Imprimir
Visto: 733
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta semana hemos sabido por el diario más vendido en la provincia de Alicante, que la presencia en MOMAD Shoes, el salón internacional de la moda del calzado y accesorios que se celebrará en Madrid entre los días 2 al 4 de marzo, de marcas y empresas de la Comunidad Valenciana, cae a mínimos históricos. Esta es una pésima noticia que nos debe invitar a una reflexión.

La industria del calzado de la Comunidad Valenciana congrega a más de dos mil quinientas empresas de fabricación, de las cuales el 80% se ubican o tienen sus raíces en la provincia de Alicante.  En el caso concreto de la comarca del Medio Vinalopó, entre Elda, Petrer, Sax y Monóvar, las empresas de fabricación de calzados y complementos superan las quinientas. Sin embargo,  la única feria de calzados y complementos que presenta ante el mundo lo que hacemos, apenas tendrá una treintena de fábricas de la provincia y de ellas quizás no llegue a la suma de los dedos de una mano, las que representarán al calzado y bolsos del Medio Vinalopó.

Hoy, a una semana de la apertura de MOMAD Shoes, no es momento de buscar nuevas fórmulas que den respuesta a ese escaso interés, ahora lo que se plantea en la solidaridad del sector zapatero y marroquinero con lo que es nuestro, lo que nos representa y lo que no debemos dar lugar a que desaparezca, la Feria del Calzados y Componentes.

Soy el primero y más crítico en que se deben buscar con urgencia nuevas fórmulas para incentivar nuestra presencia en las ferias, pero ahora toca arrimar el hombro, ahora lo de lo que se trata es de mantener en pie nuestra única feria, y eso es cosa de todos, naturalmente, primero de los industriales que debieran hacer un sacrificio en favor de sus ferias, arropando a MOMAD y manteniendo su presencia en este tipo de eventos, especialmente la firmas de marcas consolidadas. Quizás ahora, la presencia en la Feria no redunde en un beneficio de ventas, como en otros tiempos, pero lo que sí está claro es que está en juego el prestigio de la Feria del Calzado de España y quizás su supervivencia. Nuestro absentismo contagiará la inhibición del visitante-comprador y esto es un "pescado que se muerde la cola", sin exposición no hay ventas y sin ventas no habrá feria.

Desde Elda, instituciones tangenciales a la propia fabricación mantendrán este año en MOMAD Shoes, exposiciones en apoyo a los sectores del calzado y complementos. Con respecto al calzado se mostrará de nuevo los premios de Lápiz de Oro, también el apoyo incondicional del Museo del Calzado y colaborando con el sector de complementos se expondrá una pequeña muestra del "Bolso en la Belle Époque", con la participación del Museo del Bolso y como incentivo a la presencia de compradores en el sector de complementos.

"El molino de Wijk bij Duurstede", una pintura muy conocida transformada en un lujoso bolso hecho a mano con microcristales de colores

 

Es momento de apoyar a MOMAD; más adelante y entre todos, será otro momento para tratar de hacer de nuestras ferias nacionales, instrumentos totalmente válidos para las ventas de nuestros productos: el calzado y la marroquinería.