Imprimir
Visto: 2386
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Aspecto interior de una de las fábricas de calzado de principios del siglo XX.

En el año 1924 y con 65 asociados, hubo un intento de crear la primera Asociación de Fabricantes de Calzado con ámbito estatal. Por aquellos años se quería construir una Federación de Asociaciones de empresarios, pero tras duros debates y tratando de buscar el compromiso de otras localidades que tuvieran industrias del calzado desarrolladas, como era el caso de Arnedo, Almansa, Barcelona, Vall d´Uxó, Baleares, Elche etc., no se consiguió dar paso a esa pretendida Federación ya que en ninguna de ellas funcionaba una asociación con idénticos fines,  sin embargo Elda y Petrel continuaron con sus propósitos y, por vez primera en España, se constituyó en el año 1926 la Asociación Local de Fabricantes de Calzado, con la presencia de ambas localidades que, en aquel año, suponían un importante baluarte de la fabricación en todo el país. El eldense Teófilo Romero Juan, fue su primer presidente y contaba con 58 empresarios entre los dos pueblos. Hay que añadir que en el año 1929 se alcanzaba la cifra de cuatro millones de pares fabricados en esta zona y en calzado de todas las clases, lo que suponía un valor de treintaiocho millones de pesetas. Pero la Asociación de Fabricantes sufriría en los primeros años de su nacimiento, tensiones e incluso su temporal disolución producida en el año 1933 "debido a la falta de actividad y a la ineficaz labor llevada a cabo". El tesón y voluntad de aquellos empresarios empeñados en organizarse para defender sus intereses en defensa de la empresa  de calzado, relanzó de nuevo la asociación y ya en el año 1934 quedaría definitivamente consolidada sirviendo, años más tarde, como modelo para la creación de otras asociaciones en zonas de tradición zapatera.