SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

13 AGO 2020 Fundado en 1956
Visto: 481

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Consuelo Planelles Maestre vestida de comunión. Año 1920. | Vicente Samper.

Tal día como hoy, Domingo de Pentecostés, tendrían que estar celebrándose las primeras comuniones de muchas niñas y niños de Petrer. En esta ocasión queremos volver la vista atrás y ver cómo se recibía este sacramento en los años veinte del pasado siglo.

El Domingo de Pentecostés se celebra el séptimo domingo después de Pascua y es un día muy importante en la liturgia católica ya que se conmemora la venida del Espíritu Santo y el inicio d las actividades de la iglesia. Este mismo día pero del año 1928, hace hoy 92 años, en Petrer, las comuniones se celebraron este mismo domingo y fueron un total de 26 niños y 25 niñas los que recibieron por primera vez el sacramento de la eucaristía. Comulgaron las tres clases de niñas y las dos de niños que asistían a la escuela pública que por aquel entonces se denominaba “la escuela nacional” y, también tomaron la primera comunión algunas niñas que iban a las dos escuelas privadas que había en el pueblo.

La ceremonia religiosa la organizaron el cura párroco de la iglesia de San Bartolomé apóstol y el vicario, en colaboración con las maestras y maestros. La edad de comulgar rondaba los 9 años. La catequesis se impartía en los mismos colegios y eran los propios maestros los encargados de adoctrinar a los niños en la fe católica.

Domitila Navarro Villaplana. Año 1922.

Tal día como hoy, pero de 1928, Petrer se despertó, a las 8 de la mañana, con los alegres acordes de la banda musical “La Unión” con su director Manuel Alemany “el Maleno” al frente, que recorrió las principales calles de la población, y seguidamente se dirigió a las escuelas donde los niños esperaban contentos e impacientes para trasladarse hasta el templo acompañados de sus respectivos maestros y maestras. Tras la misa tendría lugar el convite que, se hacía o no, dependiendo de las posibilidades económicas de las familias. Ese mismo día, a las 6 de la tarde, tuvo lugar la procesión en la que participaron las Hijas de María, congregación religiosa compuesta por las chicas jóvenes de Petrer. En la procesión participaban “los angelitos”, niñas vestidas de ángel cuya presencia daban una nota simpática a este acto religioso.

Igual que había niños que no comulgaban porque los padres no eran creyentes, también había niños que no lo hacían por la situación económica de la familia que, la mayoría de las veces, era muy ajustada. Algunos niños comulgaban gracias a las mujeres que se encargaban de la beneficencia, éstas les confeccionaban a las niñas un vestido corto de color blanco para salir del paso. Todo el mundo que las contemplaba sabía que aquella niña iba de caridad, puesto que su traje era muy diferente en cuanto a confección y calidad que los de otras niñas de familias más acomodadas. También algunas niñas cuyas familias no contaban con recursos económicos comulgaban con un traje de color y se cubrían la cabeza con una mantellina negra porque no tenían suficiente dinero para comulgar de blanco, ya que el traje blanco de comunión era caro puesto que requería de complementos como el velo, la bolsa y otros elementos que lo encarecían.

Primera comunión de Carmeta Bernabé Ferrándiz. Año 1921.

Que la banda de música recogiera a los niños en las escuelas y los acompañara hasta la iglesia era motivo de alegría, júbilo y emoción no solo para los pequeños, que recibían por primera vez la eucaristía, sino también para todo el pueblo que celebraba este acontecimiento como una jornada festiva.

Hoy en Petrer se tendrían que estar celebrando las comuniones pero, por las circunstancias por todos conocidas, no se pueden realizar. Esperamos que esto pase pronto y en septiembre puedan tomar la primera comunión todos los niños y niñas de Petrer que se han preparado para ello y desean hacerlo.

Primera comunión de Isabel Villaplana Planelles. Año 1928.

Acerca de la autora

Autora: M.ª Carmen Rico Navarro

M.ª Carmen Rico Navarro cursó estudios de Geografía e Historia en la Universidad de Alicante, licenciándose con Grado con la presentación del estudio sobre la tradición alfarera de Petrer, obtuvo la calificación de sobresaliente por unanimidad (1996).

Desde 1983 es Técnico de Archivos y Bibliotecas del Excelentísimo Ayuntamiento de Petrer. Estudiosa de la historia y los temas de Petrer, su localidad natal, de la que es cronista oficial desde 1994.

Es autora de varios libros y trabajos de investigación entre los que destacan: Del barro al cacharro: La artesanía alfarera de Petrer (1996), Azorín y Petrer (1998), Catálogo del pintor Vicente Poveda y Juan (1998), Apuntes para la historia de Petrer: Vida y obra del presbítero Conrado Poveda (2000), Las calles de Petrer (2002), La lectura en Petrer (2005), Historia de la sanidad en Petrer (en colaboración) (2006), Un siglo de música, publicación que obtuvo el Premio Euterpe (2006), Petrer 1935: Un pueblo en blanco y negro (2007) y El marquesado de Noguera: Un señorío nobiliario en Petrer (en colaboración) (2014). Además ha escrito numerosos artículos en periódicos y revistas especializadas.

Ha dirigido la revista cultural Festa en distintos periodos (1988-1994, 1997-1998 y 2001) y las colecciones de monografías “Vila de Petrer” y “L’Almorxó”.

Además fue la primera pregonera de las fiestas de la Virgen del Remedio en 2015 y es buena conocedora y una apasionada de las fiestas de San Bonifacio colaborando siempre con todas las directivas.

M.ª Carmen se ha dedicado durante muchos años a investigar y divulgar el patrimonio local. Por todo lo expuesto y porque siempre ha sido una amiga y estrecha colaboradoras de Valle de Elda le damos la bienvenida y os invitamos, a partir de hoy, a leer y a disfrutar de sus Crónicas de Petrer.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir