo.

En esto de las lenguas lo más saludable socialmente es que no haya una superior a otra. Los funcionarios deberán tener dominio del valenciano si su puesto está de cara al público porque a un valenciano hablante habrá que atenderlo en esta lengua igual que a un eldense que vaya a Gandía habrá que responderle en castellano.

Respecto a la Educación, entiendo a los padres y yo quizá habría hecho las cosas de otra manera para buscar primero el consenso y diálogo con ellos, teniendo en cuenta que estamos en una zona castellano hablante y es importante que los padres elijan. En política estamos en el tiempo del diálogo y el consenso, como yo practico en el Ayuntamiento, merece la pena aunque las cosas vayan más lentas. El papel de los padres en las zonas castellano hablantes tendría que haberse cuidado de otra manera, aunque reitero la idea de que cuanto más idiomas aprendan los niños mejor, valenciano, inglés, francés… porque de pequeños somos esponjas y de mayores nos cuesta más aprenderlos. Estoy seguro de que los padres quieren que sus hijos aprendan idiomas, y si con 16 años dominan cuatro lenguas, pues mejor que dos.

Han preparado un borrador de una Ordenanza de Convivencia, ¿cuándo estará aprobado?

Estará listo en unos meses, primero lo pasaremos a los vecinos, colectivos festeros y sociales para que conozcan el borrador y puedan hacer algún tipo de aportación para asegurar que la libertad de una persona no coarte la de otra. La ordenanza dará a la Policía Local más herramientas para sancionar ya que la ley marca unas exigencias enormes como por ejempo en el ruido en algunos de los locales de jóvenes, donde al final se enfada el policía porque no puede actuar, el usuario también porque no se hace nada y los infractores se ríen.

Hemos tomado como base la Ordenanza de la Federación de Municipios y Provincias y de otras ciudades mediterráneas de la provincia con problemas parecidos a los nuestros.

¿El Ayuntamiento instalará cámaras de vigilancia en sus dependencias finalmente?

Instalaremos cámaras para preservar el patrimonio municipal, tanto en la calle donde nos autorice la Delegación de Gobierno como en edificios municipales. En este último caso también pueden ser útiles para esclarecer asuntos como robos, por ejemplo, el que se produjo hace unas semanas dentro del Ayuntamiento. Instalamos un aparato de control de huellas dactilares para el personal y apareció roto, y ese dinero sale de los impuestos.

Respecto a las cámaras que instalamos en las dependencias municipales estaban de prueba y se retiraron cuando lo pidió la Inspección de Trabajo, no hubo sanción siquiera.

El colegio Sagrada Familia se queja de que no los ha apoyado contra la supresión de una de sus dos líneas de Bachillerato.

Yo los recibí aquí en mi despacho y me comprometí a transmitir en la Conselleria sus reivindicaciones. Allí hice de cauce y hablé de la labor del centro como institución en Elda. Como alcalde no tengo ninguna queja, al contrario, defiendo su posicionamiento educativo, cultural, social y deportivo. Transmití que era un centro importante de la ciudad y que iba a salir perjudicado con la supresión de la línea. Pero la conselleria tiene su política y es que si existe oferta pública suficiente, los conciertos se eliminan a veces. Ellos han presentado alegaciones y el Tribunal Superior de Justicia está actuando como vemos en prensa devolviendo líneas.

¿Qué ha aportado la sede universitaria a Elda?

Es el germen de una nueva política que debe continuar a largo plazo de relación con la universidad. Veníamos de una legislatura donde la alcaldesa quiso cerrar la Escuela de Relaciones Laborales que tenemos en Elda, EURLE. Mi compromiso, además de con la EURLE es tener una relación con la universidad, que nos hace ganar actividades, cursos, formación y que Elda esté presente allí y haya feed-back para generar formación. Al final son maquinarias para que alguna vez pueda existir una futura titulación universitaria relacionada con el calzado.

Además, hemos abierto conversaciones con otras universidades como la Politécnica de Valencia, estuve reunido con el director del campus de Alcoy y en el siguiente ejercicio sentaremos las bases de un convenio para que la ciudad tenga un protagonismo universitario.

¿Las relaciones con Petrer están cambiando?

Se ha abierto un nuevo tiempo en nuestras relaciones con Petrer. Con Alfonso Lacasa hubo unas relaciones estupendas y con Irene las habrá. Los políticos que hemos entrado tras las elecciones de 2015 tenemos una visión de la sociedad, del mundo y la política diferente. Elda y Petrer no pueden vivir de espaldas, somos una conurbación conjunta con dos términos municipales, pero tenemos más cosas que nos unen de las que nos separan. Aunque cada uno tenga sus fiestas y su idiosincrasia.

Hemos abierto caminos que pueden parecer anecdóticos de cara al futuro, aunque a lo mejor no lo veo yo como alcalde, pero sí otro. Por ejemplo, hemos homogeneizado el control de plagas desde la Mancomunidad ya que no tenía sentido que se fumigara en Elda y Petrer en diferentes fechas porque «los bichitos» se iban de una ciudad a otra ciudad, es ciencia y es de sentido común.

En cuestiones como turismo, podemos crecer en la oferta conjunta de patrimonio, calzado y bolso, gastronomía…, como el acto del día 22 de julio con “El día 37”, y que se repetirá cada 37 días, que es el número de la muestra de calzado, el 2 de septiembre, 14 de octubre y 25 de noviembre. La sociedad cada día nos va a ir pidiendo un pasito más allá. Debemos tener una visión más global y menos localista. Los empresarios y hosteleros estaban encantados en la presentación.

En el futuro deberíamos buscar cómo rentabilizar los servicios públicos si los organizáramos las dos ciudades conjuntamente, sería un gran ahorro, esto se llama economías de escala.


Alfaro y el exalcalde de Petrer, Alfonso Lacasa, quienes unieron lazos entre ambas localidades | Jesús Cruces.

El comercio es un sector muy azotado por la situación económica. ¿Va a tomar alguna medida el Ayuntamiento?

Más que rebajar el tipo impositivo, ya que el Ayuntamiento recauda muy poco desde que desapareció el impuesto de actividades económicas municipal, la tarea pendiente a estudiar es cómo acercar mejor la formación e información al pequeño comercio. Idelsa ha demostrado que en la generación y formación del empleo está haciendo un buen trabajo, necesitamos la colaboración de la Cámara de Comercio y crear una unidad para cuidar en este sentido al pequeño comerciante, que tiene pocas herramientas para saber cómo evoluciona el consumidor, la sociedad, las nuevas tecnologías, las redes sociales, la venta electrónica, las aplicaciones. Es una tarea pendiente en la ciudad.

¿Qué hay de su promesa electoral del concejal número 26?

La concejala del Regimen Interior se ha reunido con los portavoces de los grupos políticos y está redactando un nuevo reglamento orgánico municipal que en breve se aprobará. También se está regulando la garantía de recursos para asegurar que los grupos políticos de la oposición puedan trabajar con secretarios de grupo. La calidad democrática ha ganado sensiblemente porque ahora los portavoces tienen su sueldo, un secretario, y puedes venir al Ayuntamiento para hablar con un representante del partido que votaron. Si provocas que los despachos estén cerrados, como hizo Adela Pedrosa, eso no es una buena democracia occidental.

Etiquetas