Imprimir
Visto: 1229
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
La calle cantante Milagros Gorgé Borrás tiene dos faltas ortográficas y se ha colocado un cartel privado para subsanarlo | Jesús Cruces.

Las calles y plazas de Elda son un reflejo de la invisibilización que ha sufrido y padece la mujer en la sociedad. El nombre de vías, plazas, palcos así como el de hijo predilecto y adoptivo es la forma que la ciudad tiene de poner en valor a distintas personalidades y en la ciudad solo se ha homenajeado a diez mujeres frente a cerca de 200 hombres.
Elda cuenta con más de 500 calles, de ellas 171 están dedicadas a hombres y solo nueve a mujeres, un 1,6%, el 4% si se incluyen personajes bíblicos. 

Entre las calles dedicadas a mujeres, solo dos están relacionadas con Elda: Sor Arcángela Badosa, una hermana carmelita que dedicó los últimos años de su vida a los enfermos del antiguo Hospital Municipal de Elda y que está en proceso de canonización; y la cantante Milagros Gorgé Borrás, célebre actriz y cantante conocida artísticamente como “Milagritos Gorgé”, conocida en el ámbito nacional y europeo a finales del siglo XIX. Se da la circunstancia de que ambas calles están apartadas y son poco transitadas: la primera se ubica en un lateral del parque de Bomberos, donde no existen viviendas y la segunda en una calle con menos de diez casas en la Jaud. Además, el nombre oficial de la calle está mal escrito y algún vecino ha colocado una placa a su lado para subsanar el error.


En la calle Hermana Arcángela Badosa no hay ni una vivienda | Jesús Cruces.

Llama la atención cómo el paso del tiempo ha llevado casi al olvido la que fue la primera calles de Elda dedicada a un oficio de mujer, “La comadre”, en homenaje a las comadronas que asistían los partos en las casas. Esta calle, que se encuentra a espaldas del Ayuntamiento de Elda, existe oficialmente, pero no físicamente porque las viviendas que allí se encontraban del siglo XIX, se derribaron, indica el cronista de Elda, Gabriel Segura. En la ciudad hay tres calles dedicadas a oficios del calzado que tradicionalmente hacen las mujeres: dobladoras, aparadoras y rebajadoras, frente a cinco que realizan los hombres: cortadores, montadores, terminadores, hormeros y plantilleros.

En los espacios públicos las cifras son similares. Solo una eldense ha sido considerada digna de dar su nombre a una plaza, la jugadora internacional de balonmano, única deportista olímpica eldense, que participó en los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004, Isabel María Ortuño, quien inauguró su plaza en 2014 en la avenida de Ronda. Solo una mujer más ha sido reconocida, cuando en 2009 se inauguró el conservatorio, en la misma avenida, con el nombre de la más célebre cantante eldense del siglo XX, Ana María Sánchez. Ambos fueron inaugurados por la única mujer alcaldesa que ha tenido Elda, Adela Pedrosa.

Frente a estas dos distinciones, hay más de una decena de plazas y espacios municipales que llevan el nombre de eldenses como la Plaza Antonio Gades, el parque Miguel Mateo Pastor, la Plaza Castelar o el Parque El Mere. Varios hombres también dan nombre a edificios públicos como el polideportivo Florentino Ibáñez, exconcejal fallecido, o la biblioteca Alberto Navarro, fundador del semanario Valle de Elda y cronista de Elda y el Teatro Castelar. Sin contar las plazas dedicadas a personalidades relevantes de la sociedad española como Adolfo Suárez.

La invisibilización sigue con la concesión de palcos del Teatro Castelar. Se ha impulsado esta legislatura y se ha inaugurado con el reconocimiento de dos hombres, Evelio Esteve y José Albert. Ya se ha anunciado la tercera persona cuyo nombre se dará al tercer palco del Teatro Castelar, Emilio Rico Albert, autor de El señor Tenorio o dos tubos un real, obra emblemática de la ciudad en la que no está permitido que participen mujeres.

Por otro lado, en esta legislatura se ha decidido reconocer la labor de seis personajes relacionados con la ciudad por su trabajo en pro de Elda, los seis han sido hombres, además de los tres que dan nombre a los palcos, se ha nombrado hijo predilecto al empresario Joaquín Planelles, se le ha dado una plaza al fotógrafo Alberto Navarro Sanes, conocido como Carlson. Y está pendiente inaugurar la plaza dedicada al joven que murió durante la transición Teófilo del Valle.

Hijos adoptivos y predilectos

Impacta ver que la totalidad de los diecisiete hijos predilectos y adoptivos de la ciudad, son varones. Han sido nombrados hijos predilectos Vicente Maestre Vera o Alberto Navarro Pastor, entre otros, e hijos adoptivos como Antonio Maura Montaner, Rodrigo Sancho o Stuart Weitzman.

El cronista de Elda, Gabriel Segura, pone sobre la mesa algunos de los nombres de las mujeres de la localidad con las que Elda tiene una deuda pendiente. La más destacada es Antonia Maymón, profesora que durante ocho años, en los primeros años del siglo XX, dio clases, era una maestra anarquista que apostaba por el libre pensamiento en un modelo muy moderno de educación. Otros nombres significativos son Maruja Ycardo y Carola González, dos poetisas en la década de los 60 que mantuvieron en la ciudad viva la llama de la cultura.

Segura afirma que “esta diferencia es un reflejo de la sociedad machista en la que vivimos, las mujeres tenían menos oportunidades y por tanto, no destacaban. Como sociedad debemos apostar por los hijos e hijas de la ciudad, de homenajear nuestra historia. Y ese es un trabajo de los políticos, deben cuidar las señas de identidad de la ciudad y hacer cultura, pues dando nombre de personas de la localidad permiten que no caigan en el olvido”.

El edil de IU, Javier Rivera, quien ha ofrecido estas cifras, asegura que “es el momento de empezar a revertir la situación. Muchas mujeres de España y Elda tienen tantos méritos como los hombres para ser reconocidas y no lo han sido solo por el hecho de ser mujer. Se ha de aprovechar que hay que cambiar el callejero por la Ley de Memoria Histórica”.

La edil de Igualdad, Alba García, matiza que se ha creado un estudio del callejero en el que se pone encima de la mesa lo infravaloradas que están las mujeres en la sociedad y propone el cambio de calles dedicadas a generalidades como signos del zodiaco por nombres femeninos, como el de la escritora eldense Elia Barceló. Espera que en esta legislatura se pueda cambiar alguna pero cree que la mayoría serán de cara a la nueva legislatura.

Etiquetas