SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1366
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
De izquierda a derecha: Los eldenses Gerardo Pérez Busquier, director de orquesta; José Mª Pérez Busquier, tenor; Pedrito Rico, cantante; y Evelio Esteve, tenor en la recepción ofrecida por el ayuntamiento de Elda el día 9 septiembre de 1971 donde se homenajeó y reconoció a los grandes artistas eldenses, junto a Antonio Gades, ausente en el acto.

Un miércoles 19 de febrero de 1930 nacía en Elda José Mª Pérez Busquier, el mayor de cuatro hermanos (José Mª, Gerardo, Helios y Magdalena), en el seno de una familia zapatera. A los seis años, la familia Pérez Busquier deja Elda y se traslada a Valencia en busca de mayores oportunidades. Con tan solo 8 años, José Mª empezó sus estudios musicales que posteriormente continuaron en el Conservatorio Superior de Música de Valencia, donde curso estudios de violín, llegando a obtener en 1952 un premio extraordinario en dicho instrumento.

En sus años de juventud y al frente de un grupo musical recorrió muchos países europeos, recalando en Italia, donde llegó a participar en la película El Soltero, con Xavier Cugat, Abbe Lane y Alberto Sordi. Etapa en la que se relacionó con las grandes figuras de la canción ligera europea del momento, caos de Gilbert Becaud, George Breasens o Edith Piaf.

Sin embargo no sería la música ligera en la que encontraría su proyección profesional y personal. En Lausanne (Suiza) la representación de la ópera Otelo por parte del tenor Mario del Mónaco imprimió un giro radical en su trayectoria. Tras un periodo de formación con una beca de dos años en el conservatorio de música de Basilea, sus primeros contactos con la escena operística europea se producen es Zurich, Basel, Munich y Salzburgo, entre otras ciudades.

Inmejorables críticas en los principales diarios europeos, le llevaron a debutar interpretando el papel protagonista de la ópera Don Carlo, de Verdi, en la Opera de Lucerna (Suiza). Sin llegar a terminar la representación el director de la Opera de Viena, le contrató para varios teatros austriacos, realizando en Innsbruck numerosas representaciones de las óperas Tosca, Pique Dame, Tannhaüser y Turandot.

A partir de 1964 fijó su residencia en la ciudad de Graz (Austria) firmando un contrato de 10 años para actuar en el famoso teatro de la ópera de esta ciudad, independientemente de sus actuaciones por los principales escenarios operísticos de todo el mundo. Su exitosa carrera profesional y su reconocimiento le permitieron permanecer en Graz hasta su jubilación en 1985, fijando desde entonces su residencia en Valencia, donde ejerció de profesor de canto en el Conservatorio Superior de Música, donde formó a voces de la lírica española como Javier Galán, Amparo Navarro, Anna Albelda o Javier Palacios, e incluso Ana María Sánchez realizó allí cursos de perfeccionamiento.

Hoy, el maestro Pérez Busquier, eldense de nacimiento, cumple 89 años. En Elda no podemos olvidar su memoria. Elda no puede olvidar a sus grandes hombres. ¡Felicidades, Maestro!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir